Calcar y Lactalis encaran ajustes por merma de remisiones de leche

Son dos hechos vinculados a la merma en los envíos de leche a las industrias

La caída en la producción lechera generó efectos negativos en dos industrias. Por un lado, Calcar envío 12 trabajadores al seguro de desempleo y, por otro, Lactalis decidió enviar a la planta de Cardona la producción que recibe en la planta Indulacsa de la ciudad de Salto, que estaba recepcionando un volumen inferior que le impedía operar normalmente.

Fuentes de Calcar explicaron a El Observador que se enviaron trabajadores de la planta de Carmelo, donde produce principalmente quesos y ricota, en función de que en esta época del año merma la actividad de remisiones a planta.

En principio es una medida transitoria durante marzo, abril y mayo, y es rotativa entre su personal. Calcar tiene un total de alrededor de 270 empleados. En la planta de Tarariras, donde se dedica a trabajar las líneas de leches, dulce de leche, postres y yogures, entre otros, no hubo problemas de excedentes de personal.

Se entiende que las perspectivas son buenas para el sector y que la producción se está recuperando, pero que debe terminar de superar las dificultades que se han presentado.
En el caso de Calcar se ha producido un cambio en el mix de productos que elabora y, por lo tanto, se destina menos leche a la elaboración de quesos, que involucra a la planta de Carmelo.

Por otra parte, los productores lecheros de Salto continuarán enviando su producción a Indulacsa pero a la planta de Cardona, también propiedad de la empresa Lactalis, hasta tanto se normalicen los volúmenes mínimos de remisión que se requieren para funcionar, destacó a El Observador el presidente de la Sociedad de Fomento Rural de la Industria Lechera de Salto (Sofrils), Gustabo Alonso. El costo del flete correrá por cuenta de Lactalis, les informó el gerente general de la empresa, Pablo Ascis, lo que tranquilizó a los productores.

Los productores de Sofrils lograron que Lactalis mantenga el precio de la leche entre $ 8,50 y $ 9, que son valores similares al resto de las industrias lecheras. La empresa les financiará además la compra del gasoil necesario con destino a la producción de reservas forrajeras, lo que se descontará en valor leche y en tres cuotas de las remisiones de julio, agosto y setiembre próximo.

La planta requiere una cifra de producción de leche cercana a los 50 mil litros en forma diaria. Sin embargo, los volúmenes que estaba recibiendo en diciembre pasado eran de menos de 15 mil litros diarios, dijo Alonso. No solo bajó la cantidad de producción, sino también los tamberos remitentes de 60 a 31 en tres años, sostuvo.

Sucesivas caídas de producción lechera

La situación creada en las empresas lecheras Calcar y Lactalis (Indulacsa) de Salto, refleja medidas adoptadas a consecuencia de la caída de producción lechera y de las dificultades creadas en el sector en los últimos tres años. Los volúmenes de remisión lechera dejaron de crecer, para iniciar una retracción en ese sentido que se inició tímidamente en 2014 con una merma de 0,2%. Se profundizó luego en 2015, con una caída de 2%, y resultó muy notoria esa retracción el año pasado, al registrar un descenso de 10,1%.


Acerca del autor