Cambio de mando en Mercosur es "un verdadero problema"

Nin Novoa dijo que se ha avanzado "poca cosa" previo a la reunión del 30 de julio

En 14 días se celebrará en Montevideo una reunión del Consejo del Mercado Común. En esa instancia, en la que participarán los cancilleres de todos los países que integran el Mercosur, Uruguay pretende transferirle la presidencia temporal a Venezuela, para lo que existe un firme rechazo de los gobiernos de Brasil y Paraguay.

"Estamos en un verdadero problema", reconoció ayer el canciller Rodolfo Nin Novoa. El ministro de Relaciones Exteriores dijo que si bien Uruguay convocó a la reunión del 30, "poca cosa" se ha avanzado con miras a cerrar el proceso porque "no hay consenso".

"Hay una posición bastante firme de cada uno de los países. De aquí al 30 seguiremos conversando para ver cuál es la alternativa que tenemos", afirmó el canciller, que indicó que habla de este tema "todos los días" con el presidente Tabaré Vázquez.

Según el protocolo del Mercosur, Uruguay debe traspasar la presidencia pro témpore del bloque y por orden alfabético le corresponde a Venezuela. Consultado sobre si existe alguna otra alternativa, Nin Novoa respondió en una rueda de prensa realizada ayer al mediodía tras un almuerzo con el presidente de Alemania, Joachim Gauck, que cumplió con una visita de dos días a Uruguay: "Salvo que no haya reunión, ese es el problema".

Negociación

Uruguay recibió la presidencia temporal del Mercosur por seis meses el 22 de diciembre de 2015 en Asunción en un acto protocolar donde el presidente paraguayo, Horacio Cartes, transfirió el mando del bloque a Vázquez.

Ahora, Uruguay debe traspasar la presidencia del Mercosur por los próximos seis meses y por eso, de acuerdo a la normativa del Mercosur, se convocó para el sábado 30 de julio a una reunión del Consejo del Mercado Común aún sabiendo que no están dados los consensos esperados para traspasar la presidencia del bloque regional a Venezuela.

Es que Brasil y Paraguay se mantienen firmes en su negativa a permitir que el gobierno de Maduro asuma el mando del Mercosur bajo el argumento de que el país caribeño debe dar cumplimiento a algunos compromisos para formalizar su ingreso. A pesar de esta situación, la diplomacia uruguaya no escatimará en sus esfuerzos por lograr su cometido: despojarse de esta situación problemática de una buena vez y poner "lo jurídico por encima de lo político", tal como fue desde un comienzo la posición de Vázquez y Nin Novoa.

En las últimas semanas la decisión de Uruguay encontró varios obstáculos. Durante la visita de la canciller argentina, Susana Malcorra, a Montevideo apareció el primer indicio de que algunas piezas comenzaban a moverse en la región. "Tenemos que conversar", dijo la jefa de la diplomacia de Mauricio Macri sobre el eventual pasaje de la presidencia a Venezuela. Ese mismo día Nin Novoa y Malcorra anunciaron que no habría una cumbre presidencial.

Una semana después, el canciller del gobierno interino de Brasil, José Serra, acompañado por el expresidente de ese país Fernando Henrique Cardoso, visitaron Montevideo con un objetivo muy concreto: presionar para evitar que Uruguay traspase el mando del Mercosur a Venezuela. El lunes 11 las conversaciones siguieron con la presencia de los vicecancilleres de Argentina y Brasil y los cancilleres de Uruguay y Paraguay.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, dijo que no pudo discutir el tema con los diplomáticos brasileños y paraguayos a quienes acusó de "esconderse en el baño". El jueves 14 hubo nuevos contactos poro vía virtual donde tampoco fue posible destrabar la situación.


Populares de la sección