Carne y lácteos: los productos más castigados por pago de aranceles

Otros bienes del agro –como celulosa, soja y arroz– no tienen esa barrera
El sector agroindustrial es el responsable de US$ 7 de cada US$ 10 que el país exporta. Cuando se estudia qué sectores concentran esas divisas, se ve que el 90% se acota a ocho partidas: carne, soja, celulosa, arroz, productos lácteos, cítricos, trigo, lana y cueros. "Ese es el conjunto de nuestra bolsita exportadora", había declarado a El Observador el director de la Unidad de Asuntos Internacionales del Ministerio de Ganadería, Mario Piacenza.

Ya que los productos presentan realidades distintas, el jerarca buscó identificar la de cada rubro en particular. El análisis arrojó que los bienes que sufren las mayores penalizaciones en materia de aranceles son la carne y los lácteos.

En el caso de la soja, y pasta de celulosa, el gobierno no encuentra mayores problemas en materia de aranceles. Esos productos tienen acceso a varios mercados y tampoco tienen obstáculos desde el punto de vista sanitario. En el caso de la carne, sí se nota un peso del ítem arancelario. Piacenza dijo que hoy es el producto "que más aranceles está pagando en los mercados internacionales".

En tanto, dejando de lado el top 3 (carne, celulosa y soja) y si se ingresa en un segundo escalón, se encuentra que el arroz tampoco tiene mayores obstáculos desde el punto de vista arancelario o sanitario. Excepto el caso de Perú, que es un mercado relevante para Uruguay y donde hoy se está pagando una penalización porque ese país aplica una franja de precios que hace pagar impuestos y aranceles. "Estamos trabajando para corregir eso porque está generando distorsiones", dijo. Este cereal paga un arancel promedio del 5% y en varios mercados ingresa con 0%.

En cambio, en el caso de los lácteos, sí hay problemas de aranceles para acceder a varios mercados. "Es un mercado único a nivel mundial impactado por políticas domésticas de muchos países productores que distorsionan salvajemente el comercio internacional, ya sea con subsidios o definiendo cuotas de producción", explicó. El experto recordó que salvo el caso de Nueva Zelanda, el resto de los países competidores de Uruguay en lácteos tiene al mercado interno "pesando muchísimo más que el mercado internacional". En Uruguay, el 70% de la producción láctea se coloca en el exterior. "El nivel de riesgo y vulnerabilidad que tenemos en el mercado internacional en los principales productos de exportación es alto. Eso no es noticia", admitió. Por ese motivo, para Piacenza la estrategia de inserción del país pasa por tratar de "mitigar esos riesgos" aún con recursos escasos.

"Con nuestras características tratamos de vender y ponerlo sobre la mesa. Tenemos una credibilidad como pocos países; una imagen de confianza, que se debe a las prácticas sanitarias históricas del país y las seguridades que tienen nuestros certificados, que se traducen en confianza", resaltó. "En Europa no podemos pensar en ingresar con lácteos porque están los mayores productores globales. En cambio, en carne sí, por poder adquisitivo y porque podemos ingresar a nichos caros que son muy apetecibles", explicó.

Región clave para lácteos

El 95% de las importaciones de leche en polvo de Brasil lo proveen Argentina y Uruguay. El precio en ese mercado está bastante por encima de otros importadores. "La variable precios es otra de las condiciones (de acceso). Para los lácteos, Brasil es la vida. La región para los lácteos es clave. En este caso hay una ganancia que no se ve, porque si otro competidor quiere ingresar a Brasil y debe sortear el Arancel Externo Común se le va la vida. Hoy es verdad que está demasiado concentrado (en Brasil). Eso no es responsabilidad solo de las empresas. La realidad es que las posibilidades están acotadas por el propio comercio lácteo en el mundo, por sus protecciones y distorsiones", reconoció Piacenza.

Agregó que algo similar ocurre con Venezuela, "que es y será un consumidor elevado de leche en polvo", pese a que hoy atraviesa una aguda crisis económica que dificulta los negocios.

Populares de la sección