Buscando al nuevo rey infantil

Qué sorprende, qué no y qué es directamente olvidable dentro de las películas para niños en cartel
Sin importar que no estamos todavía en vacaciones de julio -la época más propicia para el cine familiar o infantil- una verdadera catarata de ofertas se ha producido y todavía está en cartel en materia de este tipo de cine (sin contar con los próximos estrenos, que sólo van a engrosarla). Durante años, Pixar ha sido el Rey indiscutido pero ante sus claros signos de agotamiento -por cada Intensamente propone tres Un gran dinosaurio- los demás estudios han duplicado la apuesta tratando de colarse en la de repente abierta carrera por uno de los tronos más preciados de la industria cinematográfica: el infantil. Aquí, damos un repaso a los títulos actuales.

Alvin y las Ardillas: Aventura sobre ruedas

Alvin y las Ardillas trailer

Cuarta entrega de la nueva saga protagonizada por estos personajes (originalmente una banda virtual
creada por el ganador de 5 Grammys Ross Bagdasarian en 1958) y la clara demostración de que tienen su sólido número de fans. Es una de las franquicias exitosas de la FOX pero de ella se habla poco, quizá porque su público se concentra específicamente en niños y no tiene ninguna pata anclada para el mundo adulto (aunque aparezca el director de cine de culto John Waters en está última entrega, algo que no es demasiado infantil que digamos). Como fuere, Alvin y sus chillones acompañantes no parecen competir por el podio, pero lo cierto es que cuatro entregas -y esta en particular ya ha recaudado 192 millones de dólares en el mundo, con un costo de 90 millones- seguramente hace a sus productores reírse de la falta de consideración o de los numerosos "Razzies" que ha recogido en su periplo.

Un gran dinosaurio

Un gran dinosaurio trailer

Con esta película, Pixar entra en un curioso mundo de ucronía, al partir de la base de que el meteorito que exteminó a los dinosaurios le falla a la Tierra. Algunos millones de años más tarde, los dinosaurios han evolucionado (porqué algunos sí y otros no, no se desarrollan nunca, pero bueno) y se han "especializado" (por decir algo) los herbívoros en granjeros y los carnívoros en ganaderos. Pero todo este escenario en verdad es mero adorno, ya que pronto comienza la historia particular que aquí nos ocupa y que es la de Arlo, un apatosauro flacuchón y miedoso que crece en una familia bastante más capaz que él y que no tardará en vivir una aventura a partir de una amistad con un niño humano (que sin embargo se comporta bastante como un perro) y de paso crecer y aprender a superarse a sí mismo. O sea, la historia Disney por antonomasía: Dumbo, Bambi o El Rey León. El saldo, digámoslo ya, es positivo. Una animación extraordinaria (no sólo el diseño de Arlo es ejemplar sino que también otros detalles como el río y la lluvia también) y un relato clásico pero tan emotivo como emocionante que termina por comprar a los escépticos. Cierto es que no cuenta nada nuevo y que habría que prohibirle a Disney por espacio de unos 20 años que sus personajes sean huérfanos, amén de que claramente fue la confirmación de que Pixar perdía su hegemonía de éxito, pero está lejos de caer en sus puntos más flojos tampoco, como por ejemplo Cars 2.

Una familia espacial

Una familia espacial

Los Goldwing son una familia de astronautas que nunca han logrado viajar al espacio. Eso hace que la relación entre Frank (abuelo) y Scott (padre) prácticamente no exista, algo que Mike (nieto) está porfiado en cambiar. A la oportunidad la pintan calva cuando, por razones que no vienen a esta historia, (esencialmente un villanísimo escapado de una de James Bond) se reactivan viejos programas espaciales y Frank vuelve a servicio activo junto a Scott y Mike (y a sus dos amigos, Amy y Marty).

Sorprende encontrar una producción española detrás de un filme tan hollywoodense (en el peor sentido de la palabra). A pesar de algún chiste bien puesto o alguna secuencia emocionante, todo se siente de manual, orquestado en función de un listado de todo lo que se supone que tiene que estar en una película animada "familiar". Sin alma, digamos. Entendiendo que está pensada para niños y que los niños están lejos de ser así de quisquillosos, es inevitable decir que el nivel acá es, como mucho, mediocre. Y encima de todo, para una producción española terminar rememorando los aspectos más estadounidensemente patrioteros del cine estilo Día de la Independencia evidentemente tampoco le sienta bien.

Zootopia

Zootopia trailer

En un universo donde no existen los seres humanos los animales han evolucionado hasta lograr convivir en paz entre carnívoros y herbívoros, depredadores y presas. La capital de este universo es Zootopia y para Judy Hopps –la coneja protagonista– el paradigma de la convivencia y lugar donde todos podemos ser aquellos que soñamos ser. Pues esta coneja quiere ser la primera coneja policía y una nueva política de inclusión (muy acorde a los tiempos que corren en nuestro universo, el real) le permite serlo. El problema es que Zootopia está lejos de ser la utopía que Judy esperaba. De todos modos, la chance de probarse y probarle a todos su valía llega de la mano de una investigación para la que recibirá la reticente ayuda de Nick, un zorro. Sobre la superficie es una historia muy bien narrada -y vertiginosa- pero poco original. Judy y Nick serán la clásica pareja despareja -estilo buddy movie- que a desgano terminarán admitiendo que juntos son más que por separado. Lo que sí es verdaderamente una maravilla es el universo que crea la película, con ese lugar donde conviven todos los climas (tundra, desierto, jungla) y todos los animales posibles. Es tan rico este que da la impresión de que la película apenas si rasca su superficie. Sin dudas que ya se volverá a él en la segura secuela. Lo que sí no deja dudas es que Zootopia es la confirmación de que Disney puede prescindir de sus propios Pixar para apostar fuerte a ser el más importante candidato –como lo han sido históricamente en este tipo de canchas– a Rey del cine infantil.

Populares de la sección

Acerca del autor

Rodolfo Santullo