Brenta: "Nunca se llegó en el FA a este nivel de calificativos"

El director municipal dijo que se está instalando en la gente la idea de que no habrá cuarto gobierno del FA
El director de Gestión Humana y Recursos Materiales de la Intendencia de Montevideo, Eduardo Brenta, negocia por estas horas con el sindicato municipal para lograr firmar un convenio que contemple a ambas partes. Crítico con la situación interna del Frente Amplio, advierte que existe en la población la sensación de que no habrá un cuarto gobierno frenteamplista. Este es un extracto de la entrevista que mantuvo con Leandro Gómez en El Observador TV.

Da la sensación de que la IMM ha ido cediendo terrenos en su relación con el sindicato.

Ha habido una política de tratar de buscar acuerdos. Hay una etapa clara en los primeros 15 años, en los que el FA en la IMM hizo mucha cosa, como transparentar los ingresos en la función publica, que no existía. Estas transformaciones son cambios culturales. En algunos períodos se fue quizá demasiado condescendiente. El Frente cometió un error en la firma del convenio de 2002, y fue una discusión que muestra que una fuerza política puede avanzar. En ese momento se resolvió que el convenio no tuviera una cláusula de salvaguarda. Hoy eso no existe. Hemos aprendido que es una necesidad para todos, también para el trabajador.

¿Qué falta para firmar el convenio?

Hay clima de diálogo, hemos tenido tensiones y quizá tengamos más, pero hay de parte del sindicato un cambio de actitud. En la última reunión les entregamos el proyecto presupuestal para que hagan sus propuestas. Desde el conflicto de 2002 hasta 2012 no hubo convenio, por lo que falta la cultura de la negociación, donde las partes se van corriendo y hay un acuerdo final. Acá hay una lógica donde la administración se viene corriendo, Adeom un poco, pero falta esa cultura.

¿La decisión de recortar horas extras está generando resistencias? ¿Se transformaron en un derecho adquirido?
No, pero hay gente que por la vía de los hechos lo cuenta como parte de su salario y estamos tratando de hacer una reducción gradual y racional. Nos va a llevar tiempo, vamos a vivir tensiones, pero hemos dado un pasito en lo que tiene que ver con la confianza. Hay instalada una gran desconfianza del sindicato respecto a la administración.

¿Cómo ve al Frente Amplio? ¿Está en crisis?

Muy complicado. Lo calificaría como una de las situaciones más complejas que hemos vivido desde la vuelta de la democracia. La salida de Mónica Xavier generó una situación compleja, es la expresión de una dificultad. El Frente ha perdido escenario y no logra articular al gobierno, la bancada y la fuerza política. La Vertiente Artiguista es partidaria de promover una candidatura única y es el momento de encontrar una figura de consenso.

Está más expresada que nunca la división entre dos visiones.

Esas dos visiones tienen mucho punto de contacto. No son antagónicas. Lo que me preocupa más es el clima de los últimos tiempos donde hay un fenómeno de pérdida de fraternidad y diálogo en términos de los cuales es difícil volver. Hay que erradicar esto.

¿Qué explicación hay?

No sé. Creo que algunos pasos que se han dado se han visto como reproches a decisiones anteriores. Hay estilos de conducción distintos, no estoy juzgando, sino viendo la realidad. Sumado a la complejidad de la coyuntura económica, se ha exacerbado una situación donde las acusaciones van y vienen. En los dos primeros períodos hubo discusiones intensas como la de la asignación presupuestal de la educación y nunca se llegó a este nivel de calificativos. Esto genera una sensación de desánimo e instalación de la idea de que no habrá un cuarto gobierno del Frente Amplio. Se está comenzando a instalar esa idea en la gente. Yo estoy convencido de que va a haber.

¿La unidad del FA es a prueba de balas o puede romperse?

Esa unidad ya se rompió una vez. En su momento fue un hecho político muy fuerte la salida del PDC y la 99. La unidad del Frente Amplio no es un discurso, es el resultado de una historia. Creo que va a ir bajando la tensión en la interna, y creo que los principales liderazgos del Frente son conscientes de que hay una línea que no se puede traspasar, que es poner en riesgo el proyecto.


Populares de la sección