Cancillería pide a Diyab que suspenda huelga de hambre

El refugiado firmó este viernes un testamento vital y se negó a recibir atención
La Cancillería le pidió al refugiado Jihad Diyab que suspenda la huelga de hambre que inició para reclamarle al gobierno viajar al exterior y reunirse con su familia.

En una conferencia de prensa el canciller Rodolfo Nin Novoa leyó un extenso texto resumiendo el caso, desde el arribo de seis ex detenidos de Guantánamo a Uruguay a fines de 2014. Nin Novoa dijo comprender el sufrimiento "tremendo" de Diyab, quien busca dejar el país asegurando que no podría sostener a su familia en Uruguay.

En su reporte, el gobierno señala que "hasta el presente, se han recibido algunas respuestas negativas" de países consultados "y otras en el sentido de que el asunto se encuentra a estudio de las autoridades competentes, sin precisión acerca de la fecha en que podrán haber novedades".

"Escapa a las posibilidades de esta cancillería adoptar decisiones que son materia exclusiva y soberana de los Estados concernidos", añade el texto.

El gobierno uruguayo "se permite hacer un llamado al señor Diyab para que abandone la huelga de hambre que se encuentra llevando a cabo (desde julio pasado) y continúe con la búsqueda de un futuro mejor para él y su familia".

De esta forma, el gobierno le comunicó al refugiado sirio que no puede responder a su solicitud de traslado a un país árabe o musulmán, en un nuevo desarrollo de un caso que ha puesto al Ejecutivo en una situación difícil ante la prolongada huelga de hambre de Diyab.

Su resistencia a permanecer en suelo uruguayo lo llevó a viajar a Venezuela, donde se presentó en el consulado de Uruguay el 26 de julio, solicitando que lo ayudaran a reunirse con su familia en Turquía. Nin Novoa señaló que al abandonar el consulado el exdetenido de Guantánamo amenazó con suicidarse.

En Caracas, Diyab fue recluido en la sede de la policía secreta, donde no pudo ser visitado por activistas que siguen su caso ni hablar con su abogado estadounidense, Jon B. Eisenberg. El gobierno venezolano no se pronunció sobre los motivos de su detención. Finalmente fue enviado de regreso a Uruguay el 30 de agosto. Para entonces ya había comenzado su huelga de hambre en Venezuela.


Estado de salud

Los médicos del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) visitaron a Diyab ante la posibilidad de que su salud se viera debilitada por la huelga de hambre que realiza desde hace más de un mes.

Este lunes retomó su huelga seca -es decir, sin ingesta de líquidos- al no conseguir que el gobierno le tramite su salida a un país musulmán o árabe para reencontrarse con su familia.

Según informó a El Observador Julia Galzerano, integrante de la comisión de Derechos Humanos del SMU, Diyab se negó a ser revisado y firmó un "testamento vital" en el que expresó su voluntad de no recibir tratamiento si su salud se deteriora aún más.

Al no poder revisarlo, los médicos del SMU desconocen cuál es el estado de su salud, aunque Galzerano aseguró que esta tarde se encontraba "lúcido".

El exrecluso de Guantánamo presentó este martes un petitorio a la Comisión de Refugiados (CORE) de Uruguay en el que solicitó al gobierno la documentación necesaria para intentar reunirse con su familia en otro país.

Diyab advirtió que estará "muy feliz" de levantar la huelga de hambre que desarrolla desde hace más de un mes "si de manera complementaria a los esfuerzos realizados por el gobierno uruguayo hasta ahora, y que espero continúen, este se pudiese comprometer" a proporcionarle los documentos que detalla en el petitorio y que estima que son "necesarios" para afincarse en otro país con su familia.




Fuente: Con información de AFP

Populares de la sección