Beyoncé y la infidelidad transformada en arte

Así como en 2013, Beyoncé nuevamente creó un verdadero evento con el lanzamiento de Lemonade
Una vez más, Beyoncé se transformó en la artista sobre la que más se habló durante el fin de semana gracias al estreno de Lemonade, un disco visual donde la artista subió nuevamente la apuesta que ya había marcado en 2013, cuando presentó su quinto disco de manera sorpresiva. Desde entonces, el trabajo de Beyoncé se puso a la altura de otros artistas cuya obra supera lo estrictamente musical. Este disco se expandió hacia lo audiovisual, creando una intricada unión entre sus canciones y sus videos. Además, habla de temas extremadamente personales, al mismo tiempo que encontró una nueva voz más política, social y visceral. Se sumerge en diferentes tendencias sonoras con la ayuda de una extensa lista de colaboradores –desde Diplo a Jack White–, para crear sonidos propios y frescos como la limonada a la que hace referencia.

Lo que hizo de Lemonade un evento mundial fue una conjunción de elementos: la música, que suena como lo mejor que ha hecho desde Beyoncé; la cinematografía, que combina un excelente gusto con un enorme rango de estilos sartoriales; un interés por mostrar un amplio rango de mujeres afro, al mismo tiempo que cita al movimiento Black Lives Matter e invitó a las madres de los asesinados Trayvon Martin, Michael Brown y Eric Garner; y por último, sus letras.

Lemonade cuenta la historia (autobiográfica o no) de un matrimonio al borde del quiebre, de un engaño seguido por la ira, de la superación y, luego, del perdón. Si elegimos el camino autobiográfico, como todo internet hizo, estamos hablando de rumores que eran ciertos; que ese famoso video donde la hermana de Beyoncé, Solange, golpeaba a Jay Z en un ascensor, no fue un hecho menor como lo quisieron maquillar; y que una las parejas más importante y más redituables del entretenimiento (el año pasado acumularon U$S 110,5 millones, U$S 30 millones por debajo de la pareja mejor paga, Taylor Swift y el DJ Calvin Harris), estuvo a punto de separarse.

Estos son los limones con los que Beyoncé elaboró la mejor de las limonadas: un álbum narrativo, cuya presentación no podía ser otra que de manera visual. HBO estrenó el sábado en varias partes del mundo Lemonade, con la intención de crear nuevamente un verdadero evento en torno al proyecto, de la misma manera en que lo hizo la cantante cuando lanzó Beyoncé, donde cada canción tenía su propio video y que fuera estrenado sin aviso previo en exclusiva por iTunes.

En principio el disco Lemonade fue lanzado exclusivamente en Tidal, el servicio de streaming de Jay Z y del cual Beyoncé es una de las propietarias. A partir del lunes, iTunes comenzó también a distribuirlo y por lo pronto HBO Latinoamérica no tiene fecha de estreno para el visual.

La receta

Embed


El primer verso del disco ya marca la temática que continuará a lo largo del producto: "Se puede saborear la deshonestidad / Está en todo tu aliento". Solo con esa frase Beyoncé fue capaz de disparar la alarma colectiva y llevar a la audiencia en un viaje marcado en capítulos: Intuición, Negación, Apatía, Rabia, Vacío, Responsabilidad, Reforma, Resurrección, Esperanza y Redención.

En cada capítulo se hilvanan las canciones con intervalos de poesía, comenzando con la inicial Prey you catch me, una balada realizada junto al compositor y productor inglés de electrónica experimental James Blake.

Dos de los temas más fuertes del disco se concatenan: Hold Up, una base jamaiquina realizada por el productor Diplo –donde Beyoncé rompe felizmente ventanas de autos y cámaras de seguridad con un bate de beisbol– y Don't Hurt Yourself, una contrapartida rockera y energética realizada junto a Jack White, donde la cantante aparece en su mejor actitud hiphopera y amenazante. Ambos temas se refieren explícitamente a la infidelidad en el marco de excelentes canciones.

Sorry, por su parte, funciona como la antítesis de Single Ladies. La primera es un llamado a los hombres para que se comprometan con quien aman, la otra, la mujer cansada de ser irrespetada. Desde la coreografía, donde en lugar de enfatizar el dedo anular se levanta el dedo medio, a las referencias a "poner el anillo".

Sin embargo, este tema despertó la mayor controversia viral de todo el producto: hacia el final Beyoncé canta "Mejor que llame a Becky del pelo bueno".

Los fanáticos de todo el mundo se encargaron de identificar a Becky como la diseñadora Rachel Roy, exesposa de uno de los cofundadores del sello de Jay Z, Roc-A-Fella Records. Aunque ella afirma que no es la tercera en discordia, los fanáticos se han encargado de acosarla en las redes.

El enorme abanico de géneros que recorre Lemonade también incluye country de la mano del tema Daddy's Girl, donde la cantante sintetiza el paralelismo entre su padre y su marido: el primero engañó a su madre, causando la separación. Asimismo, el feminismo que se empezó a ver desde el tema ***Flawless (2013), también aparece en Lemonade en temas como Sorry, 6 Inch y Freedom. Este último es un canto a la cultura afroamericana, pero en particular a la mujer. Es aquí cuando las madres de las víctimas de violencia policial toman protagonismo, transformándose en el momento más fuerte y emotivo del especial.

En esta historia de redención, el perdón comienza con la balada en piano Sandcastles y se consolida con All Night, momento en el que se muestran imágenes de parejas felices y material de archivo y actual de su familia.

Para el final del visual de Lemonade queda Formation, el primer corte que presentó del disco en febrero, y que deja claro su apoyo tanto al movimiento Black Lives Matter, como traer controversiales referencias a la devastación de Nueva Orleans tras el huracán Katrina, así como también su feminismo y la celebración de la raza.

Formation - Beyoncé

Lemonade fue editado en un año donde dos de las estrellas más importantes del rap y el pop –Rihanna y Kanye West–, produjeron trabajos ambiciosos, arriesgados y artísticos más que comerciales. Beyoncé, como ellos, asumió el riesgo y los superó: decidió abrir esa parte de su vida que mantenía celosamente oculta. A partir de la infidelidad creó un álbum conceptual que para entenderlo en su totalidad el visual es fundamental. Hizo de su peor momento una obra de arte. Y vaya si eso no es aprovechar los limones.

Populares de la sección

Acerca del autor