Blancos advierten sobre viajes a la Antártida "sin razón de ser"

El diputado Olaizola hizo un pedido de informes y alertó sobre gastos

El Partido Nacional considera que varios de los viajes realizados a la base uruguaya de la Antártida en los últimos seis años no tienen ningún fin logístico o científico, y tampoco parecen tener ningún beneficio para los intereses del Estado.

"Salvo que hayan sido organizados con fines turísticos, el traslado de algunas delegaciones no tienen razón de ser", dijo a El Observador el diputado blanco Juan José Olaizola, quien junto a su colega Jaime Trobo realizó un pedido de informes por el tema al Ministerio de Defensa.

En la respuesta de esa cartera acerca de los viajes a la base uruguaya de la Antártida desde enero de 2010 a la fecha, fueron separadas aquellas visitas con fines científicos o logísticos de una tercera categoría que, para el diputado Olaizola, no tiene un objetivo claro.

A la base aérea uruguaya en la Antártida se viaja en un avión Hércules de la Fuerza Aérea que es el mismo que se encarga de trasladar a las delegaciones que se quedan a vivir varios meses en ese lugar. En ese avión también son cargados diversos implementos de uso en la base, y víveres.

"Advertimos la existencia de funcionarios de segunda y tercera línea de ministerios, diplomáticos acreditados en nuestro país, invitados de jerarcas del Instituto Antártico, familiares de jerarcas de distintas reparticiones –profesionales cuyo fin del viaje se desconoce– y directores de entes autónomos sin relación directa con la labor de la Base Antártica Artigas", dijo el parlamentario.

Al legislador blanco le interesó particularmente el denominado "vuelo presidencial" –así lo llamó el Ministerio de Defensa en su respuesta– que se realizó "sin motivo aparente" en enero de 2010 y en el que participó el presidente Tabaré Vázquez, el presidente de Cutcsa, Juan Salgado, y buena parte de la familia del mandatario.

Esa vez cruzaron a la Antártida nueve pasajeros y cinco tripulantes. El costo de un "vuelo tipo" a la base antártica es de US$ 79.500, según informó el Ministerio de Defensa.

"En otros viajes volaron el vicepresidente del Puerto, el subsecretario de Educación y Cultura, el vicepresidente de ANCAP, funcionarios de la Oficina de Servicio Civil, tres directores de UTE, hijos de jerarcas... ¿qué fueron a hacer a la Antártida? Después, este tipo de gastos los terminamos pagando todos con ajustes fiscales como el que está en curso", afirmó Olaizola.

El parlamentario también solicitó –sin suerte– información sobre la cantidad de proyectos científicos elaborados en el lapso 2010-2016, la cantidad de personas que participaron de esas tareas y qué porcentaje de ellos viajaron a la Antártida.

En la respuesta al pedido de informes tampoco se especificó cuáles fueron las razones de las personas que llegaron a la isla Rey Jorge de la Antártida sin fines científicos o logísticos.

"Sabemos sus nombres, pero no sabemos lo principal que es el motivo por el que se decidió incluirlos en la nómina de viajeros y afrontar los costos de traslado, alimentación y hospedaje", dijo Olaizola


Populares de la sección