Beber agua fría quema calorías

Además de los beneficios que brinda su consumo para la salud, tiene efectos beneficiosos para la pérdida de peso
El agua es un nutriente esencial para el mantenimiento de la salud física y mental, ya que interviene en múltiples funciones vitales. Cubre las tres cuartas partes del planeta y representa un 50 a 60% del peso corporal. Es componente de los tejidos corporales, transporta nutrientes y desechos, regula la temperatura corporal, lubrica músculos y articulaciones y permite el buen funcionamiento del cerebro, entre otras funciones. Es por estas razones que un ser humano no puede vivir más de tres días sin ingerir líquidos.

El organismo pierde agua continuamente a través de la respiración, la orina, las heces y la piel, y por ello necesita ser rehidratado a lo largo de todo el día. La cantidad de líquido que una persona debe beber depende de su peso corporal, de la temperatura ambiente, del nivel de actividad física, de la presencia de enfermedades y de su condición fisiológica como el embarazo o la lactancia.

El agua es casi perfecta para la pérdida de peso: es gratis, sana, no tiene calorías, no tiene efectos secundarios y suprime el apetito. Un estudio realizado por el Departamento de Nutrición Humana, Alimentos y Ejercicio de la Universidad Virginia Tech, reveló que las personas que bebieron dos tazas de agua justo antes de comer una comida, ingirieron un promedio de 75 a 90 calorías menos que aquellos que no las bebieron. Además, las personas que bebieron agua antes de cada comida por un período de 12 meses perdieron un promedio de 5 kg más que aquellos que no lo hicieron.

Cuando se bebe agua fría, el cuerpo gasta energía para calentarla hasta la temperatura corporal. Un estudio publicado en el año 2006 en la Revista de Endocrinología y Metabolismo mostró que la energía gastada por el organismo para el calentamiento de 500ml de agua a 3ºC es de 3,5 calorías en 90 minutos. Si se beben 2 litros de agua por día, esto equivale a un gasto de 14 calorías por día, un valor no demasiado significativo. Es por ello, que la mejor opción es beber el agua a la temperatura de preferencia, ya que el beneficio del efecto supresor del apetito de beber más agua pesa más que las pocas calorías que el cuerpo gastará en calentarla hasta la temperatura corporal.


The Journal Clinical Endocrinology and Metabolism; "Water-induced Thermogenesis Reconsidered: The effects of Osmolality and Water Temperature on Energy Expenditure after Drinking", Clive Brown, et al, setiembre del 2006.


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: Ehow en español

Populares de la sección