Bienvenido a nuestro claroscuro

Crítica de la nueva película de Ariel Rotter con Érica Rivas, figura de Relatos salvajes

“¡Filmame esto, Néstor!”, la frase que la novia interpretada por la actriz Érica Rivas brinda en una de las escenas más memorables de Relatos Salvajes (2014), no se convirtió solo en un chiste popular entre el público del filme. También se transformó en una breve cápsula de la genialidad de la actriz argentina delante de cámaras, una cualidad que la artista vuelve a demostrar, bajo un registro completamente diferente, en La luz incidente (2015).

La película, dirigida por el cineasta argentino Ariel Rotter, formó parte de la muestra de competencia Panorama del Festival Internacional de Cine de Punta del Este. Rivas protagoniza la obra como Luisa, una madre viuda que debe afrontar la muerte de su esposo mientras intenta rehacer su vida y la de sus dos hijas pequeñas. El duelo, sin embargo, se ve alterado por la llegada de un pretendiente (Marcelo Subiotto) dispuesto a recoger los pedazos rotos en los que se transformó la vida de Luisa.

Ambientada en la Argentina de la década de 1960, la película está inspirada en el pasado familiar del director, según lo compartió al público previo a la presentación del filme en el festival. No caben dudas que el compromiso emocional de Rotter y su equipo hacia el proyecto se encuentra en cada elemento del relato notable, que desde las actuaciones de su pequeño reparto hasta su fotografía y diseño de arte se amalgaman de una forma naturalmente bella dentro de la película filmada en blanco y negro.

Como la responsabilidad de cargar con un personaje completamente abatido, Rivas dota a su Luisa con un abanico dramático que no permite quitarle los ojos de encima, incluso en los peores momentos que sufre el personaje. Por su parte, Subiotto propone otro tipo de galán en este romance. Cambia la pasión por la comprensión y la seducción por la paciencia. El actor brinda pequeños momentos cómicos que son un alivio dentro de un relato propulsado por una muerte jamás vista, y es difícil no sentir simpatía por él, incluso en sus intervenciones más bufonescas. El elenco es conformado por bienvenidas apariciones del actor uruguayo Roberto Suárez y la actriz argentina Susana Pampin.

La narración se toma el tiempo y las elipsis necesarias para que la relación entre ambos personajes avance de forma natural, pero también se altere repentinamente si es necesario. Entre escenas muy mundanas, que mayormente ocurren en hogares, restaurantes o fiestas, hay un intercambio de sentimiento en los que la tristeza y la felicidad de la protagonista no parecen diferenciarse sino que en cambio conviven bajo un mismo apagón.

La luz incidente pone lentamente sus piezas dentro del juego y para cuando el relato ya ha tomado su curso, en difícil no sentirse inmersos en el vaivén del dúo conformado entre Rivas y Subiotto. Mientras que de él solo se tiene los momentos de carisma, a ella se la muestra experimentando una verdadera encrucijada motivada por el tamaño de un amor extinto que no deja entrar a uno nuevo. Y tal vez, como parece demostrar ciertas sutilezas en las expresiones de Luisa, nunca lo hará. Con una fragilidad que no siempre puede mantener bajo control, el personaje de Rivas sufre para salir adelante.

Vale prestar atención también al trabajo audiovisual. Rotter, el fotógrafo Guillermo Nieto y la directora de arte Ailin Chen otorgan escenas de sumo cuidado estético. En el mobiliario o el decorado se cuentan cosas que los personajes no hacen y recursos como el enfoque y desenfoque de la cámara agregan al peso dramático de la película, escrita por su director. Lo mismo sucede en dos secuencias magnéticas entre los protagonistas en las que la cámara gira durante un largo tiempo alrededor de ellos sin parar.

La luz incidente es una prueba de varios hechos. Por su parte, Rivas deslumbra nuevamente en el papel que le ha tocado y parece hacerlo gracias a la historia de Rotter y a la labor de su equipo detrás de cámaras. Han hecho algo que no siempre es fácil: una película que aprovecha todas las herramientas que el cine provee. El estreno de la película en las salas comerciales de Uruguay será más que bienvenido.


Populares de la sección

Acerca del autor