Brasil: gobierno interino apoyará investigación por caso Petrobras

Integrantes del gabinete están implicados en el escándalo de corrupción
El nuevo ministro brasileño de Justicia garantizó "apoyo total" a la investigación sobre el megafraude a la estatal Petrobras, sin importar que algunos de los miembros del gobierno interino estén señalados en el caso.

"No existe la mínima posibilidad de interferencia. Quien conoce mi historia, desde fiscal, sabe que el combate a la corrupción es la cosa más importante no sólo hoy, sino desde siempre en el país", aseguró el ministro Alexandre de Moraes en una entrevista con el canal Globo, transmitida el viernes de noche.

Al menos tres ministros del gobierno interino de Michel Temer, que asumió el jueves después de que Rousseff fue separada del cargo para enfrentar un juicio político, son investigados por el escándalo Petrobras, el mayor caso de corrupción de la historia de Brasil.
Entre ellos destaca Romero Jucá, ministro de Planificación y presidente del partido de Temer, el centrista PMDB."La ley debe ser aplicada igual para todos, sin nombre, sin filiación y sin partido. La ley es para todos", subrayó.

El ministro aseguró que dará "apoyo total" a la operación policial Lava Jato, que investiga este caso que le costó a la estatal más de US$ 2.000 millones en pérdidas y que ha manchado a buena parte de la élite del poder en Brasilia.

"En la práctica es dejar (la operación) como viene ocurriendo, que la Policía Federal trabaje como viene trabajando, que el Ministerio Público continúe trabajando en conjunto con la Policía Federal", indicó el responsable, que ofreció "mas recursos si hubiera necesidad" para "acelerar las investigaciones" y "revelar todas las ramificaciones de la Lava Jato".

De Moraes fue juramentado el jueves. Antes fue secretario de Seguridad en el estado de San Pablo y responsable de una policía acusada de constantes abusos a los derechos humanos, con escuadrones de la muerte para enfrentar pandillas criminales.

Primer conflicto externo
El presidente interino de Brasil, Michel Temer, enfrenta desde ayer su primer problema en el frente externo, tras la decisión de Venezuela de llamar a Caracas a su embajador en Brasilia por lo que califica de "golpe" contra la mandataria suspendida, Dilma Rousseff. En un discurso en cadena de radio y televisión, Maduro afirmó que la suspensión de Rousseff, que calificó abiertamente de "golpe", es una "canallada contra ella, contra su honor, contra la democracia, contra el pueblo brasileño".

El conflicto en ciernes entre Maduro y Temer puede vaticinar tormentas en el mapa regional, sobre todo porque Venezuela ostenta desde el pasado abril la presidencia temporal de la Unasur y en julio asumirá la misma responsabilidad en el Mercosur.
De ese modo, Venezuela presidirá ambos bloques sudamericanos en el segundo semestre, en medio de su propio conflicto interno y de los intentos de la oposición por celebrar un referendo para revocar el mandato de Maduro.

Fuentes diplomáticas consultadas por Efe en Brasilia dijeron que, aunque lo intenten, Venezuela, Bolivia y Ecuador no podrían ir más allá de conflictos particulares con el gobierno de Temer, pues no habría consenso para trasladarlos al escenario regional.
En el Mercosur, Uruguay ha manifestado sus dudas sobre el proceso contra Rousseff, aunque sin calificarlo de "golpe" como Venezuela, mientras que Argentina y Paraguay han sido cautelosos.La canciller argentina, Susana Malcorra, expresó su "dolor" y "preocupación" por el trance que vive Brasil, pero consideró que el proceso cumple "las pautas establecidas dentro de la legalidad", aunque "muchos" dudan de su "legitimidad". (EFE Y AFP)

Populares de la sección