Bordaberry dijo chau: no será candidato a nada en el 2019

Se la comunicó a sus legisladores por mail y se fue para Europa
Ya había amagado en otras oportunidades con abandonar la actividad política en la que empezó a levantar cabeza cuando el presidente Jorge Batlle lo designó como Ministro de Turismo en el año 2001. Finalmente, y aunque en política no hay nada definitivo, el martes 18 el senador colorado Pedro Bordaberry le mandó un mail a los legisladores de su sector Vamos Uruguay para notificarles, de un modo distante y frío, que en 2019 no será candidato a la presidencia de la República ni tampoco al Parlamento. Luego, partió hacia Europa en donde permanecerá paseando durante algunas semanas.

Según informó ayer El País el senador seguirá en su cargo hasta que finalice la legislatura. Hoy los legisladores de Vamos Uruguay se reunirán para analizar los pasos a seguir.

En el ala batllista del partido que integran entre otros el senador José Amorín y el diputado Tabaré Viera la decisión no fue nada sorpresiva. Fuentes coloradas dijeron a El Observador que la retirada de Bordaberry era algo que se había convertido en un secreto a voces en los corrillos parlamentarios en las últimas semanas.

Consultado por El Observador, el senador Amorín dijo que lamenta la decisión de su correligionario. "Me gustaría que no se fuera porque todos suman para el partido. Yo voy a asumir las responsabilidades que me correspondan", afirmó.

Bordaberry nunca se consideró un político "de raza" y los golpes que para otros dirigentes eran cosa común, a él le dolían más. Es así que la sangría de dirigentes que abandonaron su sector, como el diputado Fernando Amado, fue para Bordaberry un signo de deslealtad que empezó a pesarle en sus decisiones. Antes de las pasadas elecciones ya había manifestado en reserva sus intenciones de alejarse de la política. Y en el 2016 dijo que sobre el final del año tomaría una decisión al respecto que, finalmente, terminó de madurar en las últimas horas.Tras el mal resultado obtenido en las elecciones pasadas, el senador manejó en varias oportunidades que estaba dispuesto a dejar la política si era lo "mejor para la unidad del partido". En un acto en enero de 2015, el senador aseguró que estaba dispuesto a realizar "cualquier acto de renunciamiento personal" porque entendía que era momento de "desprendimientos y de grandeza". "Es momento de dejar de lado los intereses personales y poner de nuevo primero al partido. Nadie es más importante que el partido", dijo.

El episodio del Cambio Nelson, que terminó con el procesamiento de su dueño, Francisco Sanabria, también golpeó de cerca de Bordaberry y precipitó su decisión. Sanabria era diputado suplente de Germán Cardoso por el sector de Bordaberry.

En declaraciones a canal 12, Cardoso se mostró esperanzado de que "el tiempo y el análisis de la situación a distancia pueda hacer revertir la decisión" que dijo "aceptar humanamente".
El legislador sostuvo que "los líderes políticos tienen compromisos con el país y con la sociedad".

Durante la Convención del partido que decidió la expulsión de Sanabria, Bordaberry asumió su responsabilidad en el caso. "El señor Francisco Sanabria apoyó mi candidatura. Si quieren un responsable, responsabilícenme a mí pero no destruyan al Partido Colorado", sostuvo. Consultado semanas atrás, Bordaberry comentó a El Observador que su idea original tras las elecciones de 2014 era permitir que surjan otras figuras. Por eso no integró el Comité Ejecutivo Nacional de los colorados y no estuvo en la coordinación del Senado que asumió Amorín (Propuesta Batllista). Bordaberry aseguró que "el Partido Colorado necesita renovar sus bases" y para eso hay que "dejar germinar" a los nuevos dirigentes.


Populares de la sección