Cero ironía: gracias a los gremios educativos por sus medidas de lucha

La educación está en el discurso pero no en la verdadera agenda del gobierno ni de la oposición

Cuando alguien señala que los medios de comunicación alientan el miedo de la gente con abundante información policial, los periodistas solemos responder que no es así, que los hechos son hechos y que los medios solo se hacen eco de ellos. Eso es verdad, pero no es toda la verdad y nada más que la verdad.

El gobierno y los partidos políticos anunciaron en estas horas acuerdos sobre temas de seguridad. Ya quedaron en el olvido los tibios acuerdos de hace un año en materia educativa. La oposición ni siquiera se gastó en recordar cuáles se cumplieron y cuáles no, como no pusieron el grito en el cielo porque el llamado Plan Promejora, el único que los representantes opositores en la educación lograron imponer, ha sido desmantelado.

Esta semana el Partido Colorado y el Independiente organizaron una jornada para hablar de educación. Punto para ellos.

No obstante, parece que a los políticos les resulta fácil mantener en cartel una y otra vez el tema policial pero no ocurre lo mismo con la educación.

Claro, los medios de comunicación, en particular la televisión, no tienen mucho para cuestionar. Por eso los informativos tienen una sección fija llamada "policiales" pero no tienen una llamada educación. Al tener una sección fija se ven obligados cada día a informar algo sobre el tema, y por eso si no hay muertos habrá rapiñas, y si no habrá hurtos y si no intentos de hurtos, como se divulgan a veces.

Hay unas 60 rapiñas por día pero como sería muy extenso informar de todas, informan de algunas, ni las más importantes ni las más violentas ni la más nada, algunas, cualquiera. El summum de la baja calidad informativa.

Y la oposición habla de seguridad, de Ancap, del déficit, que está bien que lo haga, que está bien que quiera conseguir votos porque también de eso se trata la política, pero la educación no ocupa un lugar destacado en su agenda.

Cuando los medios se ven obligados a retacear un poco de tiempo a los hurtos que ni siquiera se concretaron en beneficio de la información sobre educación, en general se debe al reclamo de más presupuesto que surge de los sectores más radicales de la coalición enfrentados a la política económica oficial, o por la información que generan los gremios de la enseñanza con los paros y manifestaciones que dejan sin clases a los alumnos.

Al fin y al cabo, por esta vía negativa y obsoleta, al menos el tema educativo está en el tapete. Parece que habrá que agradecerle por eso, ya que si esperamos por el resto de los actores sociales, los medios incluidos, nos seguiremos desangrando con como sociedad, con prisa y sin pausa.


Comentarios

Acerca del autor