Blancos quedan solos con su pedido de suspender reuniones

El gobierno y el resto de la oposición tampoco aceptó que se ponga un plazo para votar los proyectos de ley aprobados en esos encuentros

El Partido Nacional iba con un planteo concreto a la reunión sobre seguridad de este martes entre el gobierno –encabezada por el presidente Tabaré Vázquez – y los partidos de la oposición con representación parlamentaria: que los proyectos de ley enviados hasta el momento se aprobaran en agosto y que los encuentros en Torre Ejecutiva se suspendieran para que se siga trabajando en el ámbito legislativo. Sin embargo, ambas propuestas fueron rechazadas tanto por el gobierno como por los demás partidos opositores.

"Ni se votan los proyectos de ley en agosto, ni se suspenden las reuniones", resumió en conferencia de prensa el senador y presidente del directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Heber, una vez finalizada la reunión número 13. El senador consideró que el Frente Amplio "no se comprometió" y sostuvo que los nacionalistas no ven "una voluntad política real" para que los seis proyectos enviados al Parlamento en acuerdo políticos se aprueben el mes que viene.

"No encontramos explicación lógica. No entendemos la razón para que en el Parlamento la bancada del Frente Amplio no vote. Nos vamos con esa duda", agregó el senador Javier García.

La senadora del Frente Amplio, Daniela Payssé, los escuchaba en primera fila y no dudó en responderles. "El Frente Amplio no actúa en política en la lógica del emplazamiento del Partido Nacional. El Frente Amplio es un partido político que asume sus responsabilidades y sus compromisos, y actúa de acuerdo a ello", dijo con molestia.

Durante la reunión, Vázquez dijo que el Poder Ejecutivo no puede poner plazos al Parlamento para aprobar una ley, principal argumento para rechazar el planteo de los nacionalistas.

Para el partido de gobierno la propuesta que hizo el Partido Nacional "tiene que ver con contradicciones internas". "De ninguna manera podemos ser quienes se las resolvamos", manifestó Payssé y agregó: "No vamos a permitir que el Partido Nacional diga que el Frente Amplio no tiene voluntad en el Parlamento de aprobar los acuerdos que acá se celebran. Es una falta de respeto al partido de gobierno que no estamos dispuestos a aceptar".

En una línea similar, el diputado Guillermo Facello, que pertenece a la agrupación del excandidato municipal Edgardo Novick, opinó que los planteos de los blancos estuvieron dados por "circunstancias externas" y se trataron de "caprichos".

El Partido Colorado también estuvo de acuerdo con seguir adelante con las reuniones para respetar la agenda pautada. El diputado Germán Cardoso dijo que se debe "anteponer el beneficio" que las reuniones tienen para la sociedad. Un planteo muy parecido hizo el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, que destacó que "no tiene sentido postergar y suspender las reuniones" estando "muy cerca del final".

La próxima reunión será el miércoles 10 de agosto y el miércoles se realizará una nueva reunión técnica. El gobierno considera que todavía quedan en agenda temas para "algunas reuniones más", según expresó el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo.

Roballo dijo sentirse extrañado por el planteo realizado la semana pasada por el senador nacionalista Luis Lacalle Pou, en el que propuso salirse de las reuniones por seguridad, lo que motivó un encuentro entre nacionalistas con una decisión tomada en forma conjunta. "Del senador Lacalle surgió la propuesta de trabajar juntos, le extendió la mano al gobierno. No entiendo por qué esas expresiones", remató el prosecretario.


Populares de la sección