Capacitación del trabajador activo es la nueva prioridad del Inefop

El instituto pretende brindar formación este año a 30.000 empleados y desocupados
La estrategia no es ir a un sector de actividad cuando ya está en crisis, la estrategia es llegar y ayudar antes”. Así definió el director general del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), Eduardo Pereyra la nueva orientación de la institución que este año prevé aumentar en 20% la cantidad de capacitaciones para llegar a unas 30 mil personas en todo el país.

En diálogo con El Observador, Pereyra explicó que a diferencia de años anteriores cuando el centro de atención eran las personas que estaban en seguro de paro o fuera del mercado laboral, hoy el Inefop apunta principalmente a mejorar las capacidades de los trabajadores que están en actividad. “Si la estrategia del país es mejorar su productividad, su producción y la empleabilidad de las personas, no tiene que atender solamente a la persona cuando está en situación de desempleo”, afirmó.

Líneas de trabajo

Hoy una de las apuestas principales pasa por el financiamiento de tutorías para fomentar la reinserción de personas al sistema educativo. La propuesta está dirigida a trabajadores que no terminaron primer o segundo ciclo de secundaria, con el objetivo que puedan finalizar esos estudios.

El programa que se prevé extender se está desarrollando actualmente en los departamentos de Maldonado, Montevideo, Río Negro y el área metropolitana en Canelones e incluye a sectores de actividad como la construcción y el hotelero gastronómico. El sistema de tutoría se instrumenta mediante un acuerdo entre la empresa y el trabajador. “Esto nos parece fundamental. Primero porque una persona que retoma el liceo y empieza a rendir materias recupera valores y autoestima. Segundo, porque así levantamos la base formativa de nuestros trabajadores. Eso tiene que ver con el hoy, pero también con las posibilidades futuras de que ese trabajador acceda a una capacitación técnica más especializada que le dé oportunidades de nuevos empleos de mayor calidad y mejor remuneración”, afirmó Pereira.

Otra área de trabajo se concentra en el diseño y financiamiento de capacitación técnica para distintos sectores de actividad, que se realiza en función de los requerimientos del mercado de trabajo y en coordinación con organismos como UTU o la Facultad de Ingeniería, entre otras. Ese es uno de los puntos que había destacado a comienzo del año pasado el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, cuando anunció la decisión del gobierno de “transformar” el instituto para dotarlo de mayor efectividad y agilidad, por ejemplo, mediante la implementación de cursos que cubran necesidades y resuelvan problemas.

El instituto también tiene obligación de ofrecer capacitación a trabajadores que no están en actividad. En ese sentido, Pereyra explicó que se atiende “a todo el que lo requiera”, pero insistió en que la estrategia pasa hoy por ofrecer a empresarios y trabajadores herramientas para mejorar la producción, la calidad del trabajo y lograr la sostenibilidad de los empleos.


Recursos

El Inefop administra actualmente fondos por unos US$ 85 millones que surgen del aporte mensual del 0,125% al Fondo de Reconversión Laboral (FRL), que hacen tanto trabajadores como empresarios.

El plan para este año prevé aumentar en un 20% el total de capacitaciones respecto al 2015 y completar las 30 mil en todo el país. Esa cifra no incluye orientaciones laborales, asistencias técnicas y otros servicios que se brindan a través del instituto. Para el 2016 hay presupuestados alrededor de 20 US$ millones.

“Hoy el fondo cuenta con unos US$ 85 millones. Es un fondo por naturaleza anticíclico. Recauda más cuando la situación de la economía está bien. Por eso el buen desempeño del empleo en años anteriores hizo que se recaude más, sumado al buen desempeño que ha tenido la baja de la informalidad. Hoy que la situación es algo más compleja tenemos ese colchón para tratar de responder”, dijo Pereyra.

Entre los lineamientos estratégicos de gestión del instituto para el quinquenio también figuran el apoyo a políticas públicas, por ejemplo vinculadas al Sistema Nacional de Cuidados. En relación con la gestión institucional se destaca la mejora de la atención a las empresas, brindando asistencia técnica, capacitación en gestión y formación a mandos medios y empresarios.

Avanza ley de empleo juvenil

Unos 1.000 jóvenes se sumaron hasta ahora al mercado de trabajo a través de la ley de Empleo Juvenil, que otorga subsidios para las empresas que contraten personas entre 18 y 29 años de edad. La ley comenzó a implementarse el año pasado, y según Pereyra, ha tenido “buena receptividad”. Las empresas destacan la rapidez con la que se puede contratar mediante la web, sin necesidad de tener que concurrir al Ministerio de Trabajo, y la posibilidad de ser ellas quienes seleccionen a los empleados. La iniciativa también busca promover la compatibilización del trabajo con el estudio.

Certificación por competencias

El desarrollo de un sistema de certificación de competencias laborales es otra de las líneas en las que trabaja el Inefop.

Esta modalidad de certificación busca otorgar un reconocimiento formal de las calificaciones ocupacionales de los trabajadores, de forma independiente a como hayan sido adquiridas.
Para eso se realizan evaluaciones que permiten conocer el nivel de competencia de las personas en base a pruebas estándar que son elaboradas por un sector de actividad para un perfil laboral determinado.

Una vez realizadas se certifica el perfil seleccionado o se recomienda a la persona qué conocimientos se necesitan para adquirir esas competencias. “Pensamos que en los próximos dos años vamos a tener un salto importante en esta materia”, dijo Pereyra.

El Ministerio de Trabajo ya aprobó un proyecto piloto de certificación que incluirá además de papel y celulosa, al forestal madera, turismo y construcción. “Por un lado, la persona sabe qué tiene que saber, por ejemplo para ser asistente, o si quiere concursar por un cargo superior sabe lo que tiene que aprender. A su vez le da a las empresas claridad en los perfiles y evita lo que es muchas veces la sustracción de un recurso humano calificado de un área a otra” explicó Pereyra. El comité de certificación estará integrado por representantes de la Dirección Nacional de Empleo, UTU y las gremiales de empresarios y trabajadores de cada uno de los sectores.

“En general se crean comisiones donde están técnicos de la educación, representantes de los trabajadores y de la empresa, y en cada empresa se va certificando lo que un trabajador sabe hacer. Eso permite que trabajadores que han tenido estudios incompletos o no han tenido estudios de determinado oficio se les acredite un oficio o una profesión y que eso les sirva como si hubieran hecho un curso en UTU”, había dicho el ministro de Trabajo, Ernesto Murro.

Populares de la sección