Cartes cumple tres años al frente de Paraguay con reducido apoyo

Mandatario cambia ministros, cae en encuestas y enfrenta a sindicatos
En medio de un escenario de tensión tanto local como regional, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, cumplió ayer su tercer año al frente del gobierno de ese país. El aniversario transcurrió con una marcha opositora en Asunción, cuando más del 70% de los paraguayos desaprueban el último año de gestión del mandatario, y cuando además el jefe de Estado atraviesa la crisis política del Mercosur.

Cartes, un rico empresario del tradicional Partido Colorado de Paraguay, asumió el cargo el 15 de agosto de 2013 con un programa basado en el combate a la pobreza y a la corrupción, el desarrollo de las infraestructuras y la atracción de la inversión extranjera, pero los últimos estudios de opinión pública muestran el descontento de la ciudadanía.

Pese a la mala imagen de su administración, que además de sindicatos enfrenta a organizaciones de campesinos y de estudiantes, Cartes busca relanzar su gobierno mediante un cambio en el último año de cuatro de los 12 integrantes de su gabinete.

El mandatario, que al comienzo había optado por técnicos al frente de los ministerios, comenzó a poner a figuras políticas de su partido en carteras clave como Ganadería y Educación.

Ayer, diversas organizaciones de izquierda, sobre todo sindicatos y agrupaciones de campesinos, convocaron una marcha de protesta en Asunción para expresar su rechazo a los tres años de Cartes en el gobierno.

"Tres años de Cartes en el poder representan abandono, injusticia, falta de salud, precariedad en educación, falta de trabajo, de tierra", dijo al diario paraguayo Última Hora Teodolina Villaba, secretaria de la Federación Nacional Campesina (FNC).

Además de la oposición de campesinos, a comienzos de 2016 Cartes enfrentó marchas estudiantiles que hicieron piquetes en colegios y exigieron la remoción de la ministra de Educación y prima de Cartes, Marta Lafuente. La huelga se levantó en mayo tras la salida de la jerarca.

En abril de este año Cartes destituyó al presidente de la petrolera estatal (PetroPar), Rómulo Campos Krauer, por una presunta sobrefacturación en una licitación por compra de garrafas.

En medio de las contramarchas, el oficialismo empieza a sondear el terreno para una reforma constitucional que habilite la reelección de Cartes.

Además del escenario interno, en el plano de la política exterior Paraguay enfrenta la crisis del Mercosur donde los socios difieren sobre el futuro de la presidencia del bloque. Junto a Brasil y Argentina, Paraguay busca frenar que Venezuela ejerza la presidencia pro témpore del bloque y reclama que la prioridad de la alianza sea el comercio y no la política.

Caída en encuestas
Según una encuesta centrada en el área metropolitana y en las principales capitales departamentales paraguayas publicada el fin de semana por el diario Última Hora, el 77% de los consultados en el área de Asunción rechazó la labor de Cartes en su tercer año al frente del Ejecutivo.

En el Gran Asunción, que concentra la mayor parte de la población, el 45% calificó de mala esa gestión y el 32% de muy mala. Solo un 23% dio el aprobado a Cartes en la capital y ciudades contiguas.

En las seis capitales del interior de Paraguay consultadas, entre ellas Ciudad del Este, la segunda ciudad de Paraguay, el 71% desaprobó la labor del mandatario en su último período, con un 43% que la calificó de mala y un 28% de muy mala.

La encuesta, realizada por Ibope Paraguay y el Centro de Investigación de Estudios Socioeconómicos (CIES), señala que en relación con 2015 la puntuación en positivo a la política de Cartes cayó 13%, y 23% respecto al año anterior.

La encuesta se realizó mediante entrevistas personales a 1.070 personas por encima de los 18 años entre el 14 de julio y el 7 de agosto.

Entre las políticas del gobierno paraguayo en su tercer año, el 29,6% de los consultados en el Gran Asunción señalaron al área de seguridad y delincuencia como la principal falla del gobierno, al igual que en las capitales departamentales, donde el 20% desaprobó la gestión en ese terreno.

Además, el 15,7% de los encuestados en el Gran Asunción señaló el problema de la pobreza y el aumento del costo de la vida como la segunda área peor gestionada por el gobierno, mientras que en el interior esa desaprobación fue del 19,1%.

Según publicó el diario paraguayo ABC Color, al inicio de la administración el actual ministro de Industria, Gustavo Leite, fijó como meta la reducción de la pobreza al 7%, cuando Cartes había asumido con ese indicador en 39%. A fines de 2015 se ubicó en 22,2%.

El Banco Central de Paraguay estima para 2016 un crecimiento del PIB de 3,5% con tendencia hacia arriba, en los niveles de Perú y Bolivia según los pronósticos.

Entre los aspectos positivos, el 9,2% de los encuestados en el área metropolitana de la capital paraguaya valoró las mejoras en el transporte público y un porcentaje similar aprobó el desarrollo de las obras públicas y viales.

En el interior del país, el 14% eligió los proyectos de obras públicas como lo mejor del mandato de Cartes y 7,4% valoró la ayuda social y la construcción de viviendas para los desfavorecidos.

Populares de la sección