Bomberos de élite: el equipo especializado para los casos de derrumbe

Ante los temporales cada vez más peligrosos, un cuerpo de 30 personas altamente formado lidera las estrategias de rescate
Ante eventos climáticos cada vez más dañinos, los bomberos afinan su estrategia. El año pasado, los efectivos tuvieron una actividad inusualmente intensa. La furia de la naturaleza causó destrozos en varias zonas del país y los teléfonos de las dependencias por momentos no paraban de sonar.
Por eso, las autoridades de la Dirección Nacional de Bomberos quieren que su personal esté más alerta y mejor formado que nunca.

Además de mantener la capacidad de respuesta en los casos clásicos como incendios o accidentes de tránsitos, los jerarcas definieron que debe haber un énfasis especial en otro tipo de emergencias, que antes parecían no ocurrir en Uruguay.

"Nosotros ya teníamos claro que debíamos realizar un proceso de migración del tipo de respuesta que brindamos en virtud de los fenómenos climáticos cada vez más frecuentes que tenemos", dijo a El Observador el director nacional de Bomberos, Leandro Palomeque.

Una de las novedades es que el cuerpo de Bomberos cuenta con un equipo especialmente formado para rescatar personas que hayan quedado atrapadas a raíz de un derrumbe.
Se trata de un equipo de 30 efectivos con un gran nivel de formación, que está preparado para actuar ante los daños estructurales provocados por fuertes vientos o terremotos. "Era algo que años atrás no lo contemplábamos prácticamente", dijo Palomeque.

El equipo está en formación permanente. El año pasado, 16 de ellos viajaron al exterior a profundizar su entrenamiento. Estuvieron en Guatemala, Chile, Panamá y Colombia, siguiendo los criterios que Naciones Unidas fijó para hacer frente a este tipo de rescates.

Si ocurre un derrumbe, ese cuerpo liderará la estrategia y guiará a los bomberos de la zona.Tiempo atrás, cuando los encargados de compras de Bomberos planificaban los materiales que necesitaban los efectivos, solían pensar solo en mangueras y equipos para realizar rescates en las alturas.
Pero ahora la lista es mucho más amplia. Este equipo de elite, por ejemplo, necesita elementos para el rompimiento de aberturas, martillos, sistemas hidráulicos para el levantamiento de cargas y radares de búsqueda, entre otras cosas. Ya cuentan con algún equipamiento de este tipo, gracias a adquisiciones y donaciones internacionales.

Las autoridades de Bomberos están convencidas de que el cambio climático llegó para quedarse, razón por la cual sus tareas serán cada vez más frecuentes y exigentes.


Más equipamiento


Los jerarcas acordaron con el Ministerio del Interior poner el foco en la adquisición de nuevo equipamiento para reforzar las tareas. Entre junio y julio, llegarán varios vehículos para renovar la flota. Serán 20 camiones nuevos, un camión cisterna y cinco camionetas 4X4 para combatir incendios forestales, adelantó Palomeque. La compra fue realizada en el exterior mediante una licitación pública internacional.

A su vez, vienen en camino varios equipos de protección personal para 650 bomberos. Prevén que llegarán entre marzo y abril. "Es una inversión de unos cuantos millones de dólares, que no se hacía desde hacía 20 y pico de años en Bomberos", sostuvo Palomeque.
La plantilla de bomberos, por su parte, está actualmente en su máximo histórico, con un total de 1.850 funcionarios. El promedio que hubo durante los últimos 20 años fue de 1.300, informó el director nacional.
Palomeque dijo que durante cada uno de los dos últimos períodos de gobierno se sumaron 150 personas, además de otros tantos que son zafrales y trabajan entre diciembre y marzo. "Hemos tenido un crecimiento muy importante en la plantilla", destacó.

El punto de quiebre

La semana pasada, la vocera de Bomberos. Mariela Vivone, dijo que 2016 fue un año de quiebre para la institución. En diálogo con el programa Desayunos Informales de Canal 12, la funcionaria adelantó que de aquí en más, el trabajo de los bomberos no será el mismo, debido a la acumulación de eventos climáticos graves que han ocurrido y, según prevén, seguirán aconteciendo.
Palomeque aseguró que años atrás ellos visualizaron que aparecerían estos fenómenos adversos, lo que les permitió estar preparados.

"Esto que está ocurriendo es la confirmación de lo que ya presumíamos", dijo el jerarca.

Recordó que cuando asumió su cargo, en marzo del año pasado, había advertido que los bomberos debían estar alerta ante las emergencias provocadas por los temporales. Según el jerarca, gracias a que tomaron decisiones tiempo atrás, pudieron enfrentar con éxito situaciones muy demandantes como el tornado que pasó por el medio de la ciudad de Dolores en abril pasado.

"Nosotros lo vimos mucho antes esto, allá por 2009, 2010, antes que viniera este cambio climático. Esto es un proceso de largo aliento, tanto en lo formativo como en el equipamiento", sostuvo. En marzo, como sucede todos los años, los bomberos recibirán cursos de capacitación y actualización. El foco estará puesto en las nuevas demandas que esos trabajadores enfrentan.

Populares de la sección