Chediak: en "primeras etapas" Código de Proceso Penal "puede funcionar peor que el actual"

El sistema se aplicará en todo el país a partir de julio y el presidente de la Suprema Corte de Justicia advierte que habrá dificultades

"Todo lo que pueda salir mal, va a salir mal". Así, parafraseando la versión popular de la conocida ley de Murphy, se refirió el nuevo presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak, a la puesta en marcha del nuevo Código del Proceso Penal que entrará en vigencia para todo el país a partir de julio de 2017.

Durante el evento de apertura de tribunales, que se realizó esta mañana en la sede del Poder Judicial, Chediak dijo que pese a los problemas que puedan surgir en los primeros meses de funcionamiento del nuevo código, "no se debe pasar por alto sus bondades" y lo definió como "moderno, oral, acusatorio, transparente y garantista".

La creación de este nuevo Código del Proceso Penal que entrará en marcha a mediados de año, se empezó a discutir en 2005, durante la primera presidencia de Tabaré Vázquez. Sin embargo, el planteo de la necesidad de reformar el proceso actual –vigente desde 1980- comenzó en 1997.

El nuevo código establece, entre otros puntos, que las audiencias serán públicas, que en lugar de los jueces serán los fiscales quienes dirigirán las investigaciones y que las víctimas tendrán un rol hasta ahora inédito, ya que podrán conocer el avance de la causa y proponer pruebas.

Al respecto, Chediak señaló que el Poder Judicial deberá adecuarse porque "los fiscales tendrán que acusar en público, los defensores a defender en público y los jueces a manejar audiencias públicas", algo sobre lo que no tienen experiencia. Además, dijo que los fiscales no están acostumbrados a investigar ni hablar con la policía, ya que eso lo hacían los jueces.

Por esta razón, "en las primeras etapas (de la puesta en marcha), este código puede funcionar peor que el actual". "Démosle tiempo", pidió.

Según el nuevo presidente de la Suprema Corte, el nuevo código aportará agilidad a los procesos, que en lugar de demorar un promedio de 18 meses como en la actualidad –donde en ocasiones el acusado es puesto en prisión sin recibir una sentencia-, pasará a uno o dos meses.

Sin embargo, agregó no saber el impacto que tendrá este nuevo código en la seguridad pública, aunque al aportar "más eficiencia" se espera que sea positivo. De todas formas, dijo que "no se le puede pedir milagros" al nuevo código, ya que no fue pensado para solucionar los problemas de inseguridad sino para hacer más ágil y transparente el proceso.

Chediak explicó que actualmente, en caso de delitos "flagrantes" –cuando existen pruebas contundentes de la responsabilidad del acusado-, la Justicia pide el procesamiento con prisión y espera meses para dar una sentencia, a pesar de que se utilizan las mismas pruebas que se analizaron al inicio del proceso.

Esto es uno de los puntos que el nuevo Código del Proceso Penal pretende modificar, aportando sentencias más rápidas.

Además, Chediak dijo que a mediados de julio "no va a estar 100% operativa toda la infraestructura necesaria para el nuevo proceso penal", ya que faltarán locales necesarios para audiencias públicas –sobre todo en el interior del país-, pero apuntó que será una "decente implementación".

Presidente histórico

Chediak es el primero desde la década de 1930 en asumir por tercera vez la presidencia de la Suprema Corte de Justicia ( 2010-2011, 2015-2016 y 2017-2018). Si bien no le correspondía el puesto, los ministros de Corte votaron por unanimidad cedérselo, por su experiencia en el trato con la prensa, en un año que se prevé de mucha exposición para el Poder Judicial.


Populares de la sección