Buscan cortar con pérdidas en comedores de UTE y ANTEL

Números rojos repercuten en finanzas de la fundación que también gestiona parque de vacaciones
Las autoridades del Parque de Vacaciones para funcionarios de UTE y ANTEL trabajan en una reestructura de los comedores que funcionan en la sedes centrales de los dos entes, con el propósito de mejorar los resultados financieros negativos.

Tanto en el edificio del Palacio de la Luz como en la Torre de ANTEL los comedores están concesionados a la Fundación "Parque de Vacaciones de Funcionarios de UTE y ANTEL", que es la responsable de prestar el servicio.

Los malos resultados económicos, entre otras cosas por la fuerte competencia de panaderías y rotiserías de la zona, hoy repercuten en las finanzas de la fundación encargada de administrar la colonia de vacaciones ubicada en Minas y que funciona sin aportes de los entes.

En ese contexto, las autoridades de la fundación iniciaron un estudio para conocer los hábitos alimenticios que tienen los funcionarios de UTE y ANTEL en horas de descanso y adaptar el servicio a sus necesidades.

En diálogo con El Observador, la directora de UTE y presidenta de la fundación administradora, Cristina Arca, explicó que el cambio en la composición etaria de las plantillas de ambas empresas asociado al ingreso de personal joven de entre 18 y 30 años es un punto clave hasta ahora poco considerado por los comedores.

"Entró mucha gente joven. Tal vez a nosotros los más grandes nos gustaba antes comer algo muy sano y la gente joven capaz que se inclina más por chivito, papa fritas y milanesas", dijo Arca.

También hay una competencia fuerte de pequeñas empresas y panaderías que tienen una oferta interesante", añadió.

Los trabajadores de UTE y ANTEL tienen la opción de utilizar su hora de descanso para almorzar dentro de la empresa si les resulta atractiva la oferta o salir a comprar afuera. Según Arca, en el caso de UTE el pico de funcionarios que recurre a los comedores es de alrededor de 500, la tercera parte de la plantilla.
.
"Estamos haciendo un estudio profundo sobre el tema en donde vamos a incluir algunas encuestas sobre los gustos y solicitudes posibles de los clientes porque hasta ahora estábamos trabajando muy sistematizadamente y podía llegar a suceder que algunas veces ofreciéramos productos que no son tan requeridos", apuntó Arca.

"Es una situación compleja porque hay bastante competencia. No nos estaban dando bien las cifras. Estamos repensando el negocio para enfocarnos a productos más dirigidos y sin tanta amplitud que resulta muy costoso para la demanda que tenían", dijo Arca, que evitó dar detalles de las pérdidas.

A modo de ejemplo mencionó que en oportunidades se ofrecían hasta tres variedades diarias de platos que incluían carne, como milanesas, churrascos y estofado.

"Con la gente joven ya nos dimos cuenta que la hamburguesa y la milanesa son los productos que marchan. Capaz que estábamos un poco desactualizados", señaló la jerarca.

La fundación se sustenta básicamente con los ingresos provenientes del complejo turístico y ya no recibe recursos económicos de ANTEL y UTE como sí pasaba hace años.

Sí cuenta con beneficios en las tarifas de electricidad y comunicaciones. "Tenemos que ser autosustentables. El ajuste es más complejo por eso. Antes teníamos más apoyo de las empresas", afirmó Arca.

Si bien la plantilla del parque de vacaciones cuenta todavía con funcionarios de UTE, hoy los trabajadores que ingresan deben ser contratados por la fundación y sus salarios pagados con ingresos provenientes de los servicios de alojamiento y gastronomía.

La colonia de vacaciones tiene su origen en 1945 y la mayoría de los bienes son propiedad de UTE pero cedidos en comodato a la fundación.

"Siempre da mejor la hotelería que los comedores, pero tienen que marchar bien porque si un día funcionan mal se los pueden dar a otro. No es obligación tenernos como proveedores del servicio", sostuvo Arca.

Las colonias de vacaciones

El parque de vacaciones está ubicado en el kilometro 347 de la ruta 12 próximo a la ciudad de Minas en el departamento de Lavalleja.

Sus orígenes datan de 1945 y fue idea de Santiago Mauri, por entonces presidente de UTE.

El complejo ofrece una variada gama de servicios entre los que se incluye alojamiento, restaurante, piscina, sala de juegos, spa, piscinas climatizadas y solárium.

También cuenta con instalaciones para congresos y eventos, además de una reserva forestal, vivero y mini tambo. El complejo está abierto a todo público.



Populares de la sección