Catástrofes en Uruguay: "Ni una institución capacitada para responder"

El Ministerio de Vivienda reconoce que el preceso "empezó a fluir" en Dolores
Tres meses después del tornado, en Dolores siguen habiendo techos de nailón, hacinamiento y gente que espera una solución. "No se nos puede ofrecer ayuda, se nos tiene que ofrecer soluciones", repite Giselle Della Mea como un mantra.

Della Mea es una de las damnificadas -su casa fue categorizada en la franja amarilla que representa daño medio- y además forma parte de la asociación civil "Reconstruyamos Dolores", que une a profesionales y empresarios que trabajan tanto para salir de la emergencia como construir un Dolores mejor.

Della Mea tiene "tirado" en el patio de su casa desde hace un mes una de las 800 canastas con materiales que se repartieron en la localidad. Consultada la razón de esa situación contestó: "Porque no hay créditos, la mano de obra no da a basto. Todavía no han dado créditos, un pequeño chorro de gente pudo llegar a sacar créditos y el resto quedó por la mitad y ahora no hay nada", señaló.

María Moraes, representante del Ministerio de Vivienda en Dolores, negó que se hubiera decidido no entregar créditos e informó a El Observador que el próximo lunes 11 y martes 12 habrá una delegación del Banco Hipotecario del Uruguay para ofrecer líneas de crédito para los doloreños. Además, durante la semana funcionarios del Ministerio de Vivienda también estarán llegando a la localidad para informar sobre el tema.

Proceso que "empezó a fluir"

Los estándares internacionales establecen que ante una catástrofe de esta naturaleza se requieren tres meses en estado de emergencia para luego pasar a una etapa de "sanación". Juan Ángel de la Fuente, miembro de la organización "Reconstruyamos Dolores", dijo a El Observador que aún queda "muchísimo por hacer". "Tenemos situaciones complejas que realmente nos angustian muchísimo", señaló. Sin embargo, reconoció que se ven "paredes que se levantan" en la ciudad.

En este sentido, Moraes entiende que el proceso "empezó a fluir". La representante del Ministerio de Vivienda reconoce que aún quedan muchas situaciones por resolver, pero afirma que se está "poniendo toda la carne en el asado y dejando el alma en la cancha para llevar la respuesta lo antes posible".

Hay unas 40 viviendas que están finalizadas o apunto de ser finalizadas en su refacción apartir de las cuadrillas del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y del Ministerio de Vivienda.
Además, en los próximos días dos familias ingresarán a casas construidas por MEVIR y la semana próxima se entregarán unas 15 casas que están "con la cubierta puesta", según Moraes.

La empresa Ebital comenzará a trabajar la semana próxima en la nivelación de un terreno donado por la Intendencia de Soriano donde se proyecta la construcción de 86 casas.

La cuestión de los tiempos es la interrogante con la que Moraes se tropieza una y otra vez. "No importa la celeridad con la que se responda, siempre va a ser insuficiente, nunca vamos a poder acompasar la urgencia que tiene una familia que en tres minutos se quedó sin casa. No hay respuesta posible y satisfactoria para eso".

Parte de la imposibilidad de brindar una respuesta que pueda ser percibida a tiempo se fundamenta en lo inusual del hecho para el contexto uruguayo. Moraes afirmó que el país nunca se enfrentó a una situación de esta magnitud. "No hay ni una institución en nuestro país capacitada para responder a una situación así".

En contacto

La asociación civil "Reconstruyamos Dolores" está en contacto semanal con la representante del Ministerio de Vivienda en el lugar de los hechos y proporcionó 20 contenedores que ofician como soluciones habitacionales transitorias.

Además de apoyar al comité de emergencia, la idea de la organización es poder "reconstruir un mejor Dolores". Por eso han trabajado con un urbanista a los efectos de "rearmar" la ciudad de forma adecuada.

Moraes subrayó la buena comunicación y el trabajo coordinado que tuvieron todos los actores involucrados.


Populares de la sección