Chávez sembró poder en su árbol genealógico

Los parientes del extinto líder conservan cargos influyentes, sobre todo en el estado de Barinas

El candidato presidencial oficialista, Nicolás Maduro, montó su campaña sobre el mayor símbolo político de Venezuela: el apellido Chávez. Y como una simbiosis, la familia del líder fallecido lo aceptó, consciente de que su eventual triunfo le garantiza mantener el poder ganado en los últimos 14 años.

El presidente interino y ex canciller ha agradecido el gesto que lo ubica como uno más de aquella “sagrada familia”, e incluso eligió la casa natal de los seis hermanos Chávez Frías como punto de inicio de su lucha por el sillón presidencial que prometió ganar para prolongar la revolución socialista.

“Yo no soy Chávez, pero soy su hijo”, dijo Maduro desde Sabaneta, la ciudad natal de Hugo Chávez, quien murió el pasado 5 de marzo tras una lucha de casi dos años contra un cáncer. Sentado al pie de un enorme árbol de mango en el patio de la casa donde crecieron los Chávez, Maduro tuvo una conmovedora conversación con los familiares del líder a quien reza, pide fuerzas y nombra cada día en su recorrido por el país para convencer a los venezolanos que voten por él el domingo.

“Nicolás es más, Nicolás Chávez Frías Maduro, es uno de la familia, es el hijo del presidente”, le dijo Narciso, uno de los hermanos Chávez, aceptándolo, sin chistar, en el clan.
Los seguidores de Chávez, favorecidos con decenas de subsidios durante su gobierno, han elevado a su familia a un altar imaginario de incalculable proporción y a su lugar de nacimiento, Sabaneta, la bautizaron como la tierra santa de la revolución socialista.

Y muchos coinciden en que los Chávez deben continuar jugando un importante rol político si Maduro triunfa el domingo, como avizoran la mayoría de las encuestas.

“Ellos (la familia Chávez) tienen que seguir apoyando a la revolución, tienen que seguir apareciendo”, dijo Ender Puerta, un abogado de 45 años que nació en la cuna de los Chávez.
“Su presencia va a ser importante porque ellos nos dieron al presidente, un hombre que aparece una vez cada 500 años”, agregó desde la sabana de Barinas, en el oeste del país.

En aquel lugar caluroso pero regado por los ríos que nacen en los Andes venezolanos, el progenitor del clan, el profesor Hugo de los Reyes Chávez, gobernó desde 1998 –cuando Chávez ganó la presidencia de Venezuela– hasta el 2008 cuando le cedió la posta al hermano mayor, Adán, quien continúa al mando.

Otros hermanos, Adelis y Aníbal, también tienen cargos importantes en Barinas: el primero es presidente del club de fútbol local, Zamora FC, mientras que el otro es alcalde de uno de los 12 municipios del estado, el Alberto Arvelo.

La familia real

Los familiares de Chávez no sólo ocupan cargos importantes en la natal Sabaneta.
Dos de sus cuatro hijos, Rosa Virginia y María Gabriela, acompañaban frecuentemente a su padre a distintos eventos públicos fungiendo como primeras damas del dos veces divorciado y sus rostros fueron especialmente visibles durante la convalecencia y funeral de Chávez.

El segundo de los hermanos, Argenis, es presidente de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) –con rango de viceministro– desde el 2011 y su otro hermano, Narciso, está encargado del convenido de salud Cuba-Venezuela.

Engrosan la lista el flamante vicepresidente Jorge Arreaza, casado con la mayor de las hijas de Chávez, Rosa Virginia, y nombrado en el cargo por Maduro, mientras aún el cuerpo de Hugo Chávez estaba en capilla ardiente. Venía de ejercer como ministro de Ciencia y Tecnología.

Además, un primo de la familia, Asdrúbal Chávez, es vicepresidente de refinación de la petrolera estatal PDVSA.

“¿De dónde sacaron tanto dinero si ellos eran una familia pobre, humilde?”, se preguntó el diputado opositor Wilmer Azuaje, alguna vez mano derecha del mayor de los Chávez.
Azuaje y otros opositores nacidos en Barinas, pero con poca influencia en ese estado, encabezan una cruzada para sacar a la luz supuestos malos manejos de los Chávez, pero la falta de pruebas ha mellado las denuncias aunque no el apodo de “familia real” con el cual se les conoce.

Reuters no pudo contactar a ningún familiar de Hugo Chávez para confirmar o desmentir las denuncias. “No es que no se ha comprobado (la malversación de fondos públicos de la familia Chávez), sino que no se ha investigado. La Fiscalía no ha sido eficiente porque el Poder Judicial está secuestrado, es sumiso”, agregó Azuaje, un joven político que fue expulsado del partido de gobierno PSUV en 2008.

Las denuncias del ahora opositor muchas veces han chocado con su propio pasado y han ido perdiendo credibilidad luego de que el Ministerio Público lo imputara por presunto enriquecimiento ilícito tras llamar “flojo” y “corrupto” al mayor de los hermanos Chávez, el gobernador de Barinas, Adán.

Azuaje, además, asegura que los Chávez, a través de testaferros, se han hecho de miles de hectáreas para amasar millonarias fincas donde vacacionarían.

El legislador barinés Miguel Ángel León salió en defensa: “Esas son especulaciones tratando de hacer creer que ellos se hayan adueñado de algún espacio, pero se lo ha ganado con espacio político y la aceptación que tienen como dirigentes”.

Ciertas o no las denuncias, las hijas de Chávez se han dejado fotografiar en exclusivos conciertos en el extranjero y hace dos años Rosinés, la menor del clan, alborotó a Venezuela al retratarse abanicándose con dólares en un país con restricción de divisas, quizá desoyendo el mantra de su padre: “Ser rico es malo”. (Reuters).

Árbol genealógico de Hugo Chávez

Populares de la sección

Comentarios