Cárceles: "problemón" que se resuelve en, al menos, 15 años

Dijo que hay problemas en varios centros y no solo en un módulo
Petit: "Hay carencias fundamentales que generan clima de violencia"

El comisionado parlamentario para las cárceles, Juan Miguel Petit, aseguró que el sistema penitenciario uruguayo es "de otro siglo" y el Estado uruguayo hace "abuso de autoridad" e incumple normas de derechos humanos que aprobó.

"Hay incumplimiento de las normas de derechos humanos. El Estado debe cumplir. Eso es una especie de abuso de autoridad. El Estado tiene que asegurar ciertos estándares mínimos", dijo Petit, que fue entrevistado ayer por Leandro Gómez en El Observador TV. Aquí, parte de la entrevista:

¿Cómo se vive en las cárceles hoy?

El sistema es heterogéneo: hay unas 30 unidades penitenciarias. Lo que ocurre es que hay tres grandes penales: Comcar, Libertad y Canelones, donde se reúne el 70% de la población de todo el país. Hay experiencias muy buenas en distintos puntos del país: Punta de Rieles, Cerro Largo, Artigas, Rivera. El problema es que tenemos una macrocefalia montevideana y área metropolitana, y en esos tres penales y también la cárcel de mujeres hay carencias importantes de cómo se gestiona, de los recursos técnicos. En la medida en que no hay técnicos, que no hay educadores, que no hay operadores, que hay carencias en infraestructura fundamentales, la gestión se vuelve muy complicada y se generan climas de violencia.

En la interpelación, Bonomi fue consultado sobre la situación de las cárceles y respondió: "Existen 29 centros que dependen del INR; únicamente tenemos problemas en 1, el módulo 8 del Comcar". ¿Usted está de acuerdo?

Diría que la situación problemática abarca varios centros. Las áreas duras son los módulos 8, 10 y 11 del Comcar, el módulo 2 del celdario Libertad –donde hay más de 1.000 personas–, el celdario 1 del Penal de Libertad –donde hay unas 900 personas–. Después hay otros lugares esparcidos en el país: un sector en Maldonado, la cárcel de Tacuarembó, algunos sectores de cárceles del interior donde también se repite la situación de encierro, poco trabajo penitenciario, poco trabajo social.

Hubo 37 muertos en cárceles uruguayas en lo que va en 2016.

Allí hay muertes por homicidio, por suicidio y por causas naturales.

Ahí hay una responsabilidad del Estado. Hay que ver si mueren por muerte natural porque no tuvieron la asistencia correcta.

Exacto. Hay casos de muerte natural que están tipificados como dudosa. Hay algunos otros casos que no estaban en el registro inicial. Hay una gran carencia en el sistema, una gran dificultad en el manejo de lo estadístico. Lo que hay que tratar es de que Uruguay, donde todavía permanece un sistema penitenciario de otra época, de otro siglo, se ponga en línea con lo que se está haciendo en el mundo.

Es bueno tener un sistema de salud mental muy importante, porque una cosa es la persona que cometió un delito y estaba orientada a cometer ese acto y otra cosa es una que tiene trastornos en la salud mental. Es algo que muy a menudo se mezcla en nuestro sistema penitenciario. El sistema de salud penitenciario no tiene ni un psiquiatra disponible para la atención de los privados de libertad.

Eso tiene que ver con los ocho suicidios en lo que va del año.

Creo que en muchas cosas estamos yendo para el otro lado que lo que va el mundo. Este problemón, que tiene el país desde hace más de 40 años, no se resuelve de un día para el otro. Hay que saber que esto se resuelve en 15 años o más.

En la situación actual, ¿el Estado está violando los derechos humanos?

El Estado incumple con las propias normas que redactó y que hizo o que aprobó. Hay incumplimiento de las normas de derechos humanos. El Estado debe cumplir. Eso es una especie de abuso de autoridad. El Estado tiene que asegurar ciertos estándares mínimos.

Aparte es el mismo Estado el que los manda ahí.

Es una muy mala señal para aquellas personas que incumplieron las normas. El Estado les va a decir "ahora a usted lo vamos a poner acá para que cumpla las normas". Ahora, yo Estado, no voy a cumplir las normas. Hay ciertas cosas mínimas que el Estado debe asegurar. Hay que soñar y pensar que Uruguay en estos temas también puede ser un pequeño país referente.

Las cárceles fuentes de delito

El comisionado parlamentario para el sistema penitenciario, Juan Miguel Petit, participó ayer en Torre Ejecutiva de la presentación del Código del Proceso Penal que entrará en vigencia el 16 de julio de 2017 ante la sociedad civil. En esa oportunidad, Petit aseguró que "nada indica que Uruguay requiera esa enorme cantidad de población penitenciaria" que tiene y que lo ubica entre los 30 países del mundo con mayor porcentaje de presos en relación con las personas en libertad. En cuanto a eso, el comisionado cuestionó cuál es el vínculo entre la cantidad de presos y los delitos que se cometen. "La opinión pública y distintos actores por distintos motivos siguen sintiendo que como hay muchos delitos debería haber más personas presas; y en realidad el desafío es dar vuelta ese esquema. ¿No será que porque hay muchas personas presas, hay muchos delitos?", se preguntó. "Las dos terceras partes del sistema (carcelario) funcionan muy mal", dijo Petit, y agregó que las cárceles en mal estado son "una fuente de violencia" y le hacen mal "a la sociedad toda".

Populares de la sección