Chile enfrenta el mayor desastre natural a lo largo de su historia

Cerca de 130.000 hectáreas ardierron en el centro y sur del país
Casi 130.000 hectáreas de bosques ardieron en el centro y sur de Chile en la última semana, lo que se convirtió en el mayor desastre natural de su historia, donde la mano del hombre y el cambio climático avivaron las llamas.

El territorio afectado es 20 veces superior al registrado en enero del año pasado, e incluye principalmente áreas rurales del centro del país, aseguró este lunes la presidenta Michelle Bachelet. Solo en la región de O'Higgins, un incendio consumió más de 44.000 hectáreas y se transformó en el peor de los últimos 18 años.

"El país enfrenta el mayor desastre forestal de nuestra historia, pero superaremos la emergencia", afirmó Bachelet, quien debido a los incendios decidió cancelar su viaje a República Dominicana, donde participaría de la cumbre de presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Hay todavía 48 incendios activos, otros 65 siniestros fueron controlados y 36 extinguidos, que en total consumieron 129.725 hectáreas en zonas rurales sólo en la última semana en seis regiones, según un último reporte de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

Hasta el momento, los incendios de enero dejaron tres brigadistas muertos y otros tres heridos, mientras que el daño al sector agrícola y ganadero de las regiones afectadas "no ha sido significativo", según informó Carlos Furche, ministro de Agricultura.

La emergencia llevó al gobierno a movilizar a más de 4.000 personas entre efectivos militares, bomberos voluntarios y brigadistas además de 37 aeronaves, camiones cisterna y maquinaria pesada para combatir el fuego principalmente en las regiones de O'Higgins y el Maule, en el centro del país.

En estas zonas se registraron los incendios más agresivos de los últimos 50 años, donde más de 200 habitantes de localidades rurales resultaron damnificados y unas 90.000 hectáreas de bosques fueron afectadas, cerca del 70% del total de los siniestros, por lo que ambas regiones se encuentran en estado de catástrofe desde el viernes pasado.

Se espera que en los próximos días lleguen 50 brigadistas de México y otros voluntarios desde Argentina, luego de que el gobierno chileno solicitara ayuda internacional para enfrentar la emergencia.

El número de siniestros del periodo 2016-2017 aumentó en un 16% en comparación al período 2015-2016, mientras que la superficie afectada aumentó en 1.182%, según la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Según el gobierno, en Chile son usuales los incendios durante la época estival. El 90% son provocados por acciones humanas, pero los siniestros de este año fueron influidos por un nuevo problema: el cambio climático.

Este fenómeno provocó una recurrente sequía desde hace 8 años y en enero, provocó temperaturas superiores a los 35 grados, que propiciaron un escenario idóneo para que se desataran fuertes fuegos en bosques y cultivos.

Matías Asun, director de Greenpeace en Chile, dijo que en el país existen hoy condiciones propicias para que ocurran incendios forestales.

Ola de calor

La ola de calor que se extendió por 10 días contribuyó a la propagación de los incendios. Mientras, el fuego se extendió con voracidad durante la noche, algo nunca visto en anteriores siniestros forestales.

Todos estos factores que responden al cambio climático afectan la movilidad de los animales, generan pérdida de biodiversidad, imprimen daños al suelo e implican mayores
emisiones de gases de efecto invernaderos, según Greenpeace.

Fuente: AFP

Populares de la sección