Caída de casi el 10% en tarifas sugeridas para labores agrícolas

Indicieron sobre todo el valor del dólar y un descenso del precio en la maquinaria nueva
La Cámara Uruguaya de Servicios Agropecuarios (CUSA), institución que nuclea a los contratistas que ofrecen maquinaria para los trabajos en las chacras, aplicó una reducción en el precio sugerido para las diversas labores, caída que en promedio se sitúa entre 9% y 9,5%.

Esta decisión se adoptó ayer en el plenario en las instalaciones del Club de los Abuelos, en Ecilda Paullier, San José, con la presencia de más de 50 empresarios.

Luis Graña, presidente de CUSA, precisó a El Observador que para las labores forrajeras se mantienen las tarifas sugeridas en el plenario anterior, realizado hace seis meses en Tacuarembó.
Para la caída en las tarifas de las labores agrícolas, que es la segunda y se suma a la de agosto, que osciló en un 4%, se tuvieron en cuenta cuatro factores.

Por un lado, el valor del dólar, que desde agosto a febrero en promedio se incrementó 12,29%.

Otro factor es el descenso en el precio de la maquinaria nueva, que según la información recabada por CUSA con los distintos importadores en líneas generales ha descendido en el orden del 9%, también en el período señalado.

En el caso del gasoil, por un lado hubo una baja en el precio que en pesos no fue muy relevante, pero si se tiene en cuenta el incremento del valor del dólar constituye otro factor trascendente.

Finalmente, el costo de la mano de obra no se ajustó pues en el marco del consejo de salarios ello ocurre en julio, pero técnicamente es un renglón que corrigió bastante a la baja dada la diferencia en el valor del dólar.

Un detalle significativo es que en el caso de las labores de cosecha de soja, comparando las tarifas ahora sugeridas y las que se sugirieron hace un año –de cara a la cosecha de 2014/2015–, la caída en el precio es de un 13%.

El precio del servicio de cosecha de soja cayó 13% en relación a lo sugerido hace un año.

Desde CUSA se entiende estos precios sugeridos, si bien no son una imposición, responden a las condiciones reales del mercado y se debería hacer el máximo esfuerzo por aplicarlos. En caso que para concretar trabajos haya que aplicar algún recorte adicional, se entiende que no debería exceder lo que se aplicó en la zafra pasada, que cuando ocurrió rondó el 10%.

Graña destacó que el ánimo en los contratistas no es el mejor, porque la caída en los precios de los granos y, en consecuencia, de las áreas cultivadas, sobre todo en la zafra de invierno pero también en la de verano, impactó en una notoria caída en la demanda de servicios. "Vamos a seguir tratando de subsistir, hay una disminución de área muy importante y eso lleva a que haya una sobre oferta de equipos", comentó.

Añadió que con 300 mil has menos de área sembrada, a un promedio de 800 has que trabaja cada cosechadora establece que "hay 400 cosechadoras sin trabajo, que en realidad no son 400 que no trabajan, por tal vez salen a hacer algo, pero eso que hacen es área que no la hacen otras".

Hoy el contratista, que hizo en su momento inversiones muy importantes, no está usando su tecnología todo lo que debe para amortizarla, no tiene rentabilidad y no puede volver a invertir: "el parque de maquinaria que se instaló hace uno o dos años es muy bueno y actualizado, pero no se está pudiendo recambiar eso, ni mejorar, tampoco reparar mucho", comentó. El nivel es óptimo, pero dentro de uno o dos años si la situación no cambia ya no. "Es indispensable que el contratista pueda trabajar y cobrar", agregó.

Ya hay casos de contratistas que han bajado las cortinas, lo que sucedió sobre todo con inversores que no eran del sector, aunque la mayoría son integrantes de familias vinculadas al campo y como alternativa, aunque no está sencillo todavía acceder a campos por los costos que no han bajado lo necesario, están ellos mismos haciendo algo de agricultura.

Graña remarcó que al igual que el resto de los actores del agro, "el contratista es muy sacrificado, aguanta en las bravas, es optimista y no quiere aflojar. Vamos a seguir trabajando, nos vamos a mover, por ejemplo vamos a estar en la próxima Expoactiva Nacional como todos los años", agregó.

CUSA, con sede en Mercedes, Soriano, cuenta con 250 socios, responsables del 80% de las labores agrícolas en la chacra nacional. Su próximo plenario se realizará en Trinidad, Flores, el sábado 6 de agosto.

Los precios


Algunos ejemplos de los precios sugeridos (por ha) son: cosecha de soja US$ 59,35 y 13 litros de gasoil; cosecha de maíz hasta cinco toneladas US$ 67,75 más 15 litros de gasoil; cosecha de sorgo seco US$ 59,65 más 13 litros de gasoil; cosecha de sorgo húmedo US$ 69,91 más 15 litros de gasoil; y pulverización hasta 100 litros US$ 6,92 más un litro de gasoil.

Son precios al contado, sin IVA y corresponden a campos aptos para las distintas labores.
La lista completa de los precios se publica en www.cusa.org.uy.



Acerca del autor