Caída de precios alimenta polémica sobre el dressing

La faena de vacunos siguió siendo alta, con el ingreso de ganados de corrales de engorde
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

El precio del ganado gordo siguió presionado a la baja en esta semana con un elemento de contexto interesante agregado por la intención del gobierno de poner un tope al dressing o limpieza de la res que realiza la industria.

De concretarse la medida sería un cambio importante y podría marcar un episodio significativo en una relación entre industria y productores que nunca ha sido fácil pero que se vuelve más difícil en un momento de baja de precios y de descenso también del dólar.

A los precios que propone la industria se concretan pocos negocios. Los productores suelen optar por esperar una recuperación de valores, dadas las buenas condiciones forrajeras. Las buenas condiciones climáticas y mejor disponibilidad de pasto dan margen a los productores pero también pueden generar un empuje de oferta en la segunda quincena de setiembre.

Para el novillo gordo se ofrece US$ 3,05 hasta US$ 3,08, y excepcionalmente US$ 3,10 como valor de punta. En el caso de la vaca gorda el precio ofrecido es US$ 2,80. Para vaquillonas, US$ 2,98.

Hay poca oferta de ganado de campo, pero crece la oferta de ganados de praderas y verdeos. Los negocios se concretan generalmente en caso de que el productor tenga que afrontar obligaciones de corto plazo. "Estamos en una pulseada que dependerá del clima y la oferta forrajera", señaló un operador.

"En el mediano y largo plazo el nivel de faena no es sostenible", estimó. "No hay cifra de stock de ganado en los corrales, pero a medida que se termine, sumado a plantas que cierran y otras que bajan los días de operativa semanal, repercutirá en la faena", agregó.

Las entradas a planta son largas –entre 10 a 12 días– y pocos negocios cerrados.
La baja del gordo influyó en la relación flaco/gordo, que subió 0,8% con respecto a la semana anterior al alcanzar a 1,221.

En el mercado del ganado gordo seguramente incide la salida de los feedlots que parece notarse en la persistencia de niveles altos de faena que no condicen con la escasa operativa que se concreta. Nuevamente la semana pasada superó los 40 mil vacunos y la marca de igual semana del año pasado. Bajó levemente de 44.075 a 43.618 cabezas, pero fue mayor a la del año pasado (42.405).

Por otro lado, la faena de novillos se mantiene especialmente alta, en 23.001 animales frente a 22.997 de la semana anterior –o sea casi idéntica– y 22.250 faenados en igual semana de 2015. Bastante acentuado es el descenso en la faena de vacas, que sumó 19.935 cabezas desde 20.267 de la semana previa pero todavía superior a la de igual semana previa cuando se habían faenado 19.485 cabezas.

Más firme que el ganado gordo se presenta el mercado de reposición. La exportación en pie influye en esa firmeza, incluso con alguna suba del precio de los terneros que afecta el negocio de los invernadores locales. Un consignatario informó que los encierros ante la falta de terneros pesados están buscando vaquillonas, algo que dinamizó las últimas ventas de terneras por pantalla.

La semana próxima será importante porque las lluvias del fin de semana consolidarán el rebrote de las pasturas y posiblemente el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca oficialice la intención de poner un marco a la comercialización que ya ha comunicado a las gremiales. Por otro lado se mirará con especial atención si continúa el ajuste de los precios en vísperas de la Expo Prado.

En contraste, la operativa en ovinos es estable en todos sus términos. Una faena baja pero que va subiendo gradualmente por el avance de las esquilas, y un precio que no se mueve demasiado de los US$ 3,30 a US$ 3,40 el kilo de las últimas semanas. La faena aumentó muy gradualmente de 9.482 cabezas la semana anterior a 9.538. Ahora empezando a ubicarse por encima de los niveles de faena del año pasado, de 8.019.

Mientras en la carne vacuna las miradas son de recelo, en la carne ovina se espera que EEUU dé la gran noticia al acercarse el final de los períodos de comentario respecto al ingreso de la carne con hueso de Uruguay.

Populares de la sección