Chicago, mi amor

Diferente y sigilosa, la serie Easy de Estados Unidos retrata la clase media de una ciudad
Entre niños que lidian con monstruos paranormales y narcos colombianos perseguidos por agentes estadounidenses, Netflix también tiene lugar en su catálogo para historias menos grandilocuentes pero igual de recomendables. Easy, una serie que la plataforma estrenó en setiembre –pero que pasó inadvertida entre sus usuarios– es una de ellas.

Con el formato narrativo de moda en el momento (que entremezcla historias), Easy es una serie antológica del director estadounidense Joe Swanberg sobre las relaciones amorosas, fraternales y familiares de una decena de personajes que habitan en Chicago. Aunque los protagonistas se cruzan ínfimamente entre ellos en algunos episodios, cada capítulo de la serie puede verse de forma aislada.

Swanberg es un director de películas de bajo presupuesto, un género también conocido como cine independiente poco conocido. Con 35 años ya cuenta con una veintena de películas en su haber. Entre los filmes que alcanzaron más notoriedad está Drinking Buddies (2013), actualmente disponible en Netflix.

La película, protagonizada por Olivia Wilde, Jake Johnson, Anna Kendrick y Ron Livingston, es un drama sosegado sobre dos colegas de una cervecería de Chicago y sus respectivas parejas amorosas.
Quentin Tarantino la eligió como una de sus películas favoritas de ese año y puede además verse como una antesala de Easy.

Swamberg expande su afán creativo al contar ocho historias mínimas en su ciudad natal. El cineasta se propone recorrerla y retratarla mientras presenta amores y desamores de un reparto diverso de actores poco populares. Más que un drama o una comedia romántica, Easy es un caleidoscopio de lo humano y lo urbano en simultáneo.

Narración poco convencional

La serie, compuesta por ocho capítulos de media hora de duración aproximada, tiene de todo. Una pareja adulta que busca recuperar su vida sexual tras años de matrimonio, una joven lesbiana que inicia una relación mintiendo para no perder a su pretendiente y un drama sobre un grupo de hermanos que inaugura una cervecería ilegal a escondidas de la esposa de uno de ellos son algunas historias.

Pero tal vez lo más destacable de la serie, además de su diversidad (un capítulo es hablado principalmente en español, ya que tiene protagonistas latinos), es su narración poco convencional. Rara vez las historias de Easy tienen un final esperable, sino que más bien los conflictos no suelen resolverse y los capítulos cierran de forma abrupta y anticlimática.

Es probable que esta opción de Swanberg por no priorizar los finales clásicos aleje a la
mayoría de los espectadores, pero quien siga viendo Easy entenderá
que la serie nos muestra parte de la vida de Chicago como debe ser en realidad: impredecible y sin finales hollywoodenses.

Si bien Easy tiene varios momentos de comedia, la sensación que suele transmitir tiene gusto agridulce. Sus personajes se muestran felices en una escena para luego revelar una tristeza escondida en otra. Cometen errores y aprenden de ellos. O no. Es difícil saber cómo evolucionarán una vez que aparecen los créditos porque Swanberg parece querer presentar personas más que personajes y hace esto de forma estupenda.

A su favor está el elenco estelar que sin embargo cuenta con pocas estrellas del cine o la TV. Con Orlando Bloom como su cara más conocida, Swanberg invitó a un sinfín de colaboradores de sus anteriores películas a filmar en varias locaciones de Chicago. Entre lellos se encuentran Elizabeth Reaser, Kiersey Clemons, Dave Franco, Jake Johnson y Zazie Beetz.

Diferente y de impecable ejecución, Easy es una opción alternativa entre los shows más populares de la plataforma.

Su breve duración y oferta antológica la hacen la opción ideal para quien, ante el cada vez más extenso catálogo, se pregunta qué ver "para pasar el rato" sin tener que atarse a un compromiso a largo plazo.

Los mejores episodios


Hermanos cerveceros (ep. 3)
Aburrido de su trabajo, un futuro padre decide armar una cervecería con su hermano sin decirle a su mujer.

Sobre la química (ep. 7)
Una actriz joven supera una ruptura mientras su coprotagonista empieza a sentir la sombra de la vejez.

Así en el arte como en la... (ep. 5)
Un novelista gráfico que retrata su vida y sus relaciones recibe un poco de su propia medicina de la mano de una estudiante de fotografía.

Más recomendados

Emoción humana en una de robots
Vision

Quien esté al día con las películas de Marvel sabrá que al actor Paul Bettany le dieron un ascenso. El actor inglés brindaba su voz para Jarvis, un programaz que asistía al traje de Iron Man. Luego, en Avengers: Era de Ultrón (2015), Bettany comenzó a personificar a Visión, un androide superhéroe. Si se desea conocer más sobre el personaje, el comic Vision del escritor Tom King y el dibujante Gabriel Hernandez Walta es una de las últimas joyas del género. La historieta retrata al superhéroe en un ámbito poco conocido: su hogar en los suburbios. Tras crearse una esposa y dos hijos androides, Visión deberá aprender a lidiar con los desafíos de tener una familia. Es, sencillamente, una lectura imperdible. Disponible en Amazon a US$ 11.

Ciencia ficción de la buena

En diciembre se estrenará en Uruguay La llegada, del director canadiense Denis Villeneuve. El filme, protagonizado por Amy Adams como una lingüista encargada de descifrar un lenguaje alienígena, se basa en el relato La historia de tu vida de Ted Chiang. El cuento se encuentra en su libro Historias de tu vida y otros, junto a otros textos. Disponible en Amazon a US$ 9.

Populares de la sección

Acerca del autor