Brasil: ¿desestabilización o juego democrático?

La Mesa Política de la coalición y la cancillería emitieron comunicados de respaldo a la presidenta Dilma Rousseff
Ya sucedió en Paraguay, cuando el entonces presidente Fernando Lugo –también de izquierda– fue destituido por el Poder Legislativo de ese país. El Frente Amplio reaccionó ayer cuestionando el accionar de la Justicia y del Parlamento –que intenta un juicio político a la presidenta de Brasil Dilma Rousseff– por considerar que se trata de "intentos de desestabilización institucional", como señaló la Mesa Política de la coalición en un comunicado.

Al igual que en Paraguay, se trata de poderes –tan legítimos como el Ejecutivo– que están en conflicto por diferentes motivos.

Al igual que el presidente Tabaré Vázquez, que promovió una declaración de la Unasur por considerar que está en juego la democracia de Brasil, el FA entiende que el Poder Ejecutivo está siendo atacado ilegítimamente cuando otro poder del Estado como el Legislativo –también electo por vía democrática– analiza destituir a la presidenta con herramientas previstas en las Constitución.

La Mesa Política del Frente Amplio expresó su rechazo a la situación de Brasil porque entienden que esos procesos de "desestabilización" son "propiciados y llevados adelante por parte del Poder Judicial, sectores políticos y responsables de los medios de comunicación".

A su vez, la cancillería uruguaya emitió otra declaración en la que advierte que los sucesos que vienen ocurriendo en Brasil "afectan la estabilidad política" de ese país, y expresa su "total respaldo" a la presidenta Rousseff" que, recuerdan, fue elegida democráticamente por la mayoría de los brasileños para ejercer su cargo hasta el 1º de enero de 2019.

"Fiel defensor del principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados, pero a la vez respetuoso del Estado de Derecho y los valores democráticos, Uruguay confía en que las diferencias internas existentes en Brasil serán resueltas en el marco del régimen democrático a través del diálogo y el fortalecimiento de las instituciones", dice el comunicado de cancillería. En su carácter de presidente pro témpore de Unasur y Mercosur, Uruguay está coordinando con los demás Estados miembros una expresión regional de respaldo a la presidenta de Brasil y a las instituciones brasileñas. "La estabilidad política y económica de Brasil es algo que todos los brasileños merecen y toda la región necesita, por lo que se alienta a los distintos actores involucrados a actuar responsablemente y con lealtad institucional para que este querido país supere prontamente esta situación", señala el Ministerio de Relaciones Exteriores uruguayo.

En tanto, la declaración de la Mesa Política del Frente Amplio manifestó su solidaridad con la presidenta Dilma Rousseff, con el expresidente Lula y con el Partido de los Trabajadores, a los que consideran "artífices de la incorporación a su carácter de ciudadanos de millones de brasileros excluidos por las élites que hoy pretenden volver a tomar la conducción del país".

"La lucha frontal contra la corrupción venga de donde venga –que es una seña de identidad irrenunciable para la izquierda– se ha visto fortalecida de manera significativa durante los gobiernos del presidente Lula y de la presidenta Rousseff con medidas administrativas y con marcos legales nuevos como nunca antes en la historia de Brasil", consideró el FA.

Populares de la sección