Cambio de clima importante con Argentina: "diálogo y buena fe"

La Cancillería uruguaya celebra un diálogo "sin límites ni barreras" con el vecino
Volver al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas después de 50 años ha sido todo un desafío para Uruguay que, no obstante, sorteó con total "éxito", según estima el vicecanciller, José Luis Cancela. En entrevista con El Observador, el jerarca dijo que el relacionamiento con Argentina mejoró notoriamente con la asunción del nuevo gobierno de Mauricio Macri y señaló que Uruguay está en conversaciones con el resto de los socios del Mercosur para concretar un Tratado de Libre Comercio con China. Cancela no tiene previsto dejar su cargo en setiembre y permanecerá en la subsecretaría hasta que el presidente, Tabaré Vázquez, lo determine.

¿Qué evaluación hace de la actuación de Uruguay en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU)?
Tenemos una valoración muy positiva, estamos muy conformes. La presidencia de Uruguay durante todo el mes de enero fue un éxito. Si tuviera que marcar puntos altos sin duda me referiría al debate sobre la situación en Medio Oriente que presidió el canciller. Hubo comentarios positivos tanto de parte de Israel como de Palestina, lo cual es un buen síntoma de la ecuanimidad, objetividad y seriedad en el manejo del debate. Otro punto alto fue el debate sobre protección de civiles, que es un leiv motiv de nuestra política en Naciones Unidas. Hace un mes Uruguay presentó su primera resolución en el Consejo de Seguridad por la cual se aprobó una disposición en materia de protección de hospitales y materia sanitaria respecto a bombardeos aéreos, lo cual es inadmisible. Finalmente tenemos la resolución del proceso de paz en Colombia, que fue copatrocinada por todos los miembros y aprobada por unanimidad. Un hecho que no sucedía en la práctica del Consejo hace muchísimos años.

¿Uruguay ve necesario la necesidad de reformar y modernizar el CSNU?
Estamos convencidos de la necesidad de reformar el Consejo, con el objetivo de adecuar a las Naciones Unidas al mundo que vivimos hoy, que no es el mismo de 1948. El tema del veto (de los cinco miembros permanentes) es muy caro para el Uruguay, porque nuestro país se opuso al veto desde la constitución de Naciones Unidas. El veto vulnera el principio de la igualdad jurídica de los estados. Y por esta razón nosotros hemos sido muy claros en cuanto a que cualquier reforma del Consejo no debería contemplar la extensión del derecho del veto. El Consejo debe incorporar nuevos miembros permanentes con el fin de reflejar mejor las realidades contemporáneas. Pero sin extenderle a estos nuevos miembros el derecho del veto. Aún así es posible mejorar el Consejo que tenemos a través de la mejora de los métodos de trabajo. Por ejemplo, Uruguay es partidario que los miembros permanentes no ejerzan el veto ante una crisis humanitaria. Francia ya anunció que no lo utilizará en estos casos. Estamos buscando que dos tercios de los países de la Asamblea adopten la iniciativa. A pesar de todos los defectos y de todas las fallas, tenemos que tener claro que el mundo sería un lugar infinitamente peor si no existieran las Naciones Unidas.

Visto desde afuera parecería que hay una buena sintonía entre las cancillerías de Uruguay y Argentina. ¿Es una impresión correcta?
Sí, es una impresión correcta. Nosotros estamos destinados a entendernos, es un mandato de la historia, más allá de los gobiernos.

Un mandato de la historia con excepciones importantes. ¿Hay un cambio en cuanto al relacionamiento que tenían cancillerías anteriores?
El relacionamiento es muy bueno. Con la canciller (argentina) Susana Malcorra hay una historia de trabajo. Tuve el privilegio de haber trabajado con ella cinco años en Naciones Unidas en temas vinculados a misiones de paz siempre en las mejores relaciones. Efectivamente desde la asunción del nuevo gobierno hubo un cambio de clima importante. Este nuevo clima se caracteriza por la apertura total al diálogo sin límites ni barreras de los problemas o temas que tenemos. Lo que no quiere decir que no existan esos problemas. Pero hoy ha cambiado totalmente la forma de tratar y encarar esos temas. Hay un clima de diálogo, de buena fe, de búsqueda de comprender cuáles son las razones, posiciones y requerimientos de la otra parte con el espíritu de buscar soluciones mutuamente satisfactorias. Venimos trabajando de forma silenciosa y continuada en la búsqueda de acuerdos y soluciones concretas de los temas que tenemos planteados.

¿Podemos esperar algún anuncio para la visita del presidente Macri en julio?
Razonablemente podemos esperar una normalización de las relaciones. Y un incremento de la cooperación en los distintos ámbitos de relacionamiento. Tenemos algunas áreas muy importantes como es todo lo que tiene que ver con la administración conjunta de los ríos y los temas ambientales. En todo esto podemos esperar una relación más fluida y constructiva de los dos países.

¿Se promovió algún contacto con los países miembros del Mercosur para abordar la posibilidad de un Tratado de Libre Comercio con China?
En su presidencia protémpore del Mercour, Uruguay fue proactivo en poner este tema en la agenda externa del bloque. Pusimos la relación entre el Mercosur y China como una prioridad de las acciones de política exterior. Allí tenemos pendiente la realización de un estudio de factibilidad para evaluar los impactos que un acuerdo de este tipo tiene sobre las economías de los países. Están los fondos disponibles para la realización de este estudio, lo que falta es la decisión política de llevarlo acabo. Estamos en conversaciones con los socios a ver si podemos avanzar en este sentido.

¿Ve un camino alentador?
Tenemos que conversar. Pero es necesario insistir y avanzar en este camino. Hoy nuestras carnes ingresan al mercado chino con una situación muy valorada. Pero, a su vez, China tiene firmados acuerdos con Australia y Nueva Zelanda que implican una desgravación arancelaria que se transforman en un serio limitante para nuestras perspectivas en ese mercado. Son competidores que están más cerca y que en poco tiempo van a ingresar sin aranceles. Entonces, si queremos seguir estando en el mercado, tenemos que superar estos inconvenientes. Si no quedaremos afuera. Como miembros del Mercosur nuestro primer interés es avanzar en bloque en este camino.

¿Cambió la relación con Brasil desde la asunción del nuevo gobierno?
Las relaciones se mantienen de forma normal y fluida. En todos los ámbitos de nuestra relación bilateral se mantiene la estabilidad.

Perfil: José Luis Cancela

Funcionario de carrera en la Cancillería uruguaya, donde ingresó en 1988. Su primer destino fue Bulgaria. Alcanzó el rango de embajador en 2005. Fue representante uruguayo en Naciones Unidas y ante la Unión Europea.

Populares de la sección

Acerca del autor