Canciones para no dormir la siesta

De Riki Musso a Franny Glass, cinco discos nuevos de música uruguaya que van bien para escuchar mientras tu bebé llora, ríe o patalea.

Cuando por décima vez en unos pocos minutos tuve que elevar el tono de voz y decir que no, que eso no se toca, que aquello no se agarra, que la puerta no se abre, terminé de entender -un poco tarde, es verdad- que muchas cosas habían cambiado.

Una cosa eran las vacaciones antes de Nico y otra cosa las vacaciones después de Nico. Ahora todo queda condicionado a la voluntad y el humor de ese pequeño y amado ser: mi hijo.

Uno modifica sus hábitos y costumbres. Ya sé que eso no solo pasa en vacaciones. Por ejemplo, el escritor argentino Pedro Mairal publicó en la última revista Orsai (de noviembre de 2013) un texto donde, entre otras cosas, relata cómo cambió su manera de escribir cuando nació su hija.

Dice Mairal: "Mi hija de seis meses tiene ciclos de distracción de quince minutos más o menos. Un cuarto de hora que yo aprovecho como si fuese oro. Estoy aprendiendo a hacer coincidir mis párrafos con esos ciclos".

La cuestión es que hace unos días comprobé que hay algo mágico que uno puede seguir haciendo con relativa facilidad en estas nuevas vacaciones, aunque el bebé reclame toda la atención del mundo: escuchar música.

La música es de los pocos puntos de contacto entre las viejas y las nuevas vacaciones.

Y de eso trata este post: algo así como un top five de música uruguaya que se editó en los últimos meses. Son canciones que escuché mientras cambiaba pañales, daba de comer o jugaba con Nico. Y también cuando le decía que no, que eso no se toca.

1. Hace unos días Riki Musso volvió a disparar contra sus viejos compañeros del Cuarteto de Nos. Pero, mucho más trascendente que el debate Cuarteto sí-Cuarteto no, es que Formidable, el disco de Riki, está disponible en Spotify. Esa es una gran noticia para todos aquellos que le agarramos gustito a eso de escuchar música con esa aplicación y cada vez le vemos menos sentido al viejo ipod (ni hablar del CD). "Chiche bombón" es mi canción preferida (esta y otras canciones de Formidable perfectamente entrarían en un disco de este Cuarteto de Nos, ¿eh?). Va bien escucharla antes de cambiar los pañales.

2. No te va gustar publicó un nuevo disco, El tiempo otra vez avanza. Perdida entre las canciones melancólicas y los rockcitos con vientos, está "Solo vino", una cumbia a lo Auténticos Decadentes donde Emiliano Brancciari pide castigo para los curas pedófilos y se inspira en el caso del padre Grassi. Es una canción que seguro dará que hablar. El tiempo otra vez avanza es para escuchar bien fuerte mientras se pisa el pure de zapallo.

3. "¿Ves?" es el tema adelanto del nuevo disco de la Vela Puerca, que sale en unos días. Sebastián Teysera canta con Jaime Roos y el tema recuerda a las épocas del A contraluz. Jaime contó hace unos días en una entrevista con Juan Di Natale y Eduardo de la Puente en la radio argentina Rock&Pop que, cuando lo llamaron de la Vela, pensó que era para hacer una murga. "Yo soy el señor murga", ironizó. Pero se sorprendió, para bien, cuando le dijeron que tenían una melodía onda Beatles. "Ves" es una buena canción para escuchar a eso de las tres o cuatro de la mañana, en esas noches eternas en las que el niño decide que no quiere dormir.

4. En Somos Libres Martín Buscaglia lleva al fogón algunos de sus clásicos hiper producidos. El punto más alto: "Yo nunca pedí", que se fusiona con un fragmento de "My sweet lord" de George Harrison. Disco ideal para una tarde soleada mientras el bebé juega por ahí.

5. Y Franny Glass lo hizo otra vez. Planes es un hermoso disco. Aunque está lejos de aquella onda acústica de los primeros discos, las canciones de Gonzalo Deniz siguen funcionando muy bien como perfectas canciones de cuna.

Bonus. Sí, lo admito: la canción de "La hormiga marisa" también formó parte de la banda de sonido de mis vacaciones.


Comentarios

Acerca del autor