Cementera de Godín y Lugano criticada por gremio de ANCAP

Sindicato argumenta que importación de Turquía daña industria nacional

El gremio de trabajadores de ANCAP cuestiona la importación de cemento por debajo de los costos de producción que está realizando la empresa Cimsa (Cementos Charrúa), que es propiedad del actual capitán de la selección uruguaya, Diego Godín, y su excompañero de zaga, Diego Lugano, por el impacto negativo que ello ocasiona sobre la industria nacional.

Ambos futbolistas desembarcaron junto a un grupo inversor en 2015 en el negocio industrial del cemento con la compra de la firma Cimsa, que cuenta con una planta elaboradora de clinker, –principal componente del cemento– en Treinta y Tres.

Según informó a El Observador el dirigente de la Federación ANCAP (Fancap) e integrante de la comisión Pórtland del gremio, Artigas González, el cemento que comercializa Cementos Charrúa viene importado y envasado desde Turquía y luego es reenvasado en el país con el sello de la marca uruguaya para su comercialización. “Viene en forma de dumping (por debajo de su costo de producción) y a un precio que es una competencia desleal”, cuestionó el dirigente.

La Fancap hizo un planteo formal ante las autoridades del Ministerio de Industria, Energía y Minería para que se revea el arancel que hoy está vigente para la importación de cemento porque es “muy bajo” y está prácticamente a la par del que está vigente para los países del Mercosur. González explicó que “no hay forma” de que el cemento que llega desde Turquía a Uruguay sea rentable para la empresa que lo adquiere porque solo con “consultar con un broker” los costos de transporte marítimo y la cotización de ese material de construcción “se pierde plata”.

El sindicalista dijo que esta conducta de Cementos Charrúa no solo afecta a la producción de Pórltand de ANCAP sino también de su competidor privado Cementos Artigas. El sindicato del ente petrolero está en conocimiento de que la compañía donde invirtieron Godín y Lugano tiene avanzada el montaje de su propia planta industrial en Treinta y Tres. “Ese emprendimiento no lo cuestionamos porque si logran producir más barato habrá mayor competencia con el Estado”, precisó. La planta de Cimsa está ubicada en las cercanías del arroyo El Convoy, en el camino a la Quebrada de los Cuervos. Estaba diseñada originalmente para una producción anual de unas 500 mil toneladas de clinker –principal componente del cemento–, pudiendo ser ampliada a unas 850 mil toneladas.

Definición local

La Fancap está aguardando que la nueva gestión de ANCAP tome una determinación sobre el futuro del negocio Pórtland. La subsidiaria que se encarga de ese negocio, Cementos del Plata, perdió US$ 27 millones el año pasado. El Directorio actual del ente petrolero ya tomó algunas definiciones como la remoción del anterior gerente de esa unidad, que ahora ocupa el exdirector del ente, Fernando Acuña. González indicó que la producción de cemento se está reactivando “lentamente” pero todavía hay que tomar definiciones sobre las inversiones que estaban proyectadas para poder bajar costos. En la planta de Paysandú hay un horno nuevo que está listo para instalarse pero demanda una inversión de US$ 128 millones. “Hoy reconocemos que el Estado no tiene ese monto”, admitió el dirigente de la Fancap.

Está previsto que la nueva gerencia de la división Pórtland tenga listo un nuevo esquema de funcionamiento para esta unidad de negocio para antes de fin de año. “Tenemos expectativas y se abre una carta de crédito, pero también hay incertidumbre por los anuncios de cierres (de subsidiarias de ANCAP)”, reconoció.


Populares de la sección