Cerca de 40 muertos en Europa por una intensa ola de frío polar

Solo en Polonia hubo veinte víctimas durante el fin de semana
La ola de frío que afecta a Europa desde el fin de semana pasado, con temperaturas polares, provocó al menos 38 muertos por hipotermia, la mayoría de estos en Polonia.

Esta ola de frío llegada desde Escandinavia provocó además varios accidentes carreteros, algunos de ellos con saldo mortal.

Diez personas habían muerto de frío el domingo en Polonia, donde se registraron temperaturas por debajo de los -20 °C en algunas regiones, anunció este lunes el Centro Gubernamental de Seguridad Nacional (RCB).

Entre viernes y sábado otras diez personas murieron en ese país. Según las previsiones meteorológicas, las temperaturas se anuncian más clementes en los próximos días en Polonia, aunque continuarán por debajo del cero de la escala Celsius.

En República Checa, el intenso frío provocó seis muertos desde el viernes, la mayoría personas sin techo, anunciaron las autoridades. Cuatro murieron en Praga, donde los termómetros marcaron -15 °C, y otros dos, entre los cuales había un eslovaco, en Brno y Karvina, en el este del país.

Este clima polar comenzó a atenuarse en Europa occidental, pero ayer aún hacía frío en Italia, donde la prensa anunció dos nuevos decesos por esta causa.

En ese país, un hombre de 82 años fue encontrado muerto en una casa sin calefacción cerca de Brindisi (sur), y otro de 78 años murió como consecuencia de una caída al sufrir un malestar debido a las bajas temperaturas. Siete personas, de las cuales cinco eran sin techo, murieron el fin de semana en toda Italia, donde las escuelas de numerosas zonas continuaban cerradas este lunes a causa de la nieve o el hielo en las calzadas, en particular en los Montes Abruzos (centro), y también en Puglia y Calabria (sur), incluso en los alrededores de Palermo.

En los Balcanes

En los Balcanes, las temperaturas descendieron hasta -28 °C el fin de semana en Macedonia, donde un sintecho de 68 años fue encontrado muerto en un barrio de la capital, Skopje.

En Serbia, la temperatura más baja se había registrado el domingo en la ciudad de Sjenica, en el suroeste, con -33 °C, al punto tal que la navegación en los ríos Danubio y Sava fue interrumpida.

En Belgrado, decenas de migrantes bloqueados por el cierre de la ruta de los Balcanes se refugiaron en un depósito abandonado cerca de la estación de trenes, con temperaturas de -15 ºC en la madrugada.

"Es muy duro, sobre todo de noche", afirmó Niamat Jan, un adolescente afgano de 13 años. Los migrantes se niegan a ir a centros de acogida por temor a ser devueltos a sus países.

Fuente: AFP

Populares de la sección