Cambio Nelson, un "centro de servicios" de alcances inesperados

La presidenta del FA en Maldonado también tenía dinero allí
"Un verdadero centro de servicios". Así se definía Cambio Nelson en la cartelería de sus 11 locales de Maldonado, Montevideo, Rocha, Colonia y Río Negro. Y, al parecer, la publicidad tenía su parte de razón.
Porque además de los típicos servicios de un cambio, el repentino cierre de la empresa sacó a la luz otros que estaban por fuera de la normativa del Banco Central y que durante décadas pasaron desapercibidos para la institución que tiene, entre sus obligaciones, el contralor del sistema financiero.

Sin ir más lejos, la presidenta del Frente Amplio (FA) en Maldonado, Susana Hernández, admitió tener depositado en Cambio Nelson el dinero de las garantías de compraventas en las que participa como escribana, algo no admitido por la normativa del Banco Central, según informó ayer El País. La dirigente declaró a El Observador que dejaba el dinero en el cambio porque no tiene una caja fuerte y porque "en San Carlos –donde trabaja– hay un solo banco, donde las colas son largas y el horario es acotado".

El único propietario del cambio, Francisco Sanabria, tiene una orden de captura nacional por emitir cheques sin fondo y apropiarse de dinero que empresarios de Maldonado depositaban en negro.


La presidenta del FA de Maldonado dijo que tiene sus ahorros en el Banco República, y que solo depositaba en el cambio el dinero de la reserva de la compra de propiedades. Esta forma de trabajar, según Hernández, es común entre los escribanos de la zona, y aseguró que lo que hace "no es ilegal" porque no se lleva una renta y el dinero se deposita de forma transitoria. Sin embargo, la ley de intermediación financiera establece que solo los bancos y las cooperativas de intermediación financiera pueden recibir depósitos en cuenta corriente bancaria, autorizar que se gire mediante cheque, recibir depósitos a la vista, depósitos a plazo o depósitos de cheques. La única forma en que un cambio pueda guardar dinero es a través del alquiler de cajas fuertes, pero ese no era el servicio que contrataba Hernández.

La escribana explicó que, por ejemplo, en un caso en el que alguien quería comprar un vehículo por valor de US$ 20 mil, este firmaba un boleto de reserva en el que aceptaba "depositar"
US$ 2.000 por concepto de garantía en Cambio Nelson, que luego formarían parte del precio del bien al momento de la firma.

Hernández dijo que todavía no ha decidido hacer la denuncia porque está a la espera de que la empresa reabra, algo que cuando cerró se anunció para el miércoles. Además, el BCU resolvió suspender las actividades de Camvirey SA (Cambio Nelson) por no haber informado sobre el cierre de sus dependencias con la antelación requerida por la normativa vigente. La Unidad de Información y Análisis Financiero dispuso asimismo la inmovilización de los activos de Cambio Nelson y de Sanabria en el sistema financiero.

Negocios ilegales

Pero el cambio Nelson se prestaba para varias actividades financieras que trascendían la del simple cambio de monedas.

Por un lado están los empresarios que depositaban grandes sumas de dinero y a cambio obtenían mayores intereses de los que pagan los bancos formales. Además, eso permitía mantener fondos por fuera del sistema financiero.

Otro servicio es el que revela la denuncia que radicó el dueño de una importante gomería de Maldonado, a quien el cambio le "facilitaba la operativa" de su negocio. El abogado de ese empresario, el exfiscal Enrique Moller, explicó que por la noche el propietario de la gomería llevaba la recaudación del día al cambio para que le guardara el dinero hasta que, a la mañana siguiente, fuera depositado en una cuenta bancaria. Por ese servicio, que no está permitido por la normativa del BCU, el cambio cobraba una comisión. Sin embargo, a pedido del propio empresario, no todo el dinero era depositado en una cuenta bancaria, sino que una parte quedaba en el cambio para tener "efectivo a mano". El problema surgió cuando un día pidió retirar todo el dinero que tenía en esa caja y le dieron un cheque por US$ 206 mil que no tenía fondos.


Otra modalidad usada en el cambio Nelson fue a la que echó mano la cantante lírica Vivian Jourdan, quien vive en el exterior y depositaba dinero en el cambio para que luego le pagaran sus cuentas. Según contó una fuente a El Observador, la mayoría de las denuncias están relacionadas con esta modalidad, debido a que los clientes extranjeros optaban por depositar su dinero allí en lugar de hacerlo en un banco.

Investigado por lavado de activos

El juez de la causa de Cambio Nelson, Marcelo Souto, va camino a remitir la causa penal que lleva adelante a un juzgado de Crimen Organizado en Montevideo para que se indague lavado. Según publicó El País y confirmó El Observador, cuando Sanabria abandonó el país le dejó a un amigo un sobre con una cifra cercana a los US$ 250 mil, que fue entregado a la Policía. Además, ayer, Souto dispuso la incautación de dos vehículos de alta gama propiedad de Sanabria.

Populares de la sección