Ben Affleck y sus disparos sin puntería

Mientras su hermano Casey se acerca al Oscar, Ben Affleck se aleja de su talento como cineasta en su nueva película Vivir de noche, que se estrena hoy
Ben Affleck es un artista exitoso. Su trabajo como guionista y director ha sido reconocido con premios. Como actor, su faceta más popular, no ha recibido tantos elogios, pero eso no lo ha detenido a construir una carrera interesante que mezcla filmes de menor escala como Argo (2012) y películas de gran presupuesto basadas en los cómics de la editorial DC, en las que interpreta a Batman.

Casey Affleck, hermano de Ben, ha orbitado su carrera desde En busca del destino (1997), donde tuvo una participación secundaria. Nominado el martes al Oscar a Mejor actor por Manchester junto al mar, Casey ha demostrado tener un manejo más efectivo de la actuación que su hermano, quien supo sacarle su máximo provecho cuando lo dirigió en el filme de suspenso Desapareció una noche (2007).

Por colaboraciones como esa cabe preguntarse por qué el mayor de los Affleck no eligió a su hermano menor para su nueva película, Vivir de noche, y en cambio tomó la difícil tarea de dirigir, escribir, producir y protagonizar el filme, cuyo relato está ambientado durante la ley seca de Estados Unidos en las ciudades de Boston y Tampa.

Vivir de noche, en la que Ben encarna al gánster Joe Coughlin, no es una película deficiente, sino más bien insulsa. Todos los aspectos técnicos del filme, desde su recreación histórica y fotografía hasta vestuario son sobresalientes. Sin embargo, carece de la picardía y la emoción que uno espera en la historia de un ascenso criminal entre trajes a medida y escopetas de caño recortado.

VIVIR DE NOCHE - Trailer 1 - Oficial Warner Bros. Pictures Latinoamérica

Desde su arranque, en el que un montaje de fotografías cuenta la historia fuera de cámaras que define a las apuradas a Couglhin, la película se desarrolla entre interacciones interesantes entre los personajes –se destaca la labor de Brendan Gleeson y Chris Cooper– a secciones olvidables, particularmente todas las que involucran a los personajes femeninos interpretados por Sienna Miller, Elle Fanning y Zoe Saldana, quienes en el guion no son provistas con el material narrativo suficiente que las actrices merecen.

Affleck, en tanto, no logra escapar de la inexpresividad que sus detractores suelen reprocharle. Esa cualidad le ha servido en papeles menos ostentosos como en Argo o Atracción peligrosa (2012) pero no en Vivir de noche, donde comienza como un ladrón que poco quiere saber sobre la mafia hasta convertirse en un capo del hampa de Florida.

El físico del actor, quien ganó una importante masa muscular para su rol como Batman, le juega en contra a la hora de darle credibilidad a Coughlin. Con movimientos torpes y ropa que solo lo hace más bonachón, se ve como un gigante pisando torpemente un fino tablero de ajedrez.

Vivir de noche, que se estrena hoy en cines de Uruguay, es un paso en falso para el mayor de los hermanos Affleck, pero tampoco significa una caída estrepitosa de la que el actor y director no pueda levantarse rápidamente.

Populares de la sección

Acerca del autor