BCU volvió comprar dólares tras diluirse efecto de última medida

En una operativa abultada, autoridad monetaria intervino fuerte para asegurar piso de $ 28
La persistencia de una presión bajista sobre el tipo de cambio obligó al Banco Central (BCU) a realizar la primera intervención de compra de dólares en lo que va de noviembre para evitar que cayera por debajo del piso de $ 28. De todas formas, la víspera fue una jornada de optimismo en la mayoría de los mercados globales que impulsó a las bolsas y monedas de los emergentes.

Un operador cambiario comentó a El Observador que la "volatilidad" está pautando la tónica de la mayoría de los mercados por la "incertidumbre y expectativa" que despierta el futuro de la conducción política de la mayor economía global. Hoy se conocerá quién será el próximo presidente de Estados Unidos (ver páginas 24 y 25), pero en lo previo los mercados tiene un claro preferido: la candidata demócrata Hillary Clinton. Analistas creen que un triunfo de su principal contrincante, el republicano Donald Trump, implicaría un golpe duro para la confianza del mundillo bursátil y financiero. La fuentes indicaron que seguramente en la operativa cambiaria de mañana se sabrá hasta donde llega la sobre reacción de los mercados una vez conocidos los resultados de los comicios de EEUU. "Es algo habitual", indicaron.

En la transacción del mercado mayorista de la víspera, se operaron US$ 53,3 millones y el BCU debió adquirir USS$ 19 millones para dejar la cotización promedio en US$ 28,03. La autoridad monetaria no intervenía desde el pasado 25 de octubre.

La última medida que había tomado el BCU para apuntalar el billete verde el pasado 27 de octubre – que habilitó a los inversores a adquirir Letras de Regulación Monetaria con dólares, sin necesidad de pasar por el mercado cambiario, para reducir el exceso de oferta de esa divisa– tuvo un impacto acotado. "Fue como una tormenta de verano", gráfico un operador de un cambio privado. Sobre fines del pasado mes el dólar parecía reaccionar a esa medida para consolidar una recuperación llegando a cotizar a $ 28,35. Sin embargo, luego de ese techo comenzó a debilitarse hasta que ayer obligó nuevamente al BCU a intervenir fuerte para evitar una cotización por debajo de $ 28.

Los informantes indicaron que desde el inicio de la operativa el BCU –en colaboración con el Banco República– salieron a comprar cuando el billete verde se ofrecía a $ 28,02 y $ 28,03. La mayor demanda de pesos estuvo liderada por fondos de inversión –que operan a través de bancos privados– y también por algunas AFAP que realizaron cambios en sus portafolios para pasarse a opciones de inversión en Unidades Indexadas (UI).

Las fuentes indicaron que pese a las "movimientos" que puedan suceder luego de conocerse los resultados en EEUU, no se visualiza nada en el horizontes que haga prever un rebote del tipo de cambio. "Tampoco para las autoridades del Banco Central es tan mal negocio comprar dólares a estos niveles porque después los van a vender más caros, como ya ocurrió en el pasado", recordó uno de los informantes.

En la pizarra del Banco República la divisa estadounidense quedó a $ 27,58 para la compra y $ 28,48 para la venta. En una reciente entrevista con radio Oriental, el presidente del BCU, Mario Bergara, defendió la intervención porque un dólar más bajo "no le hace bien a la economía" ni "a los equilibrios macroeconómicos".

Brisa de optimismo

En tanto, la Bolsa de San Pablo cerró ayer con una fuerte alza, en línea con los mercados externos, por un mayor apetito por el riesgo de los inversores debido a las menores preocupaciones en el escenario electoral estadounidense. El alza hizo que el índice Bovespa redujera fuertemente las pérdidas de las primeras tres sesiones del mes. El índice referencial Bovespa subió un 3,9% a 64.051 puntos, tras caer un 5,% en las tres jornadas previas. La de ayer fue la mayor alza diaria desde el 10 de mayo.

La disminución de los temores sobre la disputa presidencial de la mayor economía del mundo se produjo después de que el FBI anunciara el domingo que no presentará cargos contra la candidata demócrata Hillary Clinton, en relación a una investigación sobre sus correos electrónicos. Además de eso, una serie de sondeos mostrando que Clinton aventajaba al candidato republicano (Trump) ayudó a animar a los inversores.

Por su parte, el peso mexicano que fue muy golpeado en las últimas semanas por las posturas de Trump sobre inmigración, política exterior y comercio, reaccionó ayer con una recuperación de 2,5%, al tocar su máximo en 12 días, a 18,55 unidades por dólar. El índice dólar, que mide el desempeño de la moneda estadounidense frente a una cesta de divisas, subió 0,75%. La aspirante demócrata es la preferida para la gran mayoría de los operadores e inversores del planeta, ya que es percibida como garantía de continuidad y estabilidad. En cambio, el candidato republicano es considerado imprevisible por los mercados, y carente de experiencia política.

La decisión del FBI de no perseguir a Clinton por haber utilizado un servidor privado para sus correos electrónicos cuando era secretaria de Estado "alivia a los mercados", comprobaron los estrategas de la sociedad de corretaje Aurel BGC. Por su parte, Wall Street operó ayer con una fuerte alza, con el Dow Jones avanzando 1,5%, el Nasdaq 2% y el S&P 500 un 1,7%. Al cierre de las bolsas europeas, París ganó 1,910%, igual que Londres (+1,70), Fráncfort (+1,93%), Madrid (+1,45%) y Milán (2,56%). En Asia, Tokio cerró la sesión con un alza de 1,61%, mientras que también terminaron con ganancias las bolsas de Shanghái (+0,26%) y Hong Kong (+0,70%).

Fuente: El Observador y agencias.

Populares de la sección