Cabañeros importaron ocho borregos desde Nueva Zelanda

Son cuatro Corriedale, dos Hampshire Down y dos Border Leicester
Un grupo de cabañeros uruguayos concretó la importación de ocho borregos de Nueva Zelanda. Se trata de cuatro reproductores de la raza Corriedale, dos Hampshire Down y dos Border Leicester. Los animales llegaron al país hace más de 20 días, pero estaban en período de cuarentena y ayer se presentaron de forma oficial en la Rural del Prado.

El negocio se concretó en noviembre, cuando los hermanos Sáenz, de la cabaña Monzón Chico, viajaron a participar como jurados en una importante exposición de la raza Corriedale. Los acompaño el titular de cabaña La Estela, Jorge Rodríguez Britos, quien se dedica a la crianza de Corriedale y de Hampshire Down.

La importación de los cuatro Corriedale fue realizada en conjunto por las cabañas Rancho Blanco; Monzón Chico; Piedra Mora; Santa Luisa; Granja Roland; y La Estela. Y serán enviados a Granja Roland para la extracción y posterior venta de semen.

Santiago Sáenz comentó a El Observador Agropecuario que todas las cabañas que quieran acceder a esta genética tendrán la oportunidad de hacerlo, y se mostró esperanzado en que aportarán lana de calidad y buenas estructuras. Señaló que el Corriedale uruguayo es muy bueno, pero a su criterio algo por mejorar son las estructuras, que se vieron algo afectadas por el afinamiento.

Por su parte, Jorge Rodríguez Britos comentó que cada uno de los borregos se trajo con un objetivo diferente a Uruguay. Luego, al ver su producción, se verá si fue una decisión acertada, dijo.

Agregó que en genética también hay que tener suerte para que los animales produzcan bien, pero destacó que "los reproductores llegaron en muy buenas condiciones y estoy muy conforme porque se sigue apostando al ovino. Una importación de este tipo no se hace porque sí, se hace como una inversión para complementar los buenos animales de la raza que ya hay en Uruguay", señaló.

Detalló que se trata de reproductores con lanas muy comercializables, con carcasas muy buenas y que aportarán mucho.

Sobre los Hampshire Down agregó que son animales muy completos. Uno fue el Gran Campeón de la exposición y el otro el Reservado. "No los trajimos porque hayan obtenido los principales premios, sino porque los consideramos buenos desde el momento que los vimos, que fue antes de la jura", sostuvo.

Juan Martín Olivera, de cabaña Santa Teresita del Ceibal, de La Alegría, Durazno; Rafael Castiglioni, de cabaña Cañadón de La Palma, de Lavalleja; y Federico Larrosa, de cabaña San Carlos, de Tacuarembó, fueron quienes importaron los dos reproductores Border Leicester.

Los criadores recuperaron un plantel que le pertenecía a José Miguel Otegui, que estaba en Tacuarembó, y ahora el objetivo es formar tres planteles en tres zonas distintas del país, para producir carneros que sirvan para cruzar con razas tradicionales uruguayas, aportando sus características maternales y carniceras.

Border Leicester es una raza maternal, de pezuña negra, de cara destapada, que da una lana de mecha larga y pesada, detalló Castiglioni al ser consultado por El Observador Agropecuario.

Olivera valoró su rusticidad, su carácter maternal, que son muy melliceras y trilliceras, y muy rústicas para las enfermedades podales. Agregó que al ser de cara destapada es de fácil manejo, porque ve bien. "Es algo importante cuando el personal es escaso. Son animales muy grandes, que dan mucho volumen de lana y de carne. Será útil para aumentar la producción ovina, porque la gente ha salido del rubro por problemas como la escasez de mano de obra y el abigeato", sostuvo.

Castiglioni agregó que las ovejas defienden mucho a los corderos en la parición y tienen buenas ubres, por lo tanto serán útiles para aumentar las señaladas.

Populares de la sección