Black Mirror, el lado negro de la pantalla

Netflix presenta hoy la tercera temporada de la serie
La serie Black Mirror nació en Inglaterra, creada por Charlie Brooker. Se hizo camino al otro lado del Atlántico gracias a Netflix, que luego la ofreció al resto del mundo. A partir de allí se convirtió en una serie aclamada por el público y la crítica por la forma en la que presenta el vínculo entre la humanidad y la tecnología, tanto en el mundo actual como en probables futuros cercanos.

El interés de Netflix en la serie fue tal que luego de desembolsar US$ 40 millones por la exclusividad de emisión, estrena hoy su tercera temporada, con una cuarta ya en camino.

El paso a Netflix no solo le permite un acceso mayor a estrellas estadounidenses, sino que también ha comenzado a "americanizar" la serie.

Por ejemplo, las temporadas de series británicas suelen ser breves, ya que están creadas por una sola persona y los tiempos de producción son más extensos. Hasta ahora, cada temporada de Black Mirror tenía tres episodios. Pero Netflix pidió doce episodios (la duración promedio de una temporada "corta" para una serie estadounidense), aunque finalmente decidió separarlos en dos temporadas de seis.

De todas formas, y como hasta ahora, cada episodio será completamente independiente de los demás, y podrá verse de forma separada.

El primero de esta nueva temporada, San Junipero, es protagonizado por Gugu Mbatha-Raw y
Mackenzie Davis, dos jóvenes actrices que están involucradas en algunos de los proyectos más codiciados de Hollywood de los próximos años, como Star Wars Episodio VIII y Blade Runner 2049, respectivamente.

Las dos actrices encarnan a una pareja de turistas que llegan a una extraña ciudad costera donde todo desaparece a la medianoche. Esta historia, ambientada en Estados Unidos en los años 1980, remarca también el cambio de identidad (y de financiamiento) de la serie.

Los siguientes episodios incluyen historias que hablan de engaños online, la identidad en las redes sociales y militares futuristas protegiendo a aldeanos que se ven amenazados por un misterioso virus mutante. Entre los actores que dan vida a estos relatos se cuentan Bryce Dallas Howard (Jurassic World), Jerome Flynn (Bronn en Game of Thrones) y Kelly Macdonald (Trainspotting).

El quinto episodio de la serie marca un retorno al entorno británico, con una historia que transcurre en Londres en un futuro cercano, en el que dos policías deben investigar una serie de homicidios vinculados a las redes sociales.

De todas formas, y manteniendo el estilo tradicional de la serie, no se han revelado demasiados detalles ni imágenes de estos episodios. Black Mirror apunta a la sorpresa, y a que cada nuevo episodio permita descubrir un mundo diferente.

A partir de hoy, entonces, seis nuevas versiones del mundo estarán disponibles a través de Netflix, con seis más listas para estrenarse el próximo año, con la presencia confirmada de Jodie Foster como directora de uno de esos futuros episodios.

Populares de la sección