Cayó 22% el transporte de carga con operadora privada de AFE

El primer semestre de la gestión de la empresa tuvo resultados negativos

La operadora de transporte de carga que actúa bajo el derecho privado, Servicios Logísticos Ferroviarios (SLF), compuesta en su paquete accionario por la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE) en un 51% y la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) en un 49%, comenzó a funcionar el 1º de julio de 2015 bajo el supuesto de que el servicio privado ofrecería ventajas de tiempos y de gestión en relación al anterior sistema público.

Aunque heredó todos los clientes y la maquinaria de la operadora pública de AFE, el primer semestre de operaciones de SLF registró una baja de 21,69% en la cantidad de toneladas transportadas en comparación con el mismo período del 2014, cuando todavía operaba el sistema público.

Datos oficiales a los que accedió El Observador muestran en tanto que al comparar el primer semestre de 2015 y el mismo lapso de 2014, el incremento de las toneladas transportadas fue de 9,76%, en ambos casos todavía bajo la órbita pública.

El director blanco de AFE, Alfonso Lereté, solicitó el viernes al presidente del ente, Wilfredo Rodríguez, que convoque al directorio al gerente general de SLF, Gonzalo Ponce de León, para informar sobre los planes de la compañía y conocer por qué perdió dos clientes que transportaban madera industrializada de Rivera a Montevideo.

Lereté le recordó al presidente de AFE que el 4 de febrero en una entrevista con el semanario Búsqueda afirmó que el objetivo para 2016 era transportar 1.500.000 toneladas, lo que implica duplicar la carga actual. El jerarca quiere saber cómo será el plan para dar vuelta un ente que en los últimos años bajó su capacidad operativa.

En tanto, la Unión Ferroviaria reclama la vuelta a la gestión pública. "La gestión puede ser buena o mala y no depende de si es pública o privada, y los hechos demuestran esta afirmación", dijo a El Observador el representante de ese sindicato en el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, Ricardo Cajigas.

El sindicato advierte que hay seis de las nueve locomotoras entregadas en julio que en diciembre estaban paradas, vagones en mal estado, que faltan repuestos y maquinistas calificados.

"Hay menos locomotoras andando no porque hubiera falta de carga, sino porque las demás están en los talleres. Eso ocurre porque para ser operador ferroviario necesitas saber de lo que se trata. Para ser operador se requiere experiencia, cosa que SLF no tiene y entonces no previeron los repuestos", dijo Cajigas.

Tras el pasaje del transporte de carga a la órbita privada, la inmensa mayoría de los empleados se negó a pasar al sistema privado y el sindicato boicoteó un llamado público para cubrir los puestos. Por eso quienes ingresaron a SLF carecieron de formación en el ferrocarril y debieron ser calificados.

"Las importaciones de repuestos demoran seis meses. Eso AFE lo preveía y sabía que cuando quedaban diez inyectores se encargaban 100 nuevos. Por ese tipo de cosas los gerentes del SLF no son personal capacitado", afirmó Cajigas.

También ejemplificó que no es lo mismo cambiar un pistón en un automóvil que en un tren, donde la pieza tiene medio metro de diámetro.

El dirigente sindical dijo que en la actualidad AFE mantiene en el entorno de 500 empleados públicos.

Por su parte el director opositor afirma que el año pasado las empresas madereras Urufor y Tingelsur dejaron de transportar por tren. Lereté pretende conocer por qué se perdieron esos clientes. El jerarca asegura que en la empresa Urufor le afirmaron que desde SLF les sugirieron que haga el transporte por camiones porque su carga de doce contenedores no era rentable.

La misiva también relata que lo que hacía AFE bajo el sistema público era unir las cargas de Urufor y Tingelsur para que los viajes sean rentables.


Populares de la sección