Bonomi cree que hay una campaña de policías y presos contra las cárceles

"Hay mayores controles y eso a algunos no les gusta", dijo el ministro del Interior
Para el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, las cárceles uruguayas se encuentran en un "proceso absolutamente positivo de grandes avances", con situaciones negativas puntuales que son "tomadas" como la regla. El ministro dijo a El Observador que hay reclusos e, incluso, policías, que quieren dejar mal paradas a las cárceles. "Hay presos y algunos policías que están en contra de este proceso (de cambio de las cárceles) y procesan nichos para tratar de darlo vuelta y no van a darlo vuelta", dijo Bonomi.
Al ser consultado sobre si cree que existe una campaña para perjudicar el funcionamiento de las cárceles, respondió: "Estoy convencido de eso".

Bonomi habló tras la presentación de la rendición de cuentas del Programa Justicia e Inclusión, enfocado en la mejora del sistema penal que fue puesto en marcha tras un convenio entre la Unión Europea y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

"Con cambios de autoridades hay mayores controles sobre los policías y los presos y eso a algunos nos les sirve, no les gusta. Entonces procesan hechos para modificar la situación", agregó el ministro.
Según indicó, la situación más crítica actualmente se encuentra en el módulo 8 del Comcar de Santiago Vázquez, donde hay hacinamiento. Para resolver ese problema, Bonomi dijo que se están finalizando 380 plazas del módulo 5, de las cuales ya se habilitaron 120 y se están reconstruyendo el módulo 1 y 2.

"El sistema cambió"

El jerarca afirmó que se está en "un proceso" de cambio en las cárceles, que debe ser mirado como un conjunto. "Se pretende hacer creer que la parte es el todo y que lo que todavía no cambió representa al sistema. En realidad el sistema cambió sustancialmente", dijo Bonomi.

"Cuando ingresamos al Ministerio trabajaban 80 personas en 8500 y hoy trabajan más de 3000. Un proceso se lo evalúa mirando el todo y no la parte", agregó en la mesa de presentación del fin del programa. Y enfatizó: "Hay procesos y se puede contribuir no deteniéndose solo en los aspectos que todavía no cambiaron".

El gobierno solicitó hace siete años cooperación internacional que derivó en un convenio entre la Oficina de Planeamiento y Presupuesto y la Unión Europea, al que nombraron Programa Justicia e Inclusión. Cinco años después, el gobierno salió a mostrar los resultados. De 5 millones de euros donados, se utilizó 78,5%, especialmente para capacitaciones, asistencias técnicas y realizar consultorías.

El programa contaba con cinco ejes principales: apoyo a la reforma del sistema penal, fortalecimiento de medidas privativas y no privativas de libertad, salud en las cárceles, educación y formación para el empleo y promoción de la inserción laboral.

Populares de la sección