Caen sospechosos de cuatro crímenes narco

Hubo tiroteo entre delincuentes y policías
La Policía detuvo ayer a 13 personas presuntamente implicadas en los crímenes de un hombre y un bebé de 15 meses a fines de enero en Casabó, Montevideo, y en el del matrimonio paraguayo en Solymar, Canelones, ocurrido hace 15 días, informó el Ministerio del Interior en un comunicado de prensa.

Algunos de los sospechosos de haber cometido los cuatro crímenes y haber generado una quinta muerte declararon ayer ante la jueza penal María Helena Mainard, que dispuso la libertad de cinco de ellos, mientras que los restantes ocho continúan detenidos y declararán hoy, informó la magistrada a El Observador.

Uno de los detenidos es "Manolo", que fue procesado el 24 de octubre de 2014 por tenencia de estupefacientes y es señalado por la Policía como uno de los principales narcotraficantes de la zona de Casabó y el Cerro, donde la lucha entre las bandas rivales ha cobrado decenas de vidas. Los investigadores consideran que "Manolo" lidera a un grupo de sicarios que cobran las deudas a tiros. El narcotraficante había recuperado la libertad a fines del año pasado.

Durante el operativo de detención, realizado en forma conjunta por funcionarios policiales de Montevideo y Canelones, hubo un enfrentamiento con delincuentes. Uno de los detenidos resistió el arresto con un revólver calibre 38, que gatilló varias veces sin éxito y resultó herido. La Policía realizó 21 allanamientos en las últimas horas en Casabó y en Pinamar, Canelones, donde se incautó marihuana, pasta base y dos armas. Los allanamientos se focalizaron en encontrar a los homicidas del hombre y el niño en Casabó, pero la Policía está convencida de que se trata de la misma banda que mató a la pareja de paraguayos.

Policía Científica determinó que el crimen de la pareja de paraguayos y el del hombre y el bebé en Casabó están vinculados porque las pericias revelaron que los delincuentes utilizaron la misma arma.
Fuentes del Ministerio del Interior dijeron a El Observador que los detenidos son "pesados" y que varios tienen antecedentes penales. Las fuentes aseguraron que para la Policía hay pruebas que los vinculan con los crímenes de Solymar y Casabó, pero en cualquier caso también deberían ser imputados por tenencia de drogas y armas.

El vehículo en el que se trasladaba la pareja de paraguayos por la avenida Giannattasio fue alcanzado por un auto, desde donde acribillaron a las víctimas. El hombre recibió 14 disparos, seis de ellos en la cabeza, y la mujer dos. La camioneta en la viajaban continuó su marcha por un kilómetro hasta que la mujer, que había tomado el volante, se desvaneció. El vehículo atropelló en ese momento a una adolescente de 16 años que caminaba por la avenida junto a su novio, y murió. l

Populares de la sección