Buscan detener el Brexit por la vía judicial

Ciudadanos presentaron un recurso para que la última palabra la tenga el Parlamento, que en su mayoría está conformado por pro Europeos.
La justicia británica examinará a partir de este jueves una demanda para que el Parlamento, mayoritariamente proeuropeo, tenga la última palabra sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), al contrario de lo que quiere el gobierno de Theresa May.

Los más altos jueces de Inglaterra escucharán los alegatos de varios demandantes, entre ellos un gestor de fondos de inversiones, un peluquero y un británico que vive en Francia a los que se sumaron otros ciudadanos.

May rechaza que el Parlamento se pronuncie y calificó la demanda como un intento de "subvertir" el resultado del referéndum del 23 de junio, en el que 52% de los votantes se pronunciaron a favor de la salida de la UE.

Pero los demandantes aseguran que el referéndum fue sólo "consultivo", que su desenlance tiene que ser validado por los diputados, y que sólo el Parlamento tiene la potestad de despojar a los británicos de sus derechos como ciudadanos europeos.

"El Parlamento nos llevó a la Unión Europea y sólo el Parlamento puede sacarnos de ella", argumentó el abogado John Halford, del bufete Bindmans, uno de los defensores de la demanda.

En las últimas horas, May se mostró abierta a que el Parlamento pueda examinar su estrategia de salida de la UE, sin dar muchos detalles del escrutinio que está dispuesta a tolerar, pero en cualquier caso sin poder revertir el resultado del referéndum del 23 de junio.
La mayoría de los diputados hizo campaña a favor de la Unión Europea, y aunque muchos aceptan ya el resultado del referéndum, debatir todos los puntos del plan del gobierno para salir de la UE podría demorar todo el proceso.

May anunció que quiere invocar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa -la puerta de salida formal de la UE- en marzo de 2017 como muy tarde.

El gobierno argumenta que su derecho a conducir el Brexit como quiera es una "prerrogativa real", un tipo de privilegio ejecutivo que se usa en política exterior.

'Matar' el Brexit a base de retrasarlo

Tras tres días de audiencias -jueves, lunes y martes-, los tres jueces a cargo del caso se retirarán a deliberar y darán su veredicto en unas pocas semanas. Dado el nivel de los magistrados a cargo del caso, cualquier apelación iría directamente a la Corte Suprema.

Jo Hunt, profesora de derecho de la Universidad galesa de Cardiff, estimó que, aunque el poder de invocar el Artículo 50 encaja "probablemente" en las prerrogativas reales, "existen argumentos poderosos" en contra.

En las primeras semanas tras el referéndum, se especuló mucho con las posibilidades legales de frenar el resultado.

Aunque ahora se cree que es improbable, May ve el desafío en los tribunales como una tentativa de detener la salida de la UE.

"Esta gente que argumenta que el Artículo 50 sólo puede invocarse con el acuerdo de las dos cámaras del Parlamento, no están defendiendo la democracia, tratan de subvertirla", explicó.

"No tratan de que el Brexit salga bien, tratan de matarlo a base de retrasarlo. Están insultando la inteligencia del pueblo británico".

La demanda fue planteada inicialmente por un peluquero del Reino Unido Deir Dos Santos, cuya nacionalidad, británica o no, no ha sido revelada, y Gina Miller, cofundadora del fondo de inversiones SCM Direct, a los que se sumaron un grupo de "ciudadanos ordinarios".

Fuente: AFP

Populares de la sección