Bélgica volverá a bombardear al Estado Islámico en Irak

El gobierno asumió el compromiso como respuesta a los atentados del martes en su capital
Tal como sucedió en Francia, los atentados en su tierra se convirtieron en catapulta para que Bélgica anuncie una campaña más firme contra el Estado Islámico. Ayer el primer ministro Charles Michel confirmó que volverán a bombardear las posiciones enemigas.

Pocos días después de los ataques del martes en el metro y el aeropuerto de Bruselas, el primer ministro belga se reunió con el secretario de Estado de EEUU, John Kerry. Después de ese encuentro, Michel aseguró que su país atacará al Estado Islámico (EI) en Irak y que evalúa hacerlo también en Siria.

El belga confirmó que volverá a enviar a la zona a seis cazabombarderos F-16 a partir del 1º de julio, para dar relevo a los holandeses.

Estos seis aviones cazas belgas participaron durante nueve meses, entre octubre de 2014 y finales de junio de 2015, en la campaña de bombardeo contra objetivos terrestres del EI en Irak. Pero la misión terminó cuando se repatriaron los aviones por cuestiones presupuestarias. Los atentados de esta semana hicieron revisar las prioridades y actuar en consecuencia.

Asimismo, el primer ministro belga recordó que el Parlamento de su país está debatiendo ampliar las operaciones militares contra el yihadismo a Siria, como parte de la coalición internacional liderada por EEUU.

A este respecto, el ministro de Defensa belga, Steven Vandeput, afirmó en declaraciones a la cadena RTL que se trata de "reanudar" las operaciones en Irak y que él personalmente está a favor de atacar también en Siria, "allí donde se encuentre el EI", aunque reconoció que el debate está abierto en el gobierno.

Entre los pasos que comenzó ayer a dar el parlamento belga figura también el inicio de los trámites para aprobar el próximo martes una ley que permita los registros policiales durante las 24 horas del día y la puesta en marcha de una base de datos de "combatientes extranjeros" compartida por todas las fuerzas de seguridad del país.

Kerry, agradecido por la mayor implicancia de uno de sus socios en la campaña contra el yihadismo, transmitió la solidaridad estadounidense tras la "tragedia" con un simbólico "Je suis Bruxellois, Ik ben Brussel", yo soy bruselense en francés y flamenco, lenguas oficiales del país.

Además, manifestó que Bélgica puede contar con "toda la asistencia necesaria" de Washington para "investigar" y "llevar ante la justicia a los responsables de estos "actos despreciables".

En este sentido, un equipo de agentes de la Oficina Federal de Investigación (FBI) de Estados Unidos llegó ayer a Bruselas para colaborar con sus homólogos belgas en el esclarecimiento de los atentados.

El secretario de Estado se mostró convencido de que acabar con el EI será una tarea a largo plazo que requiera de gran esfuerzo y cooperación intergubernamental, pero se mostró convencido de que al final la coalición internacional contra el yihadismo prevalecerá.

"Tendremos éxito destruyendo al EI y recuperando una sensación de tranquilidad y paz en las sociedades que persiguen exactamente eso en su vida diaria", afirmó.

Detenidos y fugitivos

En tanto, continúan las pesquisas en torno a los atentados y ayer se confirmaron tres detenciones más, lo que suma nueve en total. Algunas de estas personas, supuestamente vinculadas a los ataques de Bruselas, también tenían planes para nuevos estallidos en París.

En Alemania también detuvieron a dos sospechosos. Todavía hay al menos cuatro desaparecidos que estarían vinculados a los ataques de parís y de Bélgica.

Asimismo, la Fiscalía federal confirmó que el segundo terrorista suicida del aeropuerto internacional de Zaventem era Najim Laachraoui, vinculado también a los atentados del 13-N en París.

Laachraoui era el sospechoso que aparecía a la izquierda en la fotografía en la que se veía a tres supuestos autores de los atentados en el aeropuerto difundida por la Policía belga.

Laachraoui, nacido el 18 mayo de 1991, pudo ser identificado por su ADN, cuyos trazos se encontraron en algunas casas de Bélgica. Pero también hallaron esas trazas en el chaleco explosivo y en un trozo de tejido utilizado en la sala de espectáculos parisina Bataclan y en una bomba en el Estadio de Francia, señaló la Fiscalía.

Fuente: Con agencias

Populares de la sección