Bordaberry: "El Frente Amplio está pasando la barrera de la sensatez"

Bordaberry se retirará de la política en 2020 pero antes dará pelea para evitar que se derogue el abuso de funciones, y utilizará "todas las armas jurídicas"
Pedro Bordaberry anunció su alejamiento de la política y se fue de viaje. Llegó a España para recorrer el camino de Santiago y caminó 800 kilómetros en 31 días. Vino 7 kilos más delgado a pesar que comió bastante. En esos días pensó en Dios, recorrió algunos tramos junto a sus hijos y otros con su esposa, y reflexionó sobre el último trayecto que le queda de vida. En ese mes de caminatas largas -recorría unos 30 kilómetros por día- no leyó ningún diario. Contestó algunos mensjaes por Whatsapp y así se enteró que Germán Cardoso había renunciado a la Secretaría General del Partido Colorado y que en comisión del Senado se había votado derogar el delito de abuso de funciones, algo a lo que se opone al punto que impulsará juntar firmas para que la población decida. En entrevista con El Observador en su despacho del Palacio Legislativo, Bordaberry habló de su decisión de dejar su cargo político porque "es un ciclo que se termina". Seguramente obtendría los votos para renovar su banca pero no quiere eso, aseguró que buscará otras formas de ayudar al partido en cosas concretas, tangibles. Además dijo que ve al Frente Amplio defendiendo a Raúl Sendic para victimizarlo y "justificar el horror de lo que hicieron en ANCAP".

¿Le costó mucho tomar la decisión de dejar la política?
Yo vengo con esto desde el año 2015. Si ven lo que fui diciendo estaba claro que iba en ese camino. Después de las elecciones decidí no ir al Comité Ejecutivo del partido ni ser secretario general y ahí dije que había que dejar el espacio para que otros crecieran.

En ese momento nadie entendió que se estaba retirando
Fue el primer paso. Hasta el camino más largo empieza por un primer paso. Cuando uno va a tomar estas decisiones las tiene que tomar ordenadamente. Después de eso, en Vamos Uruguay, por mucho tiempo les fui diciendo que empiecen a armar grupos y que empiecen a trabajar con los militantes. Una y otra vez, a cada rato se los decía. Y cada vez que alguien se iba de Vamos Uruguay yo decía que era bueno para el partido, que tenga su propio futuro. Al final del año pasado empecé a dar mensajes más claros. Cuando me preguntaban si iba a ser candidato, yo decía: mire, lo voy a comunicar a fin de año. Y no lo comuniqué en diciembre porque hablé con algunas peronas y me dijeron que no era el momento oportuno por la situación política.

La gente se sorprendió con su carta de alejamiento.
En algún momento uno lo va a decir. Después pensé en anunciarlo en febrero o marzo y saltó lo de (Francisco) Sanabria y para que no lo vinculen con ese hecho, esperé.

¿Lo de Sanabria y Cambio Nelson no incidió en su salida?
Ya lo tenía decidido desde mucho antes. Incluso el año pasado se lo había comunicado a algunos.

¿Por qué deja la política?
Es un ciclo que se termina. Los ciclos son puertas que se cierran y puertas que se abren. Cuando termine este período van a hacer 20 años que estoy en la política. Había sido ministro y voy a completar 10 años en el Senado. Es mucho tiempo. Yo creo en la alternancia y me parece que es bueno que los partidos y los cargos públicos se renueven.

¿Si, pero acá nadie deja el sillón?
Está bien, no piensan como yo. Después de haber sido ministro y estar 10 años en el Senado si me sigo postulando me voy a convertir en alguien que vive de la política y eso me va a pesar. Y si te convertís en alguien que vive de la política, empezás a hacer mal tu trabajo, perdés tu independencia. Quiero seguir trabajando por la sociedad, por Uruguay.

¿Y cómo lo va a hacer?
Desde algún lugar donde haya resultados más concretos. Cuando fui ministro de Turismo y de Industria, con errores y aciertos, sentí que estaba haciendo algo que era bueno y repercutía en la vida de la gente. Cuando trabajaba en la energía o en la industria, en turismo, o en la crisis, sentí que había resultados concretos por los cuales Uruguay era un mejor lugar donde vivir. En el Senado es un trabajo más de stopper. De controlar, de interpelar y te vas tornando en una actividad medio negativa. Lo hablo en términos futbolísticos. Es como que siempre estuve de back izquierdo y quiero jugar adelante.

En su caso era back derecho
Si está bien (risas). Estoy pensando en cosas concretas. Me gusta lo que hace Richard Read con la Federación de la Bebida con las escuelas; me gusta lo que hace el liceo Jubilar; me gusta lo que hace Pablo Bartol en Los Pinos; y me gusta lo que está haciendo Carmen Sanguinetti con la información sobre el Síndrome de Down. Hay una cantidad de personas que hacen un aporte a la sociedad.

¿Y ya decidió qué va a hacer?
Aún no. Tengo dos años para armarlo.
Para aclararlo, porque en política se dicen cosas y después no siempre se cumple.

¿Es definitivo que no vuelve a postularse?
Los periodistas me hacen esa pregunta, pero los que trabajan conmigo saben que es verdad y que es irreversible.

¿Y a quién ve como figuras que pueden impulsar los colorados?
Por una cuestión de respeto si yo no voy a participar, no puedo estar diciendo me parece que tienen que hacer esto o lo otro. No debo meterme en la interna del partido. Creo que no tengo derecho si no participo.

Pero usted se fue y no preparó a un sucesor. Quedaron huérfanos. Esa es una crítica que se le hace.
De repente fue una equivocación. No lo pude hacer. Yo no lo veo así. Hay una cantidad de personas que incluso se largaron a trabajar dentro de Vamos Uruguay y en otros sectores. Dicen, Pedro no está y vemos una oportunidad. Ahora, mientras uno está, taponea a los que vienen.

Luis Hierro López es uno de los que apareció más en la militancia.
De repente vio que había un espacio y lo votan. Lo va a decidir la gente.

El otro día comentó que Ernesto Talvi podía tener pista en el partido.
Me preguntaron si Ernesto Talvi podía ser candidato y yo dije que sí. Y Luis Hierro también. Cualquiera puede ser candidato y que lo voten. A Ernesto Talvi lo conozco mucho porque fuimos compañeros de la escuela, del liceo, y hemos compartido esas cosas.

A Talvi le van a cobrar en la campaña que cuando el presidente Batlle lo llamó en un momento complicado del país y le dijo que no.
Esa es una pregunta para Talvi.

¿Se siente más libre ahora?
Absolutamente. En el camino de Santiago vas leyendo libros, entrando a albergues, a capillitas. En una, antes de Galicia, decía: Es mejor comprender que ser comprendido, dar que recibir, amar que ser amado. Y tiene razón. Yo quiero tender la mano y ayudar. No quiero seguir dedicándome a una actividad que siempre, quizá por mi forma de ser, me lleva a la confrontación. Es la idea, pero fíjese que llegué y me encuentro con esto del abuso de funciones.

¿Quiere dejar el legado de ser el senador anticorrupción?
No, no. La corrupción es un tema sobre el que hay que trabajar. Uruguay tiene una serie de prioridades: educación, seguridad, inserción internacional y la corrupción es uno. Lo que pasa es que ahí no avanzamos si derogamos este delito.

En el Senado dijo que el Frente busca salvar a sus correligionarios. ¿Le parece que es así?
Si claro. Hay un elemento temporal evidente.

¿Cree que lo hacen para salvar a Raúl Sendic, a Fernando Calloia y a Fernando Lorenzo?
Lo hacen para salvar a Calloia y Lorenzo seguro, porque están por enfrentar la sentencia y lo hacen para evitar las investigaciones a todos de los que estaban en ANCAP, no solo a Sendic. Hay un razonamiento de sentido común. Están procesados el exministro de Economía y el expresidente del Banco República. La jueza está por dictar la sentencia y en este momento, de la nada, aparece solamente la derogación del abuso de funciones. Están investigando a una cantidad de personas por todos los líos de ANCAP, entre los principales delitos por abuso de funciones, y le pasan por arriba a 70 proyectos de ley que hay en la comisión de Constitución, 70 proyectos. Presentan éste, lo llevan al plenario y lo aprueban de apuro. No hay otra explicación. Si no estarían estos casos y lo presentan, yo pensaría que es porque quieren mejorar el sistema jurídico nacional, pero acá no es así. El elemento temporal es contundente.

Salir a juntar firmas si se aprueba el proyecto es una jugada política.
Yo hasta el 15 de febrero de 2020 voy a cumplir con mi trabajo de senador que incluye evitar que se hagan estas cosas y para eso tengo que recurrir a todas las armas jurídicas y constitucionales que están.

Javier Miranda, presidente del Frente Amplio, dijo que "es un linchamiento" lo que le están haciendo a Sendic.
No es justo Javier cuando dice eso y él lo sabe. Si me dicen que Sendic no cometió ningún error, uno diría, lo están persiguiendo sin motivo, pero en realidad, Sendic dijo que tenía un título y no lo tenía. Si la empresa que presidió durante mucho tiempo perdió en cinco años US$ 800 millones y pasó de un pasivo de US$ 290 millones a US$ 2.100 y si el propio Danilo Astori dice que la gestión en ANCAP fue mala, a ver...¿somos nosotros? Y encima Sendic usa una tarjeta para gastos de la empresa para comprar en comercios que parecería que no son los comercios en los cuales hay que usar esa tarjeta, como en Divino. ¿Eso es linchamiento? Decir eso parece ser una estrategia para ver si se lo victimiza y de esa forma pueden tratar de justificar lo injustificable. También dijo Miranda que el delito de abuso de funciones violaba derechos humanos. Espere, espere. Fue declarado constitucional por la Suprema Corte de Justicia. ¿O sea que la Suprema Corte está diciendo que un delito constitucional está violando los derechos humanos? Espere un poquito. En el Frente Amplio ya están pasando la barrera de la sensatez. Linchamiento mediático a Sendic y violación de derechos humanos por el abuso de funciones, es algo que se dice para justificar el horror de lo que hicieron en ANCAP.

¿Hay que prohibir las tarjetas corporativas, como propone el senador Pablo Mieres?
Es triste que haya que prohibirlas, más en un mundo que va al uso del plástico. ¿Si roban dinero en las cajas de un ente, vamos a prohibir que haya dinero? No es que la tarjeta corporativa sea un problema, el problema es el mal uso que se le puede dar. Pero bueno, si no se usa bien hay que prohibirla.

¿Qué proyecto de ley le hubiera gustado que le aprobaran?
El más importante es la creación de la Universidad de la Educación.

¿Ese puede salir?
Ahí la tranca es el gobierno. Otro que me hubiera gustado es de los 200 días de clase mínimo, y el de los liceos públicos de gestión comunitaria.

En seguridad presentó uno para castigar el enriquecimiento ilícito.
Si y otro que propone la no prescripción de los delitos de corrupción.

¿Le parece que José Mujica y Danilo Astori se postularán en las próximas elecciones?
Cuando Mujica dice que no se postula, se postula.

¿Jorge Larrañaga puede volver a ganar la interna de los blancos?
Larrañaga me parece un tipo espectacular. Lo he conocido en estos años acá y es una gran persona. Me siento su amigo. Es un hombre que cumple, es un hombre serio y le tengo un gran aprecio personal. Obviamente que quiero que mi partido le gane, pero me parece tremenda persona.

¿Puede dar batalla, dice?
Un día alguien dijo que en política no hay nadie muerto. Habrá heridos. Heridos graves o menos graves, pero muertos nunca hay. Es bueno que en política haya buenas personas y Larrañaga lo es.

¿Y Lacalle Pou, que va primero en las encuestas, cómo lo ve?
A Luis lo conocía de antes pero no había tenido relación política. Y estos años en el Senado construimos una relación muy buena de respeto y de trabajo. Creo que tiene unas ganas bárbaras, y la actitud en la vida es muy importante y él la tiene.

¿El Partido de la Gente, ayuda o divide más la oferta opositora?
Escuché ese análisis de Julio María Sanguinetti y creo que tiene razón. Si decís que querés unir no hacés un partido aparte llevándote gente de los otros partidos. Ahí se genera división. Pero todavía no se le conoce bien el contenido de su propuesta.Hay que esperar.

Voto del exterior

El voto de los uruguayos en el exterior vuelve cada tanto a la discusión política. Si bien la opinión pública ya se expresó en contra, la idea sigue latente.

Pedro Bordaberry dijo que de plantearse debería haber un nuevo plebiscito. El legislador se preguntó si alguien que se fue hace 50 años y no volvió más va a votar. O si se hará por carta. "¿El Frente Amplio irá a Buenos Aires a recorrer casas y pedir la carta sin control electoral?" "Así se va a definir la mayoría en el Parlamento?"Y si el voto es consular el problema es que no hay consulados en todos lados, dijo.

Seguridad

"Estamos en un país donde ahora amenazan a jueces y fiscales y matan a testigos. Esto es un deterioro. Se esclarecen menos delitos que antes y sale (el ministro del Interior, Eduardo) Bonomi a decir que está haciendo las cosas bien", afirmó el senador Bordaberry.

Populares de la sección

Acerca del autor