Cazatesoros buscan el mítico "tren del oro" escondido por los nazis

Exploradores aseguran conocer la ubicación del botín y se quedarían con el 10% de lo encontrado
En la región polaca de Silesia, ubicada al suroeste de ese país, se habla desde hace décadas de un mítico tren blindado nazi que transportaba metales preciosos y joyas, y que a finales de la Segunda Guerra Mundial desapareció misteriosamente en el trayecto entre la fortaleza alemana de Breslavia (actual Wroclaw) y la localidad de Walbrzych.

Hace un año, los cazatesoros Piotr Koper y Andreas Richter aseguraron conocer la ubicación del túnel donde los alemanes habrían escondido ese tren, que al parecer fue derruido por los bombardeos soviéticos con el tesoro sepultado en su interior.

Las excavaciones en el lugar donde supuestamente se halla el llamado "tren del oro" nazi comenzaron el martes 16 de agosto.

Durante las primeras horas de trabajo, la búsqueda no aportó por ahora ningún avance claro, admitió este miércoles el vocero de los dos cazatesoros, Christel Focken.

En las excavaciones sobre el terreno que se iniciaron el martes se detectaron fragmentos de materiales que, teóricamente, no se corresponden con el lugar y que podrían apuntar a que se está efectivamente encima de un túnel subterráneo, agregó el vocero.

Los hallazgos dan pie a cierta "esperanza", aunque la presencia de tales materiales puede deberse también a otras circunstancias, señaló Focken.

Van por el 10%

En septiembre de 2015 los supuestos descubridores negociaron con las autoridades polacas recibir un 10% del valor del oro en caso de hallazgo, y a partir de entonces se inició una búsqueda en la que participaron científicos locales, zapadores militares y expertos en minería armados con georradares y escáneres para detectar la presencia subterránea del supuesto tren del oro.

La noticia de la presunta existencia del blindado atrajo hasta la región a cientos de curiosos, lo que en octubre hizo que el gobierno polaco desplegase al Ejército para acordonar la zona y asegurar que no hubiera minas de la II Guerra Mundial enterradas.

Hasta ahora no se ha encontrado ninguna evidencia de su existencia, aunque los dos cazatesoros, que dicen conocer el secreto de la ubicación exacta gracias al testimonio de un soldado nazi moribundo, han decidido a pesar de todo comenzar las excavaciones por su cuenta a la altura del kilómetro 65 de la línea de ferrocarril que une Breslavia y Walbrzych.

Otro de los voceros de los exploradores, Andrzej Gaik, aseguró que los resultados negativos de todos los sondeos realizados durante los últimos meses no desalientan a Koper y Richter, que confían plenamente en dar con el tren perdido.


Fuente: EFE

Populares de la sección