Carta abierta al baterista de Rombai

Porque cuando la desgracia es tanta, cualquier consuelo es poco

Estimado Tomas “Tomi” Narbondo: El otro día alguien me preguntó –una estudiante de periodismo fue- si aquellos que critican la liviandad de las letras de Rombai no lo hacen desde el  mismo equivocado lugar de quienes, en los años augurales de la banda, criticaron la aparente ligereza de Los Beatles.

Lo pensé un poco, graznaron  los ejes de mi cabeza poco acostumbrados a esos planteos rupturistas, y enseguida me acordé de usted. Y me puse triste. Porque si a una persona normal, antropomorfa y todo, se le ocurre comparar a Los Beatles con Rombai, entonces usted está en problemas. Porque usted corre el riesgo de ser el Pete Best uruguayo, el remedo oriental de aquel baterista que fue expulsado de la banda de Liverpool antes de que Los Beatles fueran Los Beatles.

“Desolado como Pete Best frente al Album Blanco”, dice una canción de Pablo Krantz. Y yo pienso en su desolación frente a los discos de Rombai que están por venir. Y deseo que lo que usted haya hecho para que merezca ser despedido de esa banda sea terrible. Porque haberse quedado con un vuelto o intentar soplarle la mujer a un compañero, o cosas por estilo, no merece tanta pena.

Solo una posibilidad, acaso imposible, lo puede salvar de ese destino trágico. ¿Y si, en unos pocos años –en unos pocos meses, quizás- Rombai empieza a ser olvidada? ¿y si, el año que viene nomás, los adolescentes se cuelgan con otras bandas de nombre, pongamos por caso, Pompey o Baymar?

Si así fuera, Tomy, usted podrá argumentar que estuvo presente en el mejor momento de la banda. E, incluso, podrá asegurar que ya no la escucha nadie porque cometieron el error de echarlo vaya a saber por qué menudencias.

Pero, siento abatirlo, me anotician de que Rombai tiene destino de clásico. Y, dentro de unos pocos años, cuando Rombai sea la realidad que promete ser y, tal vez, el tiempo se haya comido el recuerdo de Paul, John, George y Ringo, usted padecerá el desaliento de añorar lo que ha podido ser y no ha sido.

 Por eso, antes de que ese futuro llegue, le envío desde aquí mis condolencias. A usted y a todos los que sufren como Pete Best frente al Album Blanco.


Comentarios

Acerca del autor