Caso de mujer que se quedó sin custodia y fue asesinada es "extremadamente preocupante"

"Si no podemos asegurar su integridad, lo más probable es que se desestimule a quien quiera declarar o hacer reconocimientos", dijo Jorge Chediak

El juez penal de 12º, Nelson Dos Santos, procesó con prisión por un delito de homicidio al hombre que el pasado miércoles disparó contra una mujer que había sido testigo clave en un homicidio ocurrido el pasado 4 de abril en el barrio Tres Ombúes. La mujer de 28 años había solicitado custodia policial, la cual tuvo durante dos semanas, pero le fue retirada días atrás. Murió al día siguiente del disparo.

La Justicia y el Ministerio del Interior manejan versiones opuestas sobre por qué dejó de recibir esta custodia. Según dijo Dos Santos, no hay constancia de que el magistrado de 15º turno, Ricardo Miguez, quien llevaba el caso del homicidio de Tres Ombúes, lo haya solicitado, aunque fuentes del Ministerio del Interior aducen que el pasado 9 de mayo la jefatura de Montevideo recibió la órden de ese juzgado.

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, dijo a la prensa que "la señora, por el trabajo que realizaba, pidió que no hubiera custodia en su casa sino un patrullaje mayor en el entorno y eso se hizo. Pero además la Policía se comunicaba con ella todos los días. Un día no la encuentran y los vecinos le informan a la Policía que se mudó". Eso es lo que, según Bonomi, ahora se investigará, tanto por parte del ministerio como de la Suprema Corte de Justicia.

La versión que maneja Bonomi es que cuando se le comunica al juez este hecho "el juez resuelve que si la vigilancia no es efectiva porque no está en la casa, que se levante la vigilancia y eso estampan los policías en el cuaderno. El juez dice que no dio la orden y eso es lo que quedamos en investigar".

Bonomi agregó que luego del homicidio "la persona que estaba con ella dijo que ella había vendido la casa y no había informado a la Policía. No comunica su nuevo domicilio entonces mal la podían estar vigilando. La cuestión de forma poco importa si la levantó el juez o la Policía (la custodia), no la estaban vigilando, porque ella no avisó que se mudaba".

Por su parte, el presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Jorge Chediak, indicó que lo sucedido "es extremadamente preocupante" porque implica que hubo una falla en "el resorte indispensable para motivar a declarar" a testigos de delitos. "Si no podemos asegurar su integridad física (cuando) como testigos piden una protección, lo más probable es que se desestimule a quien quiera declarar o hacer reconocimientos en audiencias por miedo a represalias. Así que sí es muy preocupante. Tenemos que asegurar que quien pide protección esté protegido y no sufra represalias de delincuentes", dijo en una rueda de prensa.

Sobre el caso puntual Chediak afirmó que "se está investigando qué fue lo que pasó". "Lo que sí tenemos claro es que no se trataba de un testigo protegido, era un testigo que había solicitado protección, no de custodia personal sino del perímetro de la zona donde vivía", dijo.

Versión distinta a la Policía

Para Dos Santos no está claro si fue el Ministerio del Interior quien decidió unilateralmente levantar la custodia, o si la mujer había pedido retirarla, lo que consideró "poco probable". En cambio, desde la Policía señalan que se cumplió con una orden judicial.

Consultado por El Observador, Miguez dijo que nunca solicitó retirar la custodia, ya que desde que había declarado como testigo, el pasado 6 de mayo, había pasado "poco tiempo". El magistrado contó que al enterarse del fallecimiento de la mujer le consultó a la Policía cómo había sido posible, si estaba siendo protegida, a lo que los oficiales respondieron que en determinado momento ella se había ido de su casa, sin avisar a quienes montaban guardia, y no fue posible volver a ubicarla.

El homicidio de la joven ocurrió en la tarde del miércoles, en una ubicación distinta a su casa, cuando un hombre de 22 años sin antecedentes penales se acercó y le dijo: "Esto es por alcahueta", y le disparó en el acto. Al momento del ataque, se encontraban con la mujer dos jóvenes y su hijo de seis años. Uno de los jóvenes fue herido porque comenzó a forcejear con quien terminó matando a la mujer.

Por esta razón, el juez que investiga este caso dijo a El Observador que al ahora procesado podría tipificársele otro delito de homicidio, esta vez en grado de tentativa. Además, la Justicia investiga si recibió algún tipo de pago por asesinar a la joven, lo que podría elevar la pena y pasar a tipificársele un delito de homicidio muy especialmente agravado.

En todo momento, el ahora procesado, negó haber participado del hecho, pese a que fue plenamente identificado.

Populares de la sección