Bonomi: el operativo del clásico "fue un éxito"

Según el ministro del Interior y el director de la Policía Nacional, el objetivo de la barrabrava de Peñarol era suspender el partido luego de que empezara y que hubiese personas lesionadas

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, brindó este lunes una conferencia de prensa junto a la cúpula de la cartera para hablar acerca del operativo realizado el domingo en el marco del partido clásico Peñarol-Nacional.

Bonomi calificó la actuación policial de "éxito". "El operativo fue un éxito, se evitó todo lo que quisieron provocar los que se plantearon determinados objetivos: tratar de que se dé marcha atrás en la decisión de no dar más entradas", dijo. "Uno tiene que decir: ¿No volvamos a las entradas para que no haya más problemas o tiene que seguir en este camino?", se preguntó el titular de Interior.

El director de la Policía Nacional, Mario Layera, fue en la misma línea: "No falló el operativo (en el interior del estadio) simplemente fue excesivo el uso de la violencia por parte de los hinchas (...) nosotros preparamos un operativo suficiente para disminuir absolutamente el daño y por eso estamos reiterando que fue exitoso porque no hubo daños a comercios, no hubo daños a ómnibus, los únicos lastimados fueron policías. En ese sentido, nosotros no ocasionamos un daño mayor", dijo.

El jerarca fue crítico respecto a la discusión que se planteó la semana pasada respecto a colocar presencia policial en la tribuna Olímpica. "A la luz de lo que pasó, es ridículo el pedido que se hizo. Lo que se le pidió a la Policía la semana antes fue que colocara 20 policías en la Olímpica para armar un pulmón. Esa era la dimensión del problema (...) pero si la Policía hubiera puesto 20 policías en la Olímpica no había más problemas, según los que reclamaban eso".

El secretario de Estado señaló que en lo que refiere al problema de la violencia en el fútbol "están pasando cosas mucho más profundas, y se está llegando a un punto en el que es posible que esas cosas se solucionen. Pero la dimensión de lo que se opina a veces se vincula con la dimensión del desconocimiento", sostuvo Bonomi.

"No se le puede pedir a la Policía mas de lo que hizo, no se le puede pedir que entre a la tribuna después que se producen los hechos, o antes cuando hay información de lo que puede pasar. Lo que se le puede pedir es que trabajen permanentemente para que eso no suceda. No le pidan de ahora en adelante a la Policía que se mantenga tranquila cuando pasen las cosas que pasaron el otro día. No pidan que la Policía intervenga en algunas ocasiones, y después que interviene (cuestionen) ¿para que intervino?", dijo Bonomi.

Por su parte el subsecretario de Interior, Jorge Vázquez, apuntó que la cartera se comprometió "a cubrir el clásico" teniendo como objetivo "controlar los puntos de concentración de las hinchadas, acompañar el desplazamiento hasta el Centenario, evitar el ingreso de personas con alcohol o actitudes violentas, y controlar lo que pasara en el entorno y en el estadio". "Nosotros consideramos que no se cumplieran los objetivos de aquellos que se organizaron para quebrar una decisión (de la no entrega de entradas por parte de Peñarol). Con la delincuencia no se negocia, nuestro objetivo es eliminar a los violentos de los espectáculos deportivos", sostuvo Vázquez.

El dos de la cartera de Interior dijo que se resolvió no desocupar la tribuna Ámsterdam, el epicentro del conflicto entre hinchas y la Policía, "no porque no hubiera fuerza suficiente sino para que no terminara ninguna persona lastimada".

¿Qué se sabía de antemano?

Según Layera, la cartera tenía claro que los principales disturbios tendrían lugar en los alrededores del estadio Centenario. "Nosotros sabíamos que la situación principal se iba a desarrollar afuera y en la tribuna Ámsterdam. Desplegamos 1.516 efectivos en el escenario metropolitano para controlar los puntos de concentración, el transporte y el traslado hacia el estadio y se cumplió con total éxito. No obstante, los grupos de las denominadas barras bravas se concentraron en dos lugares de la ciudad y avanzaron promoviendo desorden desde el palacio Peñarol, y Avenida Italia y Propios".

De acuerdo al relato de Layera, el principal grupo que venia por Avenida Italia, fue detenido por la Policía por desacatos en la calle Ricaldoni. Allí fueron apresados los referentes de las barras que pretendían ingresar con vehículos a la zonas de exclusión, portando banderas y bombos. El otro grupo, según el director de la Policía Nacional, "había coordinado el ingreso de bombos desde Argentina por parciales del club Estudiantes, que fueron detenidos por las propias autoridades argentinas en el puente de Fray Bentos".

Saldo final

Las autoridades del Ministerio del Interior informaron que durante el operativo del clásico se detuvieron a 206 personas, 30 de los cuales son menores de edad. Las causas de las detenciones fueron disturbios, desorden y desacato, atentados, posesión de drogas y de armas.

Finalmente con el pasar de las horas quedaron a disposición de la Justicia 12 persona mayores y dos menores de edad. "El resto fue puesto en libertad", informó Layera, "los que quedaron todavía a disposición judicial fueron aquellos que provocaron atentados o daños, y lesiones a los policías, los que cometieron rapiñas en la tribuna Ámsterdam y otro que intentó rapiñar a un policía para quitarle el arma. Esos son los casos más graves", apuntó el director de la Policía Nacional.

Layera dijo que "va a haber más detenidos" ya que la Policía cuenta con "suficiente evidencia fílmica y fotográfica" como para que la Justicia procese. De acuerdo al jerarca, la Justicia resolvió dejar en libertad a la gran mayoría de los detenidos porque "los elementos que tenían no eran suficientes".


Populares de la sección