Calificadoras tienen una visión más optimista de la economía

R&I mantuvo la nota y no descarta suba si se cumple con baja del déficit

La calificadora japonesa Rating and Investment (R&I) mantuvo ayer la nota de la deuda externa uruguaya en BBB- (grado inversor) y ratificó su perspectiva positiva. Además, dejó abierta la puerta a un aumento de la calificación sujeto a que se consolide el plan de ajuste fiscal que anunció el gobierno para el arranque del próximo año. En la misma línea, para la agencia Fitch Ratings, lo peor para la economía uruguaya parece haber quedado atrás.

En su informe, R&I destacó el crecimiento positivo de la economía uruguaya "en contraste" a sus vecinos, Brasil y Argentina. "En 2016, la situación económica y fiscal de Uruguay se deterioró más de lo que Rating and Investment (R&I) había anticipado. Sin embargo, el gobierno reforzó su compromiso con la consolidación fiscal y, en opinión de R&I, las perspectivas económicas han mejorado, sobre todo a través de la inversión. Con un déficit en cuenta corriente financiado en su mayoría por inversión extranjera directa (IED), la posición externa es pequeña", dice el informe que divulgó la calificadora japonesa. Si bien R&I admite que aún persiste un contexto de incertidumbre externa, "un aumento de la calificación se tornará más probable en la medida que se contemple constancia en la aplicación del plan de consolidación fiscal".

El grueso de las medidas que anunció el Poder Ejecutivo para cumplir con la meta de llevar el rojo de la cuentas públicas a 2,5% del PIB para fines de este período comenzará a regir en enero del próximo año. El paquete de medidas incluye subas del IRPF e IASS, ajustes sobre impuestos que pagan empresas y aplazamientos en aumentos de gasto público para 2018. En los 12 meses a octubre, el déficit fiscal se ubicó en 3,5% del PIB.

"Durante 2016 la economía parece haber crecido apenas modestamente, pero presumiblemente haya tocado fondo. Con un cambio sostenido en la inversión, se espera que el crecimiento real del Producto Interno Bruto (PIB) se recupere en torno al 3%, lo que equivale a la tasa de crecimiento potencial del país", señala el comunicado. La calificadora considera que si bien debe evitarse "una visión optimista, las perspectivas a mediano plazo son alentadoras".

Empuje de la pastera

En diálogo con El Observador el analista de Fitch para Uruguay, Todd Martínez, destacó que a lo largo de la última década el país ha mostrado "más resiliencia" a los vaivenes que experimentan las economías de Brasil y Argentina. "Por eso el anuncio de una tercera planta de celulosa es una buena noticia que podría impulsar una recuperación económica en Uruguay en la ausencia de fuertes vientos de cola de la región", destacó el experto.

Precisamente, R&I rescató la factible inversión de UPM con su segunda planta por unos
US$ 4.000 millones, lo que equivale a más del 7% del PIB de Uruguay. Además, el gobierno invertirá US$ 1.000 millones (casi 2% del PIB) en infraestructura logística para reducir los costos de exportación.

A juicio de R&I, el clima de inversión en Uruguay "es elevado en comparación con otros países de América del Sur, y no es esperable que se modifique materialmente. Las reservas internacionales son amplias, cubriendo alrededor de 14 meses de importaciones de bienes y servicios". Dado el entorno de los mercados internacionales, R&I seguirá monitoreando los flujos de capital. "Aun así, el riesgo que la economía se desestabilice debido a un nivel insuficiente de liquidez externa es bajo", destacó la agencia.

"Según los indicadores económicos que han salido, parece que la economía ha tocado fondo y evitado una recesión. Sin embargo, no anticipamos una recuperación fuerte, ya que los vientos de cola de la región no prometen ser muy fuertes y por un ajuste fiscal que pesará algo en el consumo privado", acotó Martínez de Fitch.


Populares de la sección