BROU difiere con el Central y cree necesaria regulación para fintech

Según Polgar, todos los intermediarios deben ser "medidos con la misma vara"

Las fintech, empresas tecnológicas que compiten con los bancos en segmentos específicos, se presentan como un dilema para los reguladores del mundo. Conforme empiezan a aparecer empresas que buscan sustituir a las instituciones tradicionales en actividades vinculadas con la intermediación financiera, se instala el debate sobre la necesidad de una regulación específica.

En ese sentido, dentro del propio gobierno no es clara la posición. Dos referentes del oficialismo como Mario Bergara –presidente del Banco Central (BCU)– y Jorge Polgar –presidente del Banco República– manifestaron públicamente sus diferencias sobre la necesidad de adecuar la normativa a estos nuevos competidores.

"Como estudioso de regulación bancaria y de bancos pienso que sí, que hay razones múltiples, más allá de la intermediación, para regularlo (al mercado de las fintech)", dijo Polgar ayer en entrevista con el programa Quién es quién de Diamante FM y TNU.

"Es muy importante que quienes nos dedicamos a lo mismo seamos medidos con la misma vara", argumentó; y dijo que "alcanza con ver el mundo, la formación de burbujas, el ahorro público, la defensa del consumidor".

De todas maneras, enfatizó que el BROU está en condiciones de competir con estos nuevos retadores en el mercado financiero. "Si se trata de rapidez, nosotros tenemos la misma rapidez para dárselo. Si hay un tema de costos, por ahora el BROU tiene los productos más competitivos", argumentó.

Contrapunto

El titular del BCU –responsable, entre otros cometidos, de la regulación del sector financiero– no piensa lo mismo que Polgar. A fines de octubre, en el mismo programa, Bergara dijo que en el caso de las fintech "no está muy claro cuál es el objeto a cuidar con la regulación".

A diferencia de la actividad bancaria, donde el Estado vela por proteger al depositante y transmitirle confianza, no es tan sencillo determinar el interés de quién se debe defender con un marco que regule las fintech, sostuvo el jerarca.

"Si usted decidió prestarme a mí a través de internet y yo no pago, el problema es nuestro y el Estado no tiene por qué protegerlo", sostuvo. Bergara dijo comprender la "preocupación" con la que los bancos y los agentes financieros en general ven a las fintech –porque las nuevas tecnologías "desafían la forma de hacer negocios tradicionales"–, pero que "en la historia, los bancos tuvieron enormes capacidades de adaptación a los cambios históricos".

"Hay que ver qué cosas sustituye (el universo de las fintech) y qué cosas no. Hay financiamientos que requieren otra información. Usted no va a prestarle a cualquiera que se cruza en internet ni va a prestar montos muy grandes", explicó.

Para Bergara, es necesario estudiar con cautela las nuevas condiciones del mercado y la naturaleza de estos agentes para luego resolver si el BCU cuenta con las herramientas necesarias de regulación o requiere readecuar sus normas.

"Hay que entender el panorama, qué significan (las fintech) y ver cuál es el objeto a proteger por la regulación" antes de pensar en un cambio, remarcó.

Adiós al cheque
Para Jorge Polgar, un problema en Uruguay es que el cheque está "sobredimensionado", un instrumento que es "muy costoso" para los bancos. Dijo que el BROU avanza, con otros bancos, en proponer el marco que instrumente "transferencias electrónicas diferidas", que sustituyan al cheque.