Buscan consenso por presidencia del Mercosur

Uruguay quiere pasar la presidencia a Venezuela y el bloque regional negociará hasta el jueves para decidirlo
Por Martín Natalevich y Leonardo Luzzi

Luego de tres horas de reunión y un almuerzo de cancilleres y representantes de países del Mercosur en el Palacio Santos, el acuerdo no llegó para que Uruguay traspase la presidencia del bloque a Venezuela, como lo pretende la administración de Tabaré Vázquez. Incluso ayer, Uruguay comunicó esa posición a la canciller de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez.

De todos modos, formalmente se abrió hasta el jueves o incluso por unos días más, un espacio de consulta con los presidentes de los países socios y luego se verá qué camino se sigue.
La presidencia semestral corresponde ser asumida por Venezuela. Sin embargo "todos los caminos están abiertos", comentó a El Observador una fuente diplomática. De no asumir Venezuela, quien sigue en el orden alfabético es Argentina.

En el planteo de traspasar la presidencia en fecha y a Venezuela, Uruguay quedó enfrentado a Brasil y Paraguay, que no quieren a ese país al frente del bloque regional y menos en momentos en que hay que conducir la negociación hacia un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea. Argentina, que también había planteado reparos, está en una posición "de cooperar" dijo el vicecanciller, Carlos Foradori.

Antes de las objeciones presentadas por esos países estaba acordado que si Venezuela asume la titularidad del Mercosur, la coordinación con Europa la mantendrá Uruguay, hasta hoy presidente del Mercosur, y bajo cuyo mandato, luego de años de negociación, se intercambiaron las ofertas para desgravar el comercio.

Ayer, a pesar de los desencuentros visibles, los participantes hablaron de la posibilidad de encontrar soluciones. "Vi en esta reunión un ánimo de colaboración para solucionar lo de la presidencia de Venezuela", dijo a los medios el ministro Rodolfo Nin Novoa. Si bien marcó diferencias con el modelo de Maduro, recordó que hace seis meses hubo elecciones en Venezuela donde se reconoció el resultado y la victoria de la oposición. También dejó en claro que los países "mantienen cada uno sus posiciones", por lo que aún no hay acuerdo para que el país caribeño asuma al frente del Mercosur. La decisión se tomará por "consenso", afirmó.

Para Venezuela una "almagritis" –en referencia al secretario general de la OEA, Luis Almagro, que activó la carta democrática para Venezuela– recorre la región y "la derecha de malos modales" "vulnera los Estados de Derecho", dijo la canciller Delcy Rodríguez.

Dos reuniones

El estado de situación en el Mercosur quedó en evidencia cuando la canciller venezolana no fue recibida por sus colegas de Brasil y Paraguay, que estaban reunidos con Uruguay y Argentina. Sí la recibió el ministro Nin Novoa y el vicecanciller argentino, Carlos Foradori quienes le explicaron cómo estaba la negociación.

Por Brasil estuvo Paulo Estivallet, subsecretario para América del Sur, Central y el Caribe de la cancillería y por Paraguay, el canciller Eladio Loizaga. El ministro dijo que no recibir a su colega venezolana fue para "evitar una innecesaria situación" cuando no se podía alcanzar un acuerdo.

La canciller venezolana apuntó a esos dos representantes (Estivallet y Loizaga) que "se escondieron en el baño para no dar la cara", dijo. También acusó al canciller paraguayo de ser parte del Plan Cóndor, nombre con el que se conoció la coordinación de las dictaduras de la región para la persecusión política. Loizaga fue en años de la dictadura de Alfredo Stroesnner (1954-1989) secretario de la embajada paraguaya en Estados Unidos.

La ministra venezolana dejó el Palacio Santos y anunció que su país asumirá la presidencia del Mercosur en los "próximos días". Nin Novoa aclaró que aún no hay acuerdo para eso, pese a la intención de Uruguay.


Populares de la sección