CHESTERHOUSE: oasis de calma

Rodeado de un bosque de pinos, en el corazón del parque de Zonamerica, Chesterhouse invita a desenchufarse de la rutina laboral y dejarse llevar por el aroma a café y los paisajes de la naturaleza
Por Andrea Sallé Onetto

Al estilo de las mejores cafeterías gourmet del mundo, Chesterhouse abrió sus puertas en enero de 2016, como segundo proyecto gastronómico de los empresarios Luis Ara y Gonzalo Parera, "Estábamos operando en Zonamerica con el local de Sushiapp y nos pareció que había una oportunidad de crear un servicio nuevo", recuerda Luis Ara.

Para aprovechar el contexto de la zona del parque y respetar la coherencia estética del lugar, el estudio de arquitectos Dovat, a cargo del proyecto y de la dirección de obra, decidió generar un local que fuera la simplificación conceptual de una casa, "Por aquello de que el café está muy relacionado desde lo emocional y afectivo a lo más íntimo y doméstico", señala la arquitecta Carolina Dovat. El bosque de pinos sirvió como inspiración para la estructura del local, ya que el estudio buscó que quienes se encontraran en Chesterhouse experimentaran la sensación de estar en el bosque: "Esa idea nos llevó a proponer que el testero fuera un plano completamente vidriado que trajera el bosque hacia adentro", agrega Dovat.

Todos los locales que se encuentran en esta zona de parque de Zonamerica están construidos de isopanel con detalles de malla metálica y se caracterizan por estar pintados de un color pleno en todas sus caras. "Para mantener una coherencia estética y conceptual se utilizaron los mismos materiales y se eligió un color visón para el tono exterior de la pintura. En el interior se revistieron todas las superficies de paredes y cielorrasos en chapones de madera de guatambú, que se dejaron en su tono virgen", puntualiza la arquitecta. El tono visón —entre gris y beige— sirvió para integrar la construcción con el entorno casi como una especie de "camuflaje". La puesta a punto del local llevó siete meses desde que se creó el anteproyecto hasta que se sirvió el primer café. En el proceso también participó la diseñadora María Beriau, de Beriau Studio, quien estuvo a cargo del interiorismo.

Detalles que importan

Chesterhouse 03

Para la decoración se utilizó una paleta cromática de tonalidades cálidas con marrones, beige y un poco de negro que se conjugaron a la perfección con la madera. Los sillones Chesterfield son el leit motiv del diseño e incluso ayudaron a dar nombre a la cafetería. En busca de una denominación que transmitiera calidez, refinamiento y cuidado, se toparon con que estas características se veían reflejadas en dicho elemento y la estética de hogar del local terminó de dar forma al nombre final: Chesterhouse.

"El Chesterfield toma un rol protagónico, es una pieza muy sobria y lo que lo distingue. Poner cosas al lado de un Chesterfield es una responsabilidad, porque es una pieza muy fuerte", señala Beriau, quien define el estilo del lugar como ecléctico. Junto a los sillones ingleses conviven elementos de diferentes estilos que aportan las vigas de durmientes, la barra de cemento alisado, las luminarias de Urulamp y las sillas de Samik. "Todos los materiales conviven de una forma superarmoniosa y cálida", destaca la interiorista y agrega que todo se compró o mandó a hacer a medida con proveedores uruguayos.

A cualquier hora

Chesterhouse 04

Acercarse a consumir un café o a almorzar en realidad es la excusa para vivir una experiencia y alejarse por un rato de la rutina y el estrés.

Abierto de ocho de la mañana a seis de la tarde, Chesterhouse ofrece una variada propuesta gastronómica y de cafetería. Los fanáticos del café podrán disfrutar de una vasta carta que incluye desde el clásico cortado hasta el art maracuyá, pasando por varias opciones de frappuccinos y submarinos. Para acompañar la infusión, los más dulceros podrán degustar brownies, muffins, cookies, carrot pudding, waffles, lemon y banana cake; mientras que los que prefieren aplacar el sabor del café con algo salado, los tostados son la mejor opción.

A la hora del almuerzo, Chesterhouse no se queda atrás y ofrece wraps, ensaladas, tartas, quesadillas y burritos acompañados de licuados, jugos o aguas saborizadas. En unos meses, aquellos que no trabajan en Zonamerica podrán disfrutar de sus delicias, ya que abrirán un local en Ciudad Vieja y otro en la zona del World Trade Center, manteniendo la estética y el espíritu del lugar.


Populares de la sección